De la pluma del Maestro F. J. Pérez: magistral partida de Silvino García

Recordando los dotes de Francisco J. Pérez como comentarista. Disfrutaremos, además, de una gran partida del segundo Gran Maestro cubano.

 “Todas las piezas blancas, hasta ese astuto alfil emboscado, coordinan una irresistible acción ofensiva, siendo inminente el instante en que asistamos a su máximo clímax táctico: la combinación destructora”.

 Maestro Internacional Francisco José Pérez Pérez.

Ver artículo relacionado.

 García Martínez, Silvino – Rossetto, Héctor

Defensa Francesa [C05]

Panamericano. La Habana. Revista Jaque Mate No 7/1968, 1968

[Francisco José Pérez]

1.e4 e6 2.d4 d5 3.Cd2 Cf6 4.e5 Cfd7 5.f4 [Este violento avance toma carta de naturaleza cuando, en el Campeonato de Europa para equipos nacionales, Oberhausen 1961, el gran maestro húngaro Lajos Portisch, conduciendo el segundo tablero de su país, venció de modo espectacular al recién destronado ex-campeón mundial Mijail Tahl. No nos resistimos a transcribir una anécdota de dicho torneo realmente paradójica, ya que mientras esta partida, como decimos, representó una bella demostración de juego incisivo más propio del estilo audaz de su oponente, en la confrontación revancha de la segunda vuelta, también hubo un troque de papeles, siendo Tahl quién se tomó instructivo desquite con una estrategia simplificadora que parecía más propiamente elaborada por el gran maestro magiar. Los episodios principales de este sistema se pueden  concretar en la rehabilitación del “papel negro” merced al triunfo del campeón mundial Tigran Petrosian, sobre el MI suizo Josef Kupper, Tel Aviv 1964, donde el segundo jugador transfirió la morada de su rey hacia el ala de dama. En la partida Parma-Pietzsch, La Habana 1965, el GM yugoslavo introdujo una fina y convincente mejora para las blancas, que, en la cotización actual, se considera mantienen, como mínimo, la ventaja de la salida. El sentido estratégico de este sistema que comentamos, está basado en la convicción de que el primer jugador, en posesión de una sensible ventaja espacial, está en condiciones suficientes para mantener su fuerte centro de peones, y su renuncia al enroque en la gran mayoría de los casos, no ocasione un contratiempo apreciable, pues el adversario, sin eficiente coordinación entre sus piezas por el limitado ámbito en que se mueve, carece de la suficiente capacidad maniobrera como para representar un peligro real] 5…c5 6.c3 Cc6 7.Cdf3 cxd4 [Desviándose de la “fórmula Petrosian”, que consiste en cerrar, mediante c4, el Flanco Dama, a fin de que el rey pueda encontrarse confortablemente en dicho sector del tablero. Ilustramos a renglón seguido con las bifurcaciones que se registraron en los dos encuentros a que aludimos más arriba: 7…c4 8.Ce2 (8.g4 h5 9.gxh5 Cb6 10.Ce2 Txh5 11.Cg3 Th8 12.b4? Ad7 13.a4 a5 14.b5 Ce7 15.Aa3 Cg6 16.Axf8 Cxf8 17.Dc1 Cg6 18.Ae2 De7³ Petrosian-Kupper, Tel Aviv 1964.) 8…Ae7 9.g4 h5 10.gxh5 Txh5 11.Cg3 Th8 12.Ag2 Cb6 13.0–0 Rd7 14.Cg5 Dg8 15.f5 Rc7 16.Df3 Ad7 17.Af4 Rc8 18.Ae3 Rc7 Parma-Piezch; La Habana 1965. De las dos variantes que acabamos de examinar, no es difícil comprobar que el fallo de la estrategia blanca en Petrosian-Kupper es la falta de elasticidad que imprime a su juego, cerrando líneas en los flancos y facilitando la política prudente del segundo jugador, lagunas que no se observan al analizar la partida Parma-Pietzch.] 8.cxd4 Ab4+ [Otras alternativas posibles se derivan de Db6, atacando de nuevo el centro, y Ae7, siguiendo tranquilamente el desarrollo.] 9.Rf2 f5 [Por supuesto, este movimiento de peón tiene por objeto retrasar el despliegue estratégico adversario, cuyo punto de partida habría sido f5; ahora, las blancas deberán progresar iniciando sus operaciones y el primer “téte a téte” debe producirse a base de g4. El plan ideado por el GM sudamericano tiene por objeto aprovechar la demora en las operaciones sobre el Flanco Rey, donde su oponente tiene una incuestionable superioridad, para concretar una réplica eficiente sobre el sector opuesto, donde cuenta con mayor número de efectivos; pero…¡ese espacio reducido!] 10.Ad3 Ae7 11.Ce2 Cb4 12.Ab1 b5 [Este avance ya entraña un elevado coeficiente de responsabilidad. Enrocando corto evidentemente, se corría el riesgo de caer bajo el fuego directo del material pesado enemigo, lo que, como es lógico, aconsejaba buscar al monarca negro refugio más acogedor; tampoco el centro se podía tener en cuenta, dado que ya existe una columna abierta, con el consecuente riesgo que podría arribar de tan idónea vía de infiltración, y quedaba, pues, el área de la dama Cb6,Ad7, Dc7 y 0–0–0 con los inevitables movimientos intermedios, podía ser la secuencia natural; pero también en este caso concreto se debía obrar con cautela suma. Ahora en mi opinión, resulta bastante incomprensible dicho enroque largo, dado el enjambre de cuadros débiles que provoca el movimiento textual.] (Diagrama):

