Isaac Oskarovich Lipnitsky…talento y tragedia

Descargar partidas comentadas (Cambiar extensión a .pgn).

MI ICCF José Guillermo de la Rosa Solórzano.

¿Qué crees de un jugador que no llegó a Maestro Internacional y derrotó, entre otros, a Paul Keres, Vasily Smyslov, Tigran Petrosian, Alexander Kotov, Yuri Averbakh, Mark Taimanov, Efim Geller, Semyon Furman, Alexei Suetin, Evgeny Vasiukov, etc.?

Además escribió un famoso libro muy leído y apreciado en el mundo. Los grandes campeones mundiales Mijail Botvinnik y Robert Fischer, lo leyeron, avalaron, y mencionaron: “(Fulano) recomienda…”, “desde el punto de vista de (Fulano)…” Pues sin más te presento a:  

Isaac Oskarovich Lipnitsky

Lipnitsky (nació el 25 de junio de 1923) fue dos veces campeón ucraniano (1949, 1956). Fue un teórico, escritor y profesor profesional.

Aprendió a jugar ajedrez mientras era un niño de escuela y agudizó sus habilidades en el Palacio de los Jóvenes Pioneros en Kiev. De 1942 a 1947, Lipnitsky sirvió en el ejército soviético y vivió la acción de Stalingrado a Berlín, recibió varias medallas y condecoraciones de valor. Después de la desmovilización en 1947, comenzó a estudiar seriamente y junto con otro joven jugador de Kiev llamado Boris Ratner, publicó una colección de juegos de los mejores jugadores ucranianos.

El primer gran éxito de Lipnitsky fue en 1949 cuando ganó el campeonato ucraniano por delante de seis maestros. Eso, junto con algunos éxitos importantes al año siguiente, le valió el título de Maestro soviético.

En 1950 tuvo su momento de gloria: en la final del XVIII Campeonato de la URSS, Lipnitsky compartió el segundo lugar con Alexander Tolush y Lev Aronin, quedando a solo medio punto de Paul Keres y ganándole a Smyslov, Petrosian, Geller, Averbakh.

Tenía solo 27 años y toda una vida por delante, su carrera despegaba, y todos estaban seguros de que se convertiría en uno de los mejores jugadores del país. Pero solo participó en una final más del Campeonato de la URSS, y se le notaba falto de energía y concentración. La realidad era que se sentía enfermo.

Para mediados de la década de 1950 sus éxitos comenzaron a declinar, y totalmente consciente de lo que le estaba sucediendo, Lipnitsky se retiró gradualmente del juego práctico y se dedicó a enseñar y a escribir. En 1954 integró el fuerte equipo Spartak, el cual ganó el Campeonato de la URSS por Equipos celebrado en Riga, hizo 7 de 10.

Cuando Kotov y Yudovich publicaron “La Escuela Soviética del Ajedrez” en Moscú en 1958, acusaron falsamente a Lipnitsky de complacencia y pereza, pero la realidad era que estaba en estado terminal. Murió en Kiev el 25 de marzo de 1959, dos meses antes de cumplir 36 años. La causa de la muerte fue la Leucemia.

Lipnitsky nunca tuvo la oportunidad de competir internacionalmente en un torneo individual, por lo que no pudo ganar títulos internacionales de ajedrez. Muy pocos jugadores soviéticos tuvieron la oportunidad de competir internacionalmente durante esos años, pues las invitaciones eran estrictamente controladas por la Federación de Ajedrez de la URSS. Pero sin lugar a dudas Lipnitsky tenía el nivel de Gran Maestro. Logró victorias sobre la mayoría de los mejores jugadores soviéticos de su época durante sus años pico de 1948–1956. En su corta carrera derrotó, entre otros, a Paul Keres, Vasily Smyslov, Tigran Petrosian, Alexander Kotov, Yuri Averbakh, Igor Bondarevsky, Mark Taimanov, Efim Geller, Semyon Furman, Lev Aronin, Alexei Suetin, Ilya Kan y Evgeny Vasiukov. Tenía un amplio repertorio de apertura con ambos colores, y su estilo era de naturaleza posicional, en sus partidas la táctica no predominaba sino que fluía de la situación.

Sobre su libro: “Cuestiones sobre teoría moderna en ajedrez.”

A principios de 1949, Mijail Botvinnik estaba revisando una revista de ajedrez y se sintió atraído por los audaces comentarios de un joven Candidato a Maestro de Kiev llamado Isaac Lipnitsky. Botvinnik se dedicó a verificar y volver a verificar las variantes y no pudo refutar ninguna de ellas.

