Liu Wenzhe y la Escuela China de Ajedrez

Liu Wenzhe

MI (ICCF) José Guillermo de la Rosa Solórzano.

Descargar partida brillante en pgn.

Durante la Revolución Cultural China era peligroso jugar al ajedrez “occidental”, por lo que su popularidad se dio luego de la caída de la Banda de los Cuatro en 1976.

En ese contexto surge Liu Wenzhe (7 de octubre de 1940 – 20 de septiembre de 2011) quien ganó el Campeonato de China en 1980 y 1982. Luego se convirtió en uno de los mejores entrenadores del mundo, es considerado como el padre de la Escuela China de Ajedrez. Para 1986 fue nombrado como Entrenador Jefe del Instituto Chino del Ajedrez y entrenador del Equipo Nacional Chino (fue sucedido en 2000 por el GM Ye Jiangchuan). En el año 2002 escribió el libro “La escuela china de ajedrez”, donde el autor presenta su original concepción, secretos, y métodos de entrenamiento.

Liu Wenzhe, dice en su libro: “Hay dos aspectos diferentes en la tarea del entrenador:

a. Profundizar la comprensión técnica del ajedrez por parte de los estudiantes, y

b. Desarrollar sus cualidades competitivas.

Como entrenador principal del equipo femenino de China, en los últimos quince años, he hecho todo cuanto he podido por ayudar a que cada jugador progresase en estos dos aspectos.” Luego añade: “En muchos años de trabajo sistemático como entrenador, siempre he animado a mis estudiantes a que, por encima de todo, analicen sus propias partidas y a estudiar el medio juego. No todos le conceden prioridad al escrutinio de sus propias partidas. La mayoría de los jugadores se concentran sobre las partidas de los campeones mundiales y otros grandes jugadores. Creen que cuanto más estudien las partidas de jugadores famosos, tanto más mejorarán su capacidad ajedrecística. En realidad, esto no tiene una base científica. Se trata de una falacia que refleja la obsesión por las celebridades.”

Estos son algunos de los enunciados que hace Liu Wenzhe en su revelador libro “La Escuela China de Ajedrez” una verdadera joya. Todo el que se dedique al entrenamiento debe leerse este libro. El cree que el énfasis de la preparación y comprensión ajedrecística debe estar en el medio juego, claro está, sin despreciar las aperturas y los finales.

Liu centró más su trabajo en el equipo femenino de China ganador de cinco olimpiadas, las féminas asiáticas tienen en su haber seis campeonas mundiales:  

1. Xie Yun (desde 1991 a 1996 y 1999 a 2001)

2. Zhu Chen (2001 a 2004),

3. Xu Yuhua (2006 a 2008),

4. Hou Yifan (2010 a 2012; 2013-2015; 2016-2017),

5. Tan Zhongyi (2017-18),

6. Ju Wenjun (2018- )

Los resultados de la Escuela China de Ajedrez son más que evidentes.

Campeonas Mundiales chinas.

En el masculino no se quedaron atrás, tienen una constelación de estrellas y ganaron las olimpiadas de 2014 en Tromsø, Noruega y 2018 en Batumi, Georgia. El equipo de Batumi lo integraron:

1. GM Ding Liren (Elo 2804)

2. GM Yu, Yangyi (Elo 2765)

3. GM Bu, Xiangzhi (Elo 2712)

4. GM Li, Chao (Elo 2708)

5. GM Wei, Yi (Elo 2742)

Otros jugadores de élite que han sobrepasado la barrera de 2700 son: Wang Yue y Ni Hua.

Les dejo con esta partida jugada en la Olimpiada de Buenos Aires 1978 entre Liu Wenzhe y el GM holandés Jan Donner, es conocida como “La inmortal China”, los comentarios son de Liu Wenzhe, tomados del libro “La escuela china de ajedrez”:

Liu Wenzhe – Jan Hein Donner

Defensa Moderna [B07]

Olympiad Buenos Aires ARG (8), 02.11.1978

[MI Liu Wenzhe]

En la 21.a Olimpiada Ajedrecística, que tuvo lugar en la capital de Argentina, en noviembre de 1978, el equipo chino consiguió un notable éxito, a pesar de que era la primera vez que participaba en esa competición internacional. Yo vencí al gran maestro holandés Jan Hein Donner, con un bonito sacrificio de dama. La partida sólo duró veinte jugadas, lo que causó sensación en la sala de juego. Me gustaría comentar la partida para los lectores. Pondré especial énfasis en los factores psicológicos que afectaron a la actuación de los dos contendientes.

