Ajedrez en Las Tunas, 1995

Hasta este año sólo había dos maestros propiamente tuneros, Irisberto Herrera y Augusto Díaz. En lo adelante surgirían muchos titulados y campeones.

Descargar partidas.

Propongo transportarnos en el tiempo y viajar al año 1995 para comentar sobre algunos de los acontecimientos ajedrecísticos más relevantes de entonces en la provincia Las Tunas.

Desde su creación en 1976 este territorio había sido una especie de Cenicienta en el ajedrez cubano en cuanto a títulos y resultados deportivos se refiere, pero los años 90 dieron un vuelco a esa situación. Indudablemente el surgimiento de la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) “Carlos Leyva” en 1991 fue un factor importante al punto que ya a partir de 1993 comenzaron a plasmarse los resultados en competiciones nacionales.

Irisberto Herrera Ojeda se graduó de Maestro Internacional (MI) en 1989, el primero formado en Las Tunas; fue campeón nacional juvenil en 1986 y se hizo Gran Maestro en 1999. Siempre representó a Las Tunas, si bien residió poco tiempo en este territorio.

Desde 1981 radicaba en Manatí el MI Jorge Enrique Armas Gutiérrez, pero su formación había sido en Holguín, igual sucedió con el MI Humberto Francisco Pecorelli García, formado en Santiago de Cuba y radicado en el Balcón del Oriente desde 1992.

Augusto Díaz Labrada obtuvo el título de Maestro FIDE (Federación Internacional de Ajedrez) en 1993 y fue el segundo maestro propiamente tunero. Es uno de los mejores ajedrecistas en la historia de la provincia, apodado “El Mago” por sus habilidades para revertir posiciones adversas, se batió de tú a tú contra los mejores jugadores del país desde las competencias juveniles y es quien ha ganado el campeonato provincial en mayor número de veces. Muy respetado en el ámbito nacional, alcanzó notoriedad por su maestría en el manejo de la Apertura Inglesa con blancas y en la Defensa Holandesa con negras. En reiteradas ocasiones tuvo que declinar su participación en eventos importantes, incluso semifinales nacionales, por motivos de trabajo. Laboró en la especialidad de contabilidad y finanzas.

Desde sus inicios la EIDE contó con buenos profesores como Bernardo González, el Maestro FIDE Adalberto Gómez y José Álvarez (posteriormente graduado como MI) y el trabajo forjó una nueva pléyade de jugadores que darían muchos lauros a la provincia. Pueden mencionarse a Lázaro Bruzón Batista, Roberto Quesada Pérez (Puerto Padre), Edilmar Parra Cabrera, Maikel Góngora Reyes, Liuber Góngora Reyes, Frank Castell González, Osmany Perea, Nallibys Moreno (Amancio Rodríguez), Yaniet Marrero López (Majibacoa), Evelyn Leyva Calzadilla (Puerto Padre), etc. En el curso escolar 1994-95 Javier Castro Cruz, ajedrecista y escritor de Puerto Padre, se desempeñó como profesor junto a Bernardo, Dublas Nelson Guerrero Pérez y Dagoberto Rodríguez.

El período 1993-1997 fue quizás el más exitoso en resultados de ajedrecistas tuneros en los Juegos Escolares Nacionales; aunque nunca se titularon campeones por provincias, ocuparon el podio en varias ocasiones y se alcanzaron gran cantidad de medallas por el desempeño individual. La alta casa de estudios ajedrecísticos cumplió su función de darle un carácter científico a la preparación de los jugadores, logrando sistematizar los componentes teórico-prácticos de la misma. Los maestros Armas, Pecorelli y Augusto también aportaron sus conocimientos en pos del desarrollo local.

En los Juegos Escolares Nacionales de Colón, Matanzas, 1995, Las Tunas fue segunda por equipos, detrás de Granma. En el 13-14 años alinearon, por orden de tableros, Bruzón, Quesada, Perea y Nallibys. Quesada y Bruzón lograron medallas de bronce en lo individual. En 1994 también se logró el segundo lugar por equipos en 13-14 y en el 15-16 de 1996 la alineación fue: Perea, Quesada, David Batista y Nallibys; en el 13-14 Bruzón acumuló 13 puntos de 13 (Fuente: Entrevista del autor a Roberto Quesada Pérez, Delicias, Puerto Padre, 28 de noviembre de 2015).

