Capa-Ed. Lasker: dos finales de reyes y peones

Desde bien joven, José Raúl Capablanca se distinguió por su maestría en la fase final de la partida. “La Máquina”, como también se denominaba al tercer campeón mundial, archiva no pocas obras de arte en los finales, sin embargo, como ser humano, también tuvo sus desaciertos, algo que puede considerarse como excepción de la regla.

En ésta ocasión me detendré en dos partidas jugadas al inicio de su carrera contra Edward Lasker. Ambas derivaron hacia finales de reyes y peones y contienen un alto valor educativo. La primera, partida no oficial, se jugó en Londres 1913. En ella Capablanca comete dos imprecisiones (de acuerdo a la valoración de los programas informáticos); algo poco habitual en él, al menos en los finales. En mi opinión, incidieron dos factores; primero, aunque ya estaba próximo a cumplir los 25 años de edad, todavía no contaba con la experiencia internacional necesaria para alcanzar el pico de su maestría. Cierto, tenía en su haber joyas como la 23ra partida de su match contra Marshall en 1909, convertida en ejemplo de manuales, la titánica batalla contra Janovsky en San Sebastián 1911 y contra el propio rival en New York 1913, contra Aron Cohen (simultánea a la Ciega el 5-12-1911) y Oldrich Duras, New York, 1913, por citar algunos ejemplos. El otro elemento consiste en las características del encuentro: una partida extraoficial (desconozco si existía reloj para el control de tiempo) en la que, generalmente, los jugadores no se emplean a fondo. 

En la segunda partida, disputada en 1915 (un año y medio después del citado), Capablanca exhibe una excelente técnica y no comete errores: su ajedrez se había perfeccionado. Recordemos que ya registraba un segundo lugar en San Petersburgo, 1914, donde jugó la crema y nata del ajedrez mundial, considerado como uno de los grandes torneos de la historia. Allí sólo fue superado por el entonces campeón mundial Enmanuel Lasker.

Las inexactitudes de Capablanca nos demuestran que los finales de reyes y peones no son tan sencillos como parecen.

Capablanca, José Raúl – Lasker, Edward

London casual 17.10.1913

Diagrama (Juegan las negras):

32…b4? [Los programas informáticos indican la igualdad tras: 32…g5 33.g3 h5 34.f4 gxf4 35.gxf4 Rd6 36.Rd4 Re6 37.h4 Rf5 38.Re3 Rg4 39.a3 Rxh4 40.Rd4 Rg4 41.Re5 h4 42.f5 h3 43.f6 h2 44.f7 h1D 45.f8D De4+ 46.Rd6=] 33.f4? [Las blancas pierden la oportunidad de alejar al rey negro. A ventaja decisiva conducía: 33.cxb4+! Rxb4 34.h4! a5 35.h5 a4 36.f4 h6 (36…Ra3 37.h6 g6 38.g4 Rxa2 39.f5+–) 37.g4 Rc5 38.g5 Rd6 39.Rd4 Re6 40.g6 Rf5 41.Rxd5 Rxf4 42.Re6 Rg5 43.Rf7 Rxh5 44.Rxg7 Rg5 45.Rf7 h5 46.g7+–] 33…bxc3 34.Rxc3 d4+ 35.Rd3 Diagrama (Juegan las negras):

35…Rd5? [Era compulsorio evitar la expansión blanca g2-g4. 35…h5! 36.g4 (36.g3 Rd5 37.g4 hxg4 38.hxg4 a5 39.g5 Rc5 40.f5 Rd5 41.f6 gxf6=) 36…hxg4 37.hxg4 Rd5 38.a3 a5 39.a4 Rc5 40.g5 Rd5 41.g6 Re6 42.Rxd4 Rf5 43.Rc4 Rxg6 44.Rb5 Rf5 45.Rxa5 Rxf4=] 36.g4 g6 37.h4 Rc5 [37…a5 38.g5 a4 39.a3 Rc5 40.f5+–] 38.g5! Rd5 39.f5? [Jugada que forma parte del plan blanco, pero éste no era el momento preciso para efectuarla. Como indican los Módulos, lo correcto sería: 39.a3! a5 (39…Rc5 40.f5! gxf5 41.h5+–) 40.a4 Rc5 41.f5+–] 39…gxf5 40.h5 Diagrama (Juegan las negras):

40…Re5? [40…Re6! 41.Rxd4 f4! 42.Re4 f3! garantizaba la igualdad: 43.Rxf3 Rf5 44.g6 hxg6 45.hxg6 (45.h6 Rf6 46.Re4 g5 47.h7 Rg7 48.Rf5 Rxh7 49.Rxg5 Rg7 50.Rf5 a5 51.Re6 Rg6 52.Rd5 Rf5 53.a3 a4 54.Rc5 Re4 55.Rc4 Re3 56.Rb5 Rd4 57.Rxa4 Rc4 58.Ra5 Rc5=) 45…Rxg6=] 41.h6! [41.h6! f4 (41…Re6 42.g6+–) 42.g6 hxg6 43.h7+–] 1–0

Lasker, Edward – Capablanca, José Raúl

New York National (1), 1915

Diagrama (Juegan las negras):

32…e5 [32…f6] 33.g4 f6 34.h4 g6 35.Re4! [35.a3 h6! 36.Re4 (36.Rc3 h5 37.Rd3 f5 38.gxh5 gxh5 39.Rc3 e4 40.fxe4 fxe4–+) 36…Rxc4 37.h5 gxh5 38.gxh5 b5 39.Rf5 Rb3 40.Rg6 f5! 41.Rxh6 e4 42.fxe4 fxe4 43.Rg6 e3 44.h6 e2 45.h7 e1D 46.h8D De4+ con ventaja negra] 35…Rd6 Diagrama (Juegan las blancas):

36.f4? [Lasker no toma su única oportunidad para lograr el equilibrio. Aunque parezca arriesgado, la solución era avanzar el peón h. 36.h5! gxh5 37.gxh5 Re6 38.h6 f5+ 39.Rd3 Rd6 40.Rc2 Rc6 41.Rb3 e4 42.fxe4 fxe4 43.Rc2 Rc5 44.Rc3 b6 45.a3 e3 46.Rd3 e2 47.Rxe2 Rxc4 48.Rf3 Rb3 49.Rf4 Rxa3 50.Rg5 b5 51.Rf6 b4 52.Rg7 b3 53.Rxh7 b2 54.Rg8 b1D 55.h7 Db8+ 56.Rg7 Dc7+ 57.Rg8 Dd8+ 58.Rg7=] 36…exf4 37.Rxf4 Rc5 38.h5 Rxc4 39.Re4 b5 40.a3 Rc5 [40…Rc5 41.Rd3 gxh5 42.gxh5 Rd5 43.Re3 Re5–+] 0–1

Fuentes: 

  • MegaDatabase 2017

 

 

 

Sobre Enrique Ferreiro García 811 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

4 comentarios

  1. Ardua tarea la de Ed. Lasker…, igualar finales en apariencia perdidos.
    Necesitaba de estos fabulosos módulos de hoy día.
    Gracias Ferreiro por compartir tan interesante trabajo.
    Un abrazo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.