Lipnitsky escribió el libro, “Cuestiones sobre teoría moderna en ajedrez”, que se publicó en 1956. Es una obra maestra de la literatura ajedrecística soviética. Se consideró uno de los libros más influyentes jamás escritos.    

Al respecto escribe Anatoly Karpov (adaptado): “Los libros tienen su propio destino,  y el destino de este libro es uno que de ninguna manera llamarías feliz. Es una especie de leyenda, enigmática e inexplicable.

Apareció en 1956, se publicó en Kiev, en una pequeña edición (por supuesto, según los estándares soviéticos) y con muchas erratas. Desde el momento de su aparición, el libro parecía condenado al olvido. Pero algo extraordinario se produjo. Se empezó a escuchar por voces muy autorizadas: “Lipnitsky recomienda…”, “desde el punto de vista de Lipnitsky…”, y estas expresiones provenían de trabajos de Mijail Botvinnik y Robert Fischer. Dos grandes campeones, tan diferentes el uno del otro, tomaron el libro de Lipnitsky muy en serio.

El libro comenzó a ser conocido ampliamente en círculos estrechos, pero inaccesible para la gran cantidad de lectores. El libro ocupó un lugar de honor en las bibliotecas de los grandes maestros y entrenadores. Sin embargo, despertó tal vez el mayor entusiasmo en personas que nunca lo habían leído, sino que solo habían oído hablar de él o habían visto capítulos individuales que alguien había adaptado. El libro se estaba convirtiendo en una leyenda.

Entonces, ¿qué tiene de especial? De una manera llamativa, de hecho fantástica, es lo contrario de lo banal. Eche un vistazo y lea cualquiera de sus páginas al azar, y lo verá usted mismo. Hay algunos libros que son compilaciones de conciencia donde los autores se esfuerzan por convencer al lector de que dos y dos son cuatro y el Volga desemboca en el Mar Caspio. Pero hay algunos libros que estimulan el pensamiento. Tal libro es el que tienes delante.” Anatoly Karpov. Campeón mundial 1975-85, Campeón mundial FIDE 1993-9.

Tengo el libro “Cuestiones sobre teoría moderna en ajedrez” (en formato pdf). Lo puedo hacer llegar al que me lo solicite al email: ipjcuba@gmail.com

“Este superlibro tenía una gran reputación en la Unión Soviética, y con razón” Bernard Cafferty, BCM

“En todo momento el autor destaca reglas y principios, sin caer en una simplificación excesiva…Totalmente recomendable” MI Sam Collins, Chess Today

“Si fue lo suficientemente importante para Botvinnik y Fischer, sugeriría, sin reservas, que este libro estuviera en la biblioteca de todo jugador que se precie” Steve Goldberg, Chess Café

“¡Incluso después de 50 años esta obra puede considerarse todavía una Obra Maestra!” John Elburg

“Sus conceptos siguen vigentes hoy en día” Anatoly Karpov

“Uno de los grandes libros de la Historia” Mark Dvoretsky

Les dejo con dos partidas comentadas por el propio Isaac Lipnitsky:

Isaac Lipnitsky – Efim Geller

Defensa India del Rey [E70]

USSR Championship Moscow URS (17), 11.12.1950

[Isaac Lipnitsky]