Hasta 1994 las semifinales del Campeonato Provincial se habían efectuado en un torneo abierto por sistema suizo, pero en 1995 se realizaron mediante grupos en diferentes municipios: Puerto Padre, Jesús Menéndez, Manatí y Amancio Rodríguez. En Manatí compitieron Edilmar, Luis Oscar López y David Batista por los jóvenes, Vladimir Áreas, Néstor Domenech Carpintero y Juan Sáez por los más veteranos y Frank Folgueiras y Luis Bernal, dos veteranos que llevaban varios años sin jugar y participaron por residir en ese municipio; Vladimir, Domenech y Edilmar clasificaron a la siguiente fase. En Menéndez estuvieron ajedrecistas de reconocida fuerza como Adrián Padrón, José G. de la Rosa, y Emiliano Parra, y un jovencito llamado Lázaro Bruzón, quien con sólo 12 años de edad se clasificó para la fase final. En Puerto Padre otro joven portento también clasificó, el local Roberto Quesada. En Amancio estuvieron Guzmán Marrero, Javier Castro y Dagoberto Rodríguez, ya establecidos, junto a los jóvenes Osmany Perea y Nallibys Moreno.

El juvenil Isael Pérez Campo se había coronado sorpresivamente como campeón provincial en 1994, seguido de Maikel Góngora y José G. de la Rosa. Augusto Díaz, favorito, fue cuarto y Frank Castell, otro juvenil, quinto. En la Final de 1995 Augusto volvió a salir con la etiqueta de favorito y cumplió los pronósticos titulándose campeón con 8,5 puntos de 11 por delante de Lázaro (8) y Edilmar Parra (7,5). La nueva generación estaba tocando campanas y surgía otra era para el ajedrez tunero. El resto de la nómina de esa Final fue: Néstor Domenech, Ángel López (Amancio Rodríguez), Roberto Quesada, Dagoberto Rodríguez, Adrián Padrón (Manatí), Dublas N. Guerrero Pérez, Isael Pérez, Emiliano Parra, Vladimir Áreas, y los puertopadrenses José G. de la Rosa y Luis Alonso. Los dos últimos se retiraron en etapa temprana de la competencia.

En 1994 Bruzón causó sensación en la semifinal provincial al entablar y ganar frente a consagrados ajedrecistas del patio; al siguiente año se clasifica para la final provincial y ancla segundo, sólo superado por Augusto: toda una hazaña. En esta ocasión demostró una alta combatividad: no acordó tablas; de sus 11 partidas ganó 8 y perdió tres. No pudo asistir a la semifinal del campeonato cubano porque a Las Tunas sólo le fue asignada una plaza para esa fase. Por razón de su Elo también participaron Irisberto y Pecorelli. Julio Becerra y Juan Borges se proclamaron campeones nacionales en 1995.

Final Provincial Las Tunas 1995.

En el apartado femenino la provincia contaba con jugadoras establecidas como Leonor Margarita Pueyo Figueroa, Ofelia Juana Couso Vega, Teresa de Jesús González Ramos, Yamilis González Gómez y Mariela Carralero Carralero, todas finalistas de campeonatos nacionales femeninos. Yamilis y Mariela estaban apartadas del juego, pero las restantes tomaban parte en eventos con cierta regularidad. En los años 90 se levantó una generación que revolucionó el ajedrez tunero: Yaniet Marrero, Yanet Cueto (Majibacoa), Nallibys Moreno, Evelyn Leyva y Yesenia Vega (Majibacoa). Las tres primeras obtuvieron títulos internacionales de la FIDE; Yaniet de Gran Maestra y Yanet y Nallibys de Maestras FIDE.

Semifinal Provincial. Manatí 1995.

En 1995 participaron 28 jugadores en el Torneo Provincial Juvenil, celebrado en Manatí. Maikel Góngora ocupó el primer lugar con 5 puntos de 5 posibles; le siguieron Isael Pérez, 4 y Roberto Quesada, 4. Lázaro Bruzón fue quinto con 3,5 y Luis Oscar López, 3. Frank Castell cumplía con el servicio militar y no participó. En el femenino se impuso Nallibys Moreno con 4,5 de 5, segundo para Niurdis Moreno, 4, y tercero Yaneisi Toledo, 4.