1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.Ae2 Ag7 5.g4 [No puedo afirmar que esta jugada fuese nueva en aquel momento, pero no conozco a nadie que haya utilizado el mismo método de ataque contra la Defensa Pirc, antes de que yo lo emplease con éxito en el Campeonato de China del mismo año. Después continué estudiándolo y decidí emplearlo en la Olimpiada. Esta partida era la primera oportunidad que tenía de hacerlo, y no podía dejarla escapar, máxime teniendo en cuenta que mi oponente era un famoso gran maestro.] 5…h6 [Enfrentado a un nuevo reto, Donner invirtió media hora en esta jugada, lo que no es frecuente en los primeros compases de la apertura. Durante esa media hora, yo no tenía nada que hacer y sentía curiosidad por saber en qué estaría pensando Donner. Al recordar ahora la partida, creo que yo me sentía muy satisfecho con el éxito psicológico de mi novedad. Una jugada inesperada siempre plantea una fuerte presión al oponente. Donner había conseguido el título de gran maestro en 1959. Era conocido por su buena técnica defensiva. Cuando vi que avanzaba su peón h, sentí que me ponía en una situación incómoda. Al investigar este método de ataque, no había previsto una estrategia defensiva tan clara. Aun hoy sigo creyendo que la jugada de Donner es efectiva, a pesar de que ha sido censurada por algunos comentaristas.] 6.h3 [Me disponía a avanzar dos pasos con mi peón h, pero no pude ver cómo continuar luego. Sentí que mi dama y mi alfil quedarían atados a la defensa del peón de g4, y que tendría problemas una vez que las negras contragolpeasen en el centro. Por otra parte, si avanzaba el peón h una sola casilla, era como si mi jugada anterior fuese una pérdida de tiempo. Todo esto era un tanto embarazoso. ¿Qué hacer? La técnica no me aportaba una respuesta. Estaba luchando conmigo mismo, y sufriendo, pero me dije “Cuando te sientas mal ¡contrólate!”. Por fin, decidí avanzar el peón h una sola casilla.] 6…c5 7.d5  0–0 [Mi oponente realizó rápidamente sus dos últimas jugadas. Desde mi punto de vista, lo mejor era estabilizar el centro, a fin de poder lanzar un ataque en el flanco de rey. No tenía elección. Cuando Donner enrocó, sospeché que se sentía satisfecho de su jugada …h7–h6. Seguramente pensó que, puesto que no me había permitido avanzar dos casillas el peón h, me había disuadido de seguir con el plan de ataque al flanco de rey. Pero Donner cometió aquí un error fatal, más que nada psicológico. Era la primera vez que jugaba conmigo y no me conocía. Sin embargo, la jugada 5 g4 debía haberle revelado algo acerca de mi carácter. En lugar de ello, obtuvo esa conclusión de la jugada 6 h3. El gran maestro argentino Najdorf comentó así esta partida: “Enrocar corto significa invitar a tu oponente a atacarte, y está claro que las blancas aceptarán esa invitación.”] 8.h4 [Avancé de nuevo este peón sin la menor duda. Un teórico dogmático calificaría la jugada de pérdida de tiempo. Sin embargo, el ajedrez no es una cuestión puramente matemática. La clave es que las negras han realizado concesiones en su flanco de rey, tanto en términos de espacio como de tiempo. Combinada con un enroque prematuro, … h7–h6 resulta ser una mala jugada, que ayuda a las blancas a abrir la columna h. Cuando el rey enemigo se ofrece como blanco de un ataque de mate, la teoría hay que dejarla a un lado.] 8…e6 9.g5 hxg5 10.hxg5 Ce8 11.Dd3 [Al realizar esta jugada tuve el repentino presentimiento de que ganaría la partida. Mi experiencia me daba confianza. Creía que mi habilidad en el ataque al rey era una garantía de victoria. Sin embargo, nunca esperé que pudiera dar mate a Donner en unas cuantas jugadas más.] 11…exd5 12.Cxd5 Cc6 13.Dg3 Ae6 14.Dh4 [Mi primer pensamiento fue llevar la dama a h4 para dar mate. Sabía que mi oponente tendría que responder …f7–f5 para parar la amenaza, y pensé en proseguir el ataque jugando el alfil a c4. Entonces me vino a la cabeza la idea de un sacrificio de dama. La excitación me dominó por completo. La expectativa de victoria, el nerviosismo ante la idea de estropearla, mi responsabilidad para con el equipo: todos estos factores deambulaban por mi mente. Si un médico estuviera presente, podía haber sabido lo que pasaba sólo con tomarme el pulso y la presión sanguínea. Un jugador experimentado puede estar sentado ante el tablero, con aspecto imperturbable, mientras que su estado mental es totalmente distinto. Para calmarme, calculé cada detalle de la combinación una y otra vez. Cuando me sentí confiado y convencido de que el sacrificio era correcto, jugué la dama a h4. Los movimientos siguientes se produjeron con rapidez:] 14…f5 15.Dh7+ Rf7 [En este punto Donner parecía optimista, ante la amenaza de ganar la dama con 16. Th8] Diagrama (Juegan las blancas):

16.Dxg6+!! [Era la primera vez en mi vida que sacrificaba la dama en g6. La jugada recibió multitud de elogios después de la partida. Donner, sin embargo, no parecía alterado, y realizó rápidamente sus siguientes jugadas. Creo que estaba tratando de provocar un error por mi parte.] 16…Rxg6 17.Ah5+ Rh7 18.Af7+ Ah6 19.g6+ [Aquí es donde las blancas podían haberse extraviado. Después de 19.Txh6+ Rg7 , las negras ganarían.] 19…Rg7 20.Axh6+ [Donner detuvo el reloj y se rindió. La conclusión hubiera sido: 20.Axh6+ Rh8 21.Ag7+ Rxg7 22.Th7# Después de que Donner y yo firmásemos la planilla, mi compañero de equipo Qi Jingxuan y el gran maestro holandés Jan Timman fueron los primeros en llegar a nuestra mesa. “¡Espléndido!”, dijo Qi. Estaba emocionado por el resultado de la partida. Donner miró al tablero, y a Timman, y se encogió de hombros. Miré a Timman. Sacudía la cabeza. Entretanto, muchos jugadores fueron acercándose a ver qué había pasado. Max Euwe, entonces presidente de la FIDE, llegó y me estrechó la mano, felicitándome por la victoria. Lo mismo hicieron varios periodistas. Aquel día el equipo chino ganó una partida, perdió otra e hizo tablas en las dos restantes, de modo que habíamos empatado con Holanda, sexta cabeza de serie. Esta partida fue la primera ocasión que tuvo el mundo de conocer a los jugadores chinos, el movimiento ajedrecístico chino, y a mí mismo.] 1–0

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 803 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.