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 0–0 5.Ae3 d6 6.h3 e5 7.d5 c6 [En respuesta al paso del peón blanco de la línea de demarcación las negras realizan el cambio, abriendo la columna “c”.] 8.Ad3 Ca6 9.Cge2 cxd5 10.cxd5 Cc5 11.Ac2 Ch5 12.0–0 [Probablemente, era más precisa 12. Dd2, evitando el salto de la dama negra a h4, debido a 13.Ag5, y previniendo también la jugada h7–h6.] 12…h6 [El plan que se han fijado las blancas consiste en un completo desarrollo de las piezas y después tomar la iniciativa en el flanco de dama, donde poseen ventaja de espacio. En posiciones de este tipo las negras a menudo desarrollan su contrajuego en el flanco de rey mediante f7–f5, pero en esta situación este avance favorece a las blancas: 12…f5 13.exf5 gxf5 14.f4! Advirtiendo esta circunstancia, Geller de momento renuncia a| avance f7–f5, y en su lugar maniobra tanto en el flanco de dama, como en el de rey. Con la jugada del texto prepara la salida de su dama a h4.] 13.Tc1 [La torre más tarde tendrá que volver a a1, y el movimiento del texto demostrará haber sido una pérdida de tiempo. De nuevo 13. Dd2 era mejor. También valía la pena considerar 13.b4. Debemos tener en cuenta que, para evitar este movimiento, las negras han tenido disponible a7–a5 durante algún tiempo.] 13…a5 14.Rh2 Ad7 15.a4 [Es esencial prevenir b7– b5.] 15…Rh7 [Forzado tarde o temprano. Después de este movimiento, el avance f7–f5 es apenas atractivo gracias al alfil blanco en c2.] 16.Dd2 Tc8 17.Ta1 [Las blancas tienen dos piezas atadas a la defensa de su peón a4. Al devolver su torre a a1, no solo sobreprotege este peón, sino que también se prepara para llevar la torre a la acción a través de la tercera fila.] 17…Dh4 18.Ta3 [Un movimiento útil. Hasta ahora, ambas partes han estado fortaleciendo sus posiciones sin emprender ninguna acción decisiva, pero pronto ocurrirá inevitablemente el primer choque, y luego la colocación de la torre en a3 demostrará ser muy importante. Por cierto, este movimiento evita que el caballo en c5 haga tenedor en b3, lo cual sería posible en algunas líneas.] 18…b6 19.Cg1 [Las blancas quieren expulsar a la dama negra con g2–g3, y para ello debe defender h3. Además, al liberar el cuadrado e2, está pensando en jugar Ac2–d1–e2–b5 para intercambiar los obispos cuadrados claros. Esto le permitiría comenzar a conquistar gradualmente los puntos clave en el flanco de dama y atacar a los peones en b6 y d6. La posición es muy instructiva: mientras que las negras han tenido dificultades para formar un plan conveniente que no implique f7–f5, el juego de las blancas en el flanco de dama es claro. No es propio del temperamento de Geller esperar pacientemente mientras su oponente continúa con sus planes, por lo que recurre a la jugada f7–f5 de la que se ha abstenido durante tanto tiempo.] 19…f5 20.g3 [Si las blancas cambian en f5 y después juegan 21.g3, la dama negra podría ubicarse en b4.] 20…De7 21.exf5 Axf5 [Las blancas responderían a 21…gxf5 con 22.Cge2 seguido de f2–f4 o g2–g4.] 22.Cge2 Axc2 [Las negras no debieron haberse apresurado a hacer este cambio, ya que solo ayudan a las blancas a obtener el control de los cuadrados claros. Por el momento no había amenaza de 23. Axf5 gxf5 24.f4, ya que las negras podían responder 24… exf4, y si 25.Cxf4 entonces 25 … Axc3! seguido de llevar al caballo a c4.] 23.Dxc2 Cf6 [Fue aquí donde las negras deberían haber tratado de explotar la debilidad de d3 y f3 jugando 23 … e4, ya que con su próximo movimiento las blancas toman medidas contra ese empuje.] 