Tendencias creativas de tiempos modernos

Salo Flohr

Presentado por el MI ICCF José Guillermo de la Rosa Solórzano.

El GM P. A. Romanovsky lanzó una crítica al estilo sólido de Reuben Fine y Salomon Flohr. Flohr le respondió.

MÁS SOBRE TENDENCIAS CREATIVAS DE TIEMPOS MODERNOS (Una respuesta para el artículo de P. A. Romanovsky).

Por el GM Salomon Flohr.

Estoy visitando Moscú ahora, y estoy usando mi tiempo aquí para compartir mis propios puntos de vista sobre el estilo moderno y combinacional con los lectores soviéticos. No quiero montar un contraataque contra el distinguido maestro P. A. Romanovsky, a quien respeto, a pesar de que construyó su  artículo para la revista 64 de manera defectuosa y, para decirlo simplemente, me vilipendió en algunos lugares. Solo quiero defender mis opiniones de ajedrez.

P. Romanovsky ha simplificado ridículamente mis puntos de vista sobre el arte del ajedrez cuando afirmó que mi frase que citaba sobre “preferir sacrificar los peones de mis oponentes en lugar de los míos” era mi credo de ajedrez. Pero esta frase jocosa es conocida por los jugadores de ajedrez de Europa occidental probablemente desde los tiempos de Philidor, y se cita sin ningún subtexto filosófico.

P. Romanovsky en su artículo plantea una acusación muy seria, cosa característica para aquellos que apoyan la llamada escuela puramente combinacional. Tan pronto como tienen la oportunidad, atacan a los maestros de ajedrez por “traicionar” el arte del ajedrez combinacional.

La vieja escuela clásica representada por Morphy y Anderssen se ha vuelto obsoleta hace mucho tiempo. Es natural, debido al gran progreso de la técnica y el conocimiento del ajedrez. Pero el golpe final contra esta escuela fue dado por el nuevo cuadro de jugadores mundiales, numerosos y magistrales en su arte de ajedrez. Cada jugador de ajedrez ama la belleza del arte del ajedrez y adora las combinaciones. Pero no debemos olvidar que en la era de Morphy y Anderssen, los jugadores de clase extra eran tan pocos y distantes que sus juegos contra oponentes menores se llamaron “inmortales” y otros nombres similares. Reti dijo una vez que los jugadores modernos, al mirar a través de estos juegos, no pueden ocultar sus sonrisas cuando ven cuán primitiva e imperfecta era la técnica de defensa.

La idea de que Morphy y Anderssen fueron los mejores tácticos en la historia del ajedrez solo porque jugaron juegos combinacionales brillantes es simplemente errónea. Por supuesto, es difícil comparar los logros de los maestros del siglo pasado con los jugadores actuales, pero seguramente podemos decir que nuestra era ha producido talentos que son al menos tan fuertes como Morphy. Y con respecto al progreso del arte del ajedrez en su conjunto, el siglo XX contribuyó muchísimo más que toda la historia anterior.

Un jugador de ajedrez moderno que cultive una técnica sutil no es tan limitado como en la representación simplificada de P. Romanovsky: cree que es suficiente para nosotros estudiar aperturas a la perfección, evitar errores y el juego se ganará solo. No es tan simple. El maestro moderno debe ser un maestro de combinación en primer lugar: predecir los planes de los oponentes, encontrar las combinaciones emergentes, usar las ventajas más pequeñas, comprender profundamente la dinámica de los juegos de ajedrez. No es solo pura técnica profesional. Es mucho más fácil para mí calcular una combinación forzada de 10 movimientos que encontrar el mejor movimiento en una posición estratégica simple.

Veamos el siguiente juego. Flohr contra Lovig. 1-0 Praga 1926 (Pgn adjunto)

Jugué esta partida en mi juventud. Muestra que solo he logrado crear una combinación porque mi compañero me ayudó.

Como segundo ejemplo, citaré mi sexto juego con el GM Botvinnik. Ver pgn de la partida Salomon Flohr contra Mikhail Botvinnik (1-0) 1933.

Hace 20 o 25 años, nadie jugaría un final así, aceptando un empate. Pero, utilizando los logros modernos en el ajedrez, he demostrado que este difícil juego final se gana, a pesar de cualquier “ayuda” obvia de mi compañero. Para un fanático de los juegos “inmortales”, este final parece un estudio muy aburrido. Sin embargo, Alekhine, después de ver este final del juego, dijo que era casi un pináculo del juego práctico moderno.

Un joven maestro a menudo comienza su carrera con combinaciones ardientes. Luego, después de que tiene más experiencia, evoluciona hacia la interpretación moderna. Este proceso es inevitable, de lo contrario, el joven “combinador” no superará el promedio y será aplastado por los jugadores más modernos.

P. Romanovsky me regaña por presuntamente ser demasiado cauteloso porque evité jugar 2. e4 (después de 1. d4 f5) contra Ryumin. ¡Pero también podrías culpar a casi todos los maestros por evitar 2. f4 después de 1. e4 e5! De todos modos, el comentario del autor sobre mi “cautela” no tiene sentido, porque solo yo puedo saber lo que pienso durante el juego. He preparado específicamente la variante con 3. Ag5 en la holandesa contra Ryumin, a pesar de que podría haber preparado brillantemente el gambito con 2. e4 o incluso algo completamente diferente.

Y finalmente. El hecho de que hice malas tablas con Ryumin y Vera Menchik o que perdí ante Taylor y Alexander en Nottingham se explica únicamente por mis errores humanos, no por ninguna preferencia estilística. Cada maestro tiene la oportunidad de arruinar su juego con desafortunados errores, lo que demuestra la imperfección de la técnica del ajedrez. No hay jugadores de ajedrez que siempre puedan jugar sin errores, como un mecanismo de relojería. Cuando tales jugadores emerjan, con lo que P. Romanovsky aparentemente sueña, el arte del ajedrez dejará de existir.

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 803 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.