Las observaciones de Mijaíl Botvinnik, sus conceptos y principios generales

Botvinnik y Kasparov

La visión de Botvinnik era panorámica como la de un águila, podía mirar el tablero y captar los matices más ocultos, se orientaba muy bien, quizás esa fue la razón de la longevidad deportiva que lo sostuvo en la cumbre por tanto tiempo.

MI (ICCF) José Guillermo de la Rosa Solórzano.

Qué no se ha hablado del patriarca del ajedrez ruso, del creador de la escuela de ajedrez más famosa del mundo, del hombre que a los 52 años todavía ostentaba la corona mundial.

El ajedrez de Botvinnik no era solo fuerza bruta, trabajo de laboratorio en las aperturas, pura memorización. Mijaíl Moiséyevich era un profundo conocedor de los principios y la estrategia que sustentan el ajedrez. Podía mirar el tablero y luego hacer un enunciado, una sentencia, un principio, o un concepto que resumiría la esencia misma de la posición. Botvinnik era un filósofo del juego, y no era para menos, había jugado y compartido criterios con sus predecesores Lasker, Capablanca, Alekhine y Euwe en varias ocasiones.

Cuentan que en un análisis post mortem Mijaíl Tahl le mostraba a Botvinnik aceleradamente un aluvión de variantes, el viejo patriarca solo movía su cabeza y observaba, luego le dijo: “En esta posición yo creo que había que cambiar los caballos y mantener las torres.” A Tahl no le gustó esa generalidad, pero dice que mientras más variantes analizaban, más se convencía de que Botvinnik tenía la razón.

La visión de Botvinnik era panorámica como la de un águila, podía mirar el tablero y captar los matices más ocultos, se orientaba muy bien, quizás esa fue la razón de la longevidad deportiva que lo sostuvo en la cumbre por tanto tiempo. No necesitaba calcular tanto, aunque lo hacía bien, era un jugador completo.

Su visión como entrenador era muy buena, podía distinguir al talento sobresaliente del promedio, fue profético en sus predicciones. Una vez le preguntaron:

Hablemos de los jugadores del futuro como Anand, Ivanchuk, Shírov, Krámnik, Gélfand, Kamski, Judit Polgar… ¿quién tiene más posibilidades de optar algún día al título mundial?

A lo que Botvinnik respondió: —“Anand y, sobre todo, Krámnik. En él hay madera de auténtico campeón”. Eso me pareció genial, pues de los mencionados solo Anand y Krámnik han sido campeones mundiales. 

Botvinnik estudió al detalle el juego de Fischer, pues estuvo a punto de haber disputado un encuentro contra Bobby que al final fue abortado. Sobre Fischer dijo:

“Es un virtuoso. Calcula muy bien las variantes y eso compensa su imperfecto entendimiento de algunas posiciones y esquemas. A Fischer no le gusta sentarse detrás de cadenas de peones, necesita aire para sus piezas. Gusta de posiciones claras. Cuando disfruta de una ventaja posicional, prefiere las simplificaciones. Cuando pierde lo hace principalmente en posiciones complicadas. Las derrotas técnicas son muy pocas en su caso. Trata de proteger su formación de peones, sin embargo, procura desnivelar la cadena de peones de sus adversarios. No teme sacrificar la calidad por peones centrales. Le gusta transferir sus torres por la tercera fila (por ejemplo, Tf1, seguido de Te1 y Te3). Prefiere hacer largos movimientos con su dama. También gusta de avanzar su peón “a” contra el caballo de “b3” ó “b6”. No esquiva cambiar sus alfiles con facilidad: Af8-b4xc3 y Ac8-g4xf3.”

Añadió más el Patriarca: “En sus comienzos siempre quiso sacrificar peones a cambio de movilidad y acción, pero con el paso de los años se volvió más codicioso respecto al material. Le gusta engullir peones, aunque a veces se queda corto. Tiene un sentido posicional muy avanzado, que le permite evaluar las características negativas y positivas en la interacción de piezas. No le gusta que sus oponentes disfruten de piezas fuertes y provoca el cambio de ellas tan pronto como le sea posible. Es un excelente “táctico” y ve un montón. Cuando una pieza suya es atacada a menudo replica con un movimiento intermedio, atacando a una pieza de su oponente. En términos generales no se debe sacrificar material alguno jugando contra Fischer. Si existe una específica refutación, él la encontrará. Hay que contrarrestar enseguida una acción agresiva de Fischer.”

Veamos una partida (descargar en pgn) comentada por Botvinnik (ya aquí tenía 57 años):  

Mikhail Botvinnik – Lajos Portisch

Apertura Inglesa [A22]

Monte Carlo Monte Carlo MNC (7), 10.04.1968

[GM Mikhail Botvinnik]

En nuestros días casi es imposible ganar en el estilo de los viejos maestros. Para ello es imprescindible que el adversario no esté en condiciones, ni preparado psicológicamente para la lucha. Frecuentemente con Lajos Portisch sucedía eso, una o dos veces en el transcurso de un torneo. En especial, esto pasó en la siguiente partida a la vieja usanza.