24.f3 Df7 [El negro desvía a la dama blanca de la diagonal b1–h7. Una vez más, un resultado muy complejo resultará de 24… e4 25.f4 Cd3. Cabe señalar que el negro ya estaba en problemas de tiempo.] 25.Dd2 g5 26.g4 [Una coyuntura importante. Las blancas logran tomar la casilla e4, lo que abre la posibilidad de llegar más tarde a un final favorable con un caballo en e4 contra el alfil en g7. Si ahora 26 … e4, las blancas continúan 27.f4! con un juego espléndido, por ejemplo 27 … h5 28.Cg3 hxg4 29.fxg5, etc. 26.g4 e4 27.f4 h5 28.Cg3 hxg4 29.fxg5] 26…Cg8 [El negro transfiere a este caballo a g6.] 27.Cg3 Ce7 28.Axc5 bxc5 [Por supuesto que no, 28.Txc5 a causa de 29.Cge4 y 30.Cxd6.] 29.Cge4 Tb8 [Las negras no temen que el caballo capture en d6, cuando tiene 29…Tb8 30.Cxd6 Df4+ 31.Dxf4 Txb2+ 32.Rg1 exf4] 30.Tf2 Tfd8 31.Ta1 Df4+ 32.Dxf4 [En vista de la posible maniobra de las negras Ce7–g6–h4, las blancas no pueden evitar esta captura que abre la diagonal del alfil negro. Si 32.Rg1 32… 32…Cg6! 33.Cb5 Ch4 34.Dxf4 (34.Taf1 Cxf3+ 35.Txf3 Dxe4) 34…exf4 35.Cbxd6 Txd6 36.Cxd6 Ad4! con amenazas de 37 … Txb2, 37 … Cxf3 + y 37 … Td8.] 32…exf4 33.Te1 Cg6 34.Cb5 Ce5 35.Td1 Tb6 36.b3 Rg6 37.Rg2 Af8 [Con graves problemas de tiempo, Geller probablemente no pudo calcular todas las variantes después del agudo 37…c4.] 38.Tc2 Ag7 39.Rf2 Af8 40.Rg2 Te8 41.Tc3 [El movimiento sellado. Una ventaja para las blancas ha tomado forma, basada en la debilidad de los peones negros en a5 y d6, y también por el alfil negro “malo”. Si se pudieran eliminar dos torres y un caballo del ejército de cada jugador, las negras tendrían un final completamente perdido. En muchas variantes, un recorrido del rey blanco de d3, a lo largo de una de las rutas d3 – c4 – b5 o d3 – e4 – f5, sería decisivo.] 41…Cf7 42.Td2 [Si las negras ahora sacrificaran la calidad en e4, para fortalecerse al llevar al alfil a e5, las blancas ganarían después de realizar un avance en el flanco de rey con h3–h4.] 42…Ce5 43.Te2 Cf7 [El negro está extremadamente restringido en sus maniobras. No solo tiene que cuidar su peón en d6, sino que también debe protegerse contra un posible sacrificio en esa casilla seguido de una captura en e5 (en caso de que la torre negra se haya alejado de e8). ¡También debe prevenir Ce4–d2–c4!] 44.Tcc2 Ag7 [¡Ay! 44…Ce5 ya no se puede jugar, ya que las blancas responderían 45.Cd2 Tbb8 46.Cc4! Cxc4 47.bxc4 con una posición ganada.] 45.Rf1 Te5 [Las negras no pueden evitar un intercambio de torre después de que el caballo en e4 se quite.] 46.Cec3 Txe2 47.Cxe2 Tb7 48.Cc1 Te7 49.Te2 Ce5 [Por supuesto, otro intercambio de torres solo aceleraría la derrota del negro. Pero el juego ya no se podía salvar de todos modos.] 50.Te4 [Claramente 50.Cxd6 permitiría el contrajuego negro después de 50.Td7.] 50…Td7 51.Re2 Af6 52.Cd3 h5 53.Cxe5+ Axe5 [Hay poco consuelo en 53 … dxe5 54.d6] 54.Rd3 hxg4 55.hxg4 Te7 [El negro no puede hacer uso de la columna h. Si 55…Th7 el blanco tiene 56.Cxd6 Axd6 57.Te6+, etc.] 56.Te2 Td7 57.Th2 [Como las blancas quieren transferir su caballo a c4, ahora necesitan evitar que el negro se apodere de la columna h.] 57…Tb7 58.Rc2 Te7 59.Ca3 Ad4 [Un intento final de las negras a fin de adquirir algo de contrajuego, pero es en vano.] 60.Cc4 Te1 61.Cxd6 Te3 62.Ce4 Txf3 63.d6 c4 64.bxc4 Te3 65.d7 Ab6 66.c5 Ac7 67.Cd6 Te7 68.Th6+ Rxh6 69.Cf5+ Rg6 70.Cxe7+ Rf7 71.Cc6 1–0