13.g4! [Este sacrificio de ruptura lo hemos visto frecuentemente en partidas de Pillsbury y Alekhine, y su mérito principal reside en la circunstancia de que el rey blanco, poco protegido, tendrá su fundamental baluarte en la gran movilidad de sus piezas que desenvuelven dentro de un amplio campo de acción.] 13…fxg4 [En otra forma, no muy recomendable tampoco, la presión gradual de las blancas se haría pronto atosigadora, sin compensación de ningún tipo.] 14.Cg5 Axg5 15.fxg5 Db6 [El gran maestro Rossetto, en el análisis “post mortem” llegó a sugerir el inmediato enroque como decisión bien digna de tenerse en cuenta; pero, después de 16.Rg3 y el eventual rompimiento h3, con la consiguiente apertura de líneas, colocaría al rey negro frente a múltiples peligros. 15…0–0+ 16.Rg3 Seguido de h3.] 16.Rg3 Cc6 17.h3 [Y nos encontramos ante el complemento obligado a la jugada décimo tercera; la consiguiente e inevitable apertura de líneas colocará todo el ala de rey negro en muy precaria situación, exigiendo una masiva concentración de elementos defensivos, en detrimento del flanco opuesto.] 17…Aa6 [Devolviendo prudentemente el botín, a cambio de un valioso tiempo que permita enviar al monarca a un sector menos batido por el fuego enemigo.] 18.hxg4 0–0–0 19.Af4 Tdf8 20.Dd2 g6 [Mantiene la integridad material de esta área, pero cede puntos importantes a la invasión de piezas enemigas: f6, h6 y h7.] 21.Ad3!? Rb8 [Siguiendo su triste peregrinaje hacia parajes más “confortables”. 21…Cxd4 22.Cxd4 Dxd4 23.Axb5 Mal aspecto tenia, por supuesto, la captura en d4, aunque en realidad es difícil llegar a un dictamen definitivo tras: (23.a4 Txf4) 23…Db6 24.Tac1+ y la posición del rey blanco tampoco resulta excesivamente satisfactoria. De todas formas, yo creo que este camino era el mejor chance para el segundo jugador. Eliminada esta posibilidad de vulnerar el centro, las negras sufrirán hasta el final de una lenta, pero progresiva asfixia.] 22.Ae3 b4 23.Axa6 Dxa6 24.Cf4 [¿Fué un triunfo moral para el segundo jugador el cambio de alfiles, teóricamente favorable? Desde un punto de vista “estático” de la posición, puede estimarse así; pero las piezas blancas son muy activas y, apoyadas en su ventaja de espacio dirigen sus operaciones a lo largo de todo el frente de batalla. Por otra parte, la desaparición del alfil de Rossetto repercute favorablemente en la necesaria seguridad de su enroque, desprovisto ahora de uno de sus más eficaces defensores.] 24…Te8 25.Th2! Db5 26.Tah1 Cf8 [Como consecuencia a la desarticulada ubicación de sus piezas, hay que recurrir a movimientos defensivos que arrastran una serie encadenada de nuevas desventajas posicionales, pues los puntos débiles se encuentran ahora protegidos, es cierto; pero al elevado precio de dicha falta de coordinación entre las figuras, lo que limita la efectividad de las mismas, sobre todo en el ala de dama, ostensiblemente desprotegido, y que Silvino, con extrema habilidad, sabrá vulnerar mediante maniobras de la máxima energía.] 27.Cd3 b3 [Se dice que ” a perro flaco, todo se vuelve pulgas…”, a lo que traducido a nuestra particular terminología, representa que cuando la posición deja mucho que desear, cualquier movimiento nos parece malo. Con todos sus inconvenientes, yo habría preferido dejar quieto al peón b, sin abrir “gratuitamente” nuevas líneas de infiltración al ejército enemigo.] 28.axb3 Dxb3 29.Cc5 Db5 30.Tf2 Te7 31.Tf6 Cd8 32.Ta1 Cd7 33.Ta5 [Los últimos movimientos representan una bien hilvanada secuencia de imágenes sobre esa etapa preliminar a la decisión que, según la terminología del inmortal Nimzovich, constituye el gradual cierre del cerco hasta desembocar en un bloqueo total. Todas las piezas blancas, hasta ese astuto alfil emboscado, coordinan una irresistible acción ofensiva, siendo inminente el instante en que asistamos a su máximo clímax táctico: la combinación destructora.] (Diagrama):

33…Dc4? [El lance sicológico. Por cauces normales, la suerte del negro estaba completamente decidida y por ello, no puede extrañar que se intente un azaroso lance de “poker”. También el reloj, con poco tiempo a su disposición, venía a sumarse a las tribulaciones del gran maestro. 33…Db6 Sugerida por Rossetto después del juego, en el análisis frío; pero dudo que ello sea de real eficacia frente a la tranquila respuesta: 34.b4! y la captura de la calidad sería de funestas consecuencias por crearse un “feroz” peón pasado y destapar la acción del alfil adversario, después de: 34…Cxf6 35.exf6 Tf7 36.De2 Con amenazas directas de gran efectividad.] 34.Tf4! [No dejando escapar la liebre. Con golpes certeros, Silvino ganará material decisivo forzando el ansiado abandono de su prestigioso adversario. 34.b3? Cxc5!] 34…h6 [Hay que entregar material. 34…Cxc5 35.dxc5 d4 36.Txd4±] 35.b3 Dxc5 36.dxc5 Cc6 37.Ta6 hxg5 38.Txc6 gxf4+ 39.Axf4 Ra8 1–0

[Y sin esperar respuesta, el negro se rindió. García, Silvino-Rossetto,Héctor; III Torneo Panamericano; La Habana 1968]

 

 

 

Sobre Enrique Ferreiro García 797 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.