1.c4 e5 2.Cc3 Cf6 3.g3 d5 4.cxd5 Cxd5 5.Ag2 [En esta variante de la Apertura Inglesa el plan de juego de las blancas consiste en la presión por la diagonal “h1–a8” y por alguna columna. Cuál de ellas, depende de las negras: o bien la “c”, si el caballo permanece en la casilla “d5”, o bien la “b”, si se cambia el caballo de “d5” por el de “c3 “.] 5…Ae6 6.Cf3 Cc6 7.0–0 Cb6 8.d3 [Si se quiere entablar una lucha cuerpo a cuerpo se puede jugar 8.a4; o también 8.d4 exd4 9.Cb5] 8…Ae7 9.a3 a5 [En algunas partidas mis adversarios adoptaron con negras un plan con el enroque corto y el avance …f5, sin prevenir la jugada b4 (partidas nº 270 y 301). Las blancas obtuvieron clara ventaja. La jugada 9…. a5 la empleó contra mí en una ocasión, antes de este encuentro, Flohr, y nuestra partida terminó rápidamente en tablas. Sin embargo, Portisch contó en vano con mi disposición para las tablas. Jugando con Flohr, me preocupé sobre todo porque mi adversario no perdiera interés por la competición y jugara lo mejor posible. En esta ocasión no iba a dejar de intentar aprovechar los defectos de la última jugada, que debilita algo la estructura de los peones negros del flanco de dama.] 10.Ae3 0–0 11.Ca4 [Las blancas realizan una maniobra típica en estas posiciones, para abrir la columna “c” y, llegado el caso, ocupar con una pieza menor la casilla “c5”. Las negras, probablemente, cambiaron caballos por su tendencia a las tablas, perdiendo tiempo en el desarrollo. Mientras tanto tenían a su disposición la enérgica jugada 11…Cd5. Por ejemplo: 11.Ca4 Cd5 Así jugó, Mariotti contra Gheorghiu, Manila 1976, y la variante 12.Ac5 b6 13.Axe7 Cdxe7 14.b4 axb4 15.axb4 Dd6 , le permitió igualar el juego casi del todo.] 11…Cxa4 12.Dxa4 Ad5 13.Tfc1 Te8 14.Tc2 Af8 [Las negras muestran de nuevo cierto conformismo. La intención de las blancas de doblar torres tampoco se podía impedir con el plan demasiado activo con sacrificio de peón: 14…b5 15.Dxb5 Tb8 16.Da4 Ab3 17.Dxc6 , ya que no se ve cómo aprovechar la aparentemente peligrosa posición de la dama blanca; Sin embargo, como indicó Smyslov después de finalizar la partida, las negras podían defenderse con éxito mediante 14…Ad6 , y a 15.Db5 Ce7] 15.Tac1 Cb8 [Se comprende el deseo de las negras de jugar 16…c6 y cortar de raíz la actividad de las blancas por la columna “c”, pero sacrifican el peón de “c7” sin valorar con la imprescindible precisión las consecuencias de esta operación táctica. En caso de 15…e4 (a la que parecía estar dirigida la jugada precedente de las negras) 16.dxe4 Axe4 17.Td2 Df6 18.Af4 Tac8 , se rechazaban las amenazas directas, aunque las blancas conservaban la iniciativa.] 16.Txc7 Ac6 [Las negras continúan su maniobra, contando con que las blancas se verán obligadas a entregar la torre por el alfil 16…Ac6 17.T7xc6 Cxc6 , tras la cual, la pequeña ventaja de material compensa los triunfos posicionales de las blancas. Pero a Portisch le esperaba una sorpresa.] 17.T1xc6! [Las negras, desde luego, también contaron con la posibilidad de este sacrificio, pero calcularon erróneamente que la otra torre seguiría encerrada y también habría que entregarla. Pero el alfil de “c6” ya no existe, ¡lo que significa que la casilla “b7” está indefensa! De todas formas, esto no es lo principal. El sacrificio de torre ha eliminado al alfil, que era quien cubría la debilidad de las casillas blancas en su campo.] 17…bxc6 [Las negras conservan el peón de “b7”, pero esto no tiene ninguna importancia, porque las blancas ya han trazado otro plan.] Diagrama (Juegan las blancas):

18.Txf7! [Raramente se encuentra casi en la apertura el sacrificio de las torres una tras otra. Es cierto que no se puede aceptar el segundo sacrificio: 18.Txf7 Rxf7 19.Dc4+ Rg6 20.Dg4+ Rf7 21.Cg5+ y las negras deben desprenderse de la dama, o reciben mate.] 18…h6 [Defendiendo la casilla “g5”, pero aún se debilitan más las casillas blancas.] 19.Tb7 Dc8 20.Dc4+ Rh8 [Después de 20…De6 21.Cxe5 , tampoco era posible resistir mucho tiempo.] 21.Ch4 [Y de nuevo se puede ignorar la amenaza de las negras de tomar la torre, las blancas juegan al mate.] 21…Dxb7 22.Cg6+ Rh7 23.Ae4 [Con la amenaza 24.Ce7+ y 25.Dg8++] 23…Ad6 24.Cxe5+ g6 [En caso de 24…Rh8 , sigue 25.Cf7+ Rg8 26.Cxd6+] 25.Axg6+ Rg7 26.Axh6+ [Las negras abandonaron.]

[A 26.Axh6+ Rxh6 continuaría 27.Dh4+ Rg7 28.Dh7+ Rf6 (28…Rf8 29.Dxb7) 29.Cg4+ Re6 (29…Rg5 30.Dh5#) 30.Dxb7 ganando. Como ya dije, el Gran Maestro húngaro en el transcurso de un torneo sufría una derrota, y a continuación perdía incluso con maestros más débiles. En este caso el “afortunado” resultó ser el autor de estas líneas. Confío en que el benévolo lector no me considere un pérfido ajedrecista.] 1–0

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 803 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.