Lipnitski,Isaac –   Sidorov, Anatoly

Defensa Nimzoindia [E53]

Cmp. URSS Equipo 1954, 22.11.2019

[Isaac Lipnitski y De la Rosa]

No debe pensarse que tomar o conservar la iniciativa en la apertura está unido constantemente al sacrificio. Es necesario recurrir a él solo en caso de necesidad. Muy a menudo se asegura tomar o desarrollar la iniciativa con fuertes jugadas posicionales sin ningún sacrificio. Junto a esto es muy importante prestar atención a cómo puede luchar nuestro adversario de la manera más efectiva contra nuestra iniciativa, para tenerlo en cuenta en nuestros planes.

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.e3 c5 5.Cf3 0–0 6.Ad3 d5 7.0–0 b6 8.cxd5 cxd4 9.exd4 Cxd5 10.Cxd5 exd5 [Las blancas se han hecho con la iniciativa, disponen de posibilidades de ataque al rey negro, mientras que el adversario no tiene juego contra el peón aislado. ¿Cómo desarrollarla, especialmente mientras el flanco de dama negro esté sin desarrollar? En primer lugar, se impone la fuerte jugada posicional 11. Ce5 A favor de esta jugada habla lo siguiente: 1) el caballo se afirma en el centro del tablero, desde donde participa en el ataque al rey y obstaculiza el desarrollo del flanco dama negro; 2) Se abre la diagonal d1–h5 para la incorporación inmediata al ataque de la dama blanca, lo que permitiría concentrar cuatro piezas contra el rey negro; 3) es muy difícil expulsar al caballo de e5, ya que no vale tanto 11….f6 por 12. Dh5!, como 11….Cd7 debido a 12.Cc6! Así, de las consideraciones generales hemos extraído una jugada extraordinariamente atractiva. Pero todo esto solo es una ”construcción aproximada”. ¿Qué nos muestra una ”construcción” más exacta, más concreta? El acercamiento concreto a la posición permite descubrir la respuesta del adversario 11….Aa6!, con cuya ayuda las negras se libran del fuerte alfil blanco d3. ¿Qué hacemos ahora? ¿A pesar de todo, realizamos la jugada 11. Ce5? Antes de tomar una decisión es necesario ver si se puede refutar Ia jugada 11….Aa6. Asi, 12 Axa6 Cxa6 13. Da4! Dc8 14.Cc6 Ad6 15. Af4!, y no se puede tomar en f4 por 16.Ce7+ Pero las negras encuentran una defensa suficiente: 15….Dc7! Si no existiera esta jugada, las blancas podrían detener su elección en la jugada 11. Ce5, ya que la respuesta 11….Aa6 estaría refutada. iPero la jugada 15….Dc7 existe! Tras 16.Axd6 Dxd6 17.Tac1 Cc7 la posición se simplifica mucho. Las blancas aún tendrían una pequeña iniciativa, pero considerablemente menor que la que tenían en la posición inicial. Sopesando los pros y los contras, apartaríamos la jugada 11.Ce5, ya que no asegura el desarrollo posterior de nuestra iniciativa. Merece preferencia Ia jugada 11.Da4! pues la dama blanéa Ilega a a4 con ganancia de tiempo. La partida continuó…][10…exd5 11.Ce5 f6

a) 11…Cd7 12.Cc6;

b) 11…Aa6 12.Axa6 Cxa6 13.Da4 Dc8 14.Cc6 Ad6 15.Af4 Dc7! (15…Axf4?? 16.Ce7+!) 16.Axd6 Dxd6 17.Tac1 Cc7; 12.Dh5]

11.Da4! Ad6 12.Ag5! [Forzando Ia torpe jugada…]

12…Dd7 […ya que después de 12….f6 13. Ah4 toda la posición negra estaría agujereada. Tampoco es agradable 12….Ae7 13.Axe7 Dxe7 14.Tfe1, y las blancas ocupan la columna abierta con ganancia de tiempo (comparar con la partida Botvinnik – Alekhine, página 82).] [12…f6 13.Ah4; 12…Ae7 13.Axe7 Dxe7 14.Tfe1] 13.Dc2 h6 14.Ah4 Ca6 [¿Y por qué no ahora 14.Aa6?, puede preguntar el lector. En ese caso las blancas mediante 15. Ah7+! Rh8 16. Af5 Dc6 17.Tfc1 Dxc2 18.Txc2 podrían pasar a un final con muchas piezas, en el que las negras tendrían grandes dificultades con el desarrollo posterior de sus piezas. Por ejemplo, 18….g6 19.Axf6+! Para esto era necesario el jaque en h7.19…Rg8 20.Ah3 etc. Tras 14.Ca6 siguió: 14…Aa6 15.Ah7+ Rh8 16.Af5 Dc6 17.Tfc1 Dxc2 18.Txc2 g6 19.Af6+ Rg8 20.Ah3] 15.a3 Cc7 16.Ce5 Axe5 17.dxe5 [y la iniciativa de las blancas generó un fuerte ataque en el flanco de rey] 17…Ce6 18.f4 [La jugada lógica para continuar el ataque en el flanco rey. Se expanden los peones y se habilita f3 para la torre en caso de ser necesario pasarla por ahí. (De la Rosa).] 18…Cd4 19.Dd1 Te8 [19…Dg4 parece ser la mejor defensa, pero el negro está inferior.] 20.Tc1 [20.f5! era letal, si 20… 20…Txe5 21.Dg4 ganando.] 20…Ab7 21.Ab1 [21.f5 seguía siendo la más aguda.] 21…Cf5 22.Dg4 g6 23.Tc3 [pasando más efectivos al ala del rey.] 23…Tac8 24.Th3 [Nada de cambios, cuando se ataca no se cambian piezas.] 24…Tc7 25.Af6 [Este alfil es un puñal en el corazón del enemigo] 25…Rh7 26.Th5 [26.Dg5 es más exacta, pero la del texto es bonita y gana también.] 26…Cg7 [Con esto el negro acelera la muerte, pero ya no había nada que hacer. Ahora el remate es impecable.] 27.Txh6+! Rxh6 28.Dh4+ Ch5 29.Dg5+! Rh7 30.Dxh5+ [y mate con 31.Dh8++] 1–0

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 803 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.