Semifinal Provincial . J. Menendez 1995.

En Puerto Padre: Luis Oscar se coronó campeón municipal juvenil con 4,5 de 5, dejando el segundo lugar para Yurixander Cala, talentoso jugador de Delicias, con 4 unidades. Jorge Camilo Hastier Leyva ganó el Campeonato Municipal de primera categoría con 5 puntos de 6; le siguieron Enrique López Bruzón, 5, y Alcides Ramón Más Velázquez, 4,5. Teresa de Jesús González Ramos triunfó en el municipal femenino de primera categoría con 5 puntos de 5; Yinet Feria lo hizo en el escolar 13-14 con 6 de 7 y Yaneisi Toledo en el 15-16 con 6 de 6. En la categoría escolar triunfaron Yinet Feria (13-14 femenino), Yordángel Guerrero y Yurixander Cala (13-14) con 8,5 de 10 y en el 15-16 Marcos de Arribas con 10,5 de 11.

Jorge Armas fue sexto con 7 de 13 en el Grupo B del Memorial Capablanca, 1995. Este evento contó con cuatro grupos de 14 jugadores cada uno y llama la atención que sólo Armas participara por Las Tunas. No sabemos si fue invitado Augusto Díaz, figura ya reconocida en el ajedrez nacional. Pecorelli ganó el ISLA Meliá Cohíba 1995, torneo abierto, con 6,5 de 9 posibles; el niño Leinier Domínguez, de 12 años de edad, participó.

En la semifinal nacional, válida para el siguiente año, Irisberto hizo 6 de 9, invicto, y empató en primer lugar para clasificar; posteriormente se coronó campeón nacional absoluto (1996) en Las Tunas. Pecorelli (5,5), Armas (4,5) y Augusto (3,5) no lograron la clasificación; el primero se quedó a un paso y los otros dos estuvieron por debajo de sus posibilidades.

En el Ajedrez por Correspondencia la provincia continuó su paso ascendente. El equipo formado por Ángel E. Villegas Rodríguez, Néstor Domenech Rodríguez, Guzmán Santos Marrero Espinosa y Enrique Ferreiro García se titularon campeones nacionales entre 1991 y 1993. Los tres primeros eran destacados jugadores desde hacía varios años con estabilidad en las participaciones y amor por su deporte. Villegas fue uno de los iniciadores del ajedrez postal en la provincia allá por la década del 70 del siglo pasado.

En 1995 comenzó la tercera edición del supertorneo nacional “Villa Azul”, evento elite organizado por la provincia desde 1992. En esta ocasión triunfó Pedro López Paz con 7 puntos de 9 posibles; en segundo quedó José G. de la Rosa (6) y en cuarto Guzmán Marrero con 5,5. En 1992 Villegas, Experto Nacional, era el único jugador titulado; ya en 1995 Guzmán y de la Rosa tenían ese título y Pedro archivaba media norma de Maestro Nacional. Los “Villa Azul” fue una iniciativa de jugadores y aficionados de Puerto Padre, entre los que se encontraban Guzmán SantosMarrero Espinosa, José Guillermo de la Rosa Solórzano, Javier Castro Cruz, Pedro López Paz y Enrique Ferreiro García. Contribuyó al desarrollo y popularización de la modalidad en Las Tunas y propició que se alcanzaran títulos y campeonatos al más alto nivel nacional.

Fuentes:

  1. www.ferreiro01.cubava.cu
  2. Entrevista del autor a Roberto Quesada Pérez, Delicias, Puerto Padre, 28 de noviembre de 2015.
  3. Base cubana de partidas del MI Humberto Pecorelli.
  4. Archivo personal del profesor Rafael Antonio Martín Escalona.
  5. Archivos personales de Guzmán Santos Marrero Espinosa, Adrián Padrón Giraldo, y Edilmar Parra Cabrera.
  6. Archivo personal del autor.
Sobre Enrique Ferreiro García 803 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.