Los fuertes ajedrecistas judíos

Tartakower, Rubinstein, Breyer y Najdorf.

Por el CCM José Guillermo de la Rosa Solórzano.  

Como todos conocen, la Biblia recoge que los judíos son el pueblo elegido de Dios. Muchos genios, y personas de bien y progreso son judíos. Como pastor y teólogo pudiera exponer las razones, pero me limitaré solo a la mención del hecho.

En la entrevista que le hace Leontxo García al patriarca Mijaíl Botvinnik, la cual Ferreiro publicó en su famoso blog, este señala que Botvinnik era Judío. Algo llamó mi atención y me di a la tarea de buscar en GOOGLE a los fuertes jugadores de descendencia judía que han existido.

En mi búsqueda me encontré con este excelente artículo:

Grandes ajedrecistas judíos

Publicado el 20 diciembre, 2016 por deportescineyotros

Escrito por Ricardo Labrada.

Enmanuel Lasker

Cuando veas una buena jugada, trata de encontrar otra mejor.”
Emmanuel Lasker

El tema es recurrente, pero en realidad llama la atención que el equipo soviético a los grandes eventos mundiales de este deporte intelectual, estaba formado en un 80% como mínimo por ajedrecistas judíos. Luego si uno detallaba los jugadores de otros equipos, el caso de Estados Unidos y de Argentina, nuevamente se veía que varios judíos integraban esos conjuntos.

Al parecer existe alguna conexión entre este deporte y el judaísmo. Es evidente que ya en el siglo XII Abraham Ibn Ezra redacta el reglamento de ajedrez existente más antiguo que se conoce, bajo el título de Haruzim.

Tal parece que los judíos en el mundo han aprendido o aprenden a jugar ajedrez desde temprana edad, lo cual les permite llegar a planos estelares en plena juventud. Veamos algunos de los mejores jugadores descendientes directos de judíos.

El primer campeón del mundo en ajedrez fue Wilhelm Steinitz, quien naciera en Praga el 14 de mayo de 1836, y que se coronó monarca en este deporte en 1886, trono que mantuvo hasta 1894. Stenitiz emigró a EE.UU. en 1883 y allí se convirtió en comentarista de ajedrez para el New York Tribune.

Otro destacado fue Emanuel Lasker, hijo de Hazán (hombre que guía los cantos en la sinagoga) y nieto de rabino, nació en Berlinchen (provincia prusiana de Brandenburgo), Alemania el 24 de diciembre de 1868. Fue hombre de estudios, que combinó el ajedrez con la filosofía y las matemáticas. Su juego tuvo un rápido desarrollo y en 1894 le arrebató la corona mundial a Steinitz. Lasker reinó durante 27 años. En 1907 defendió su título contra Marshall, sin perder un partido, en 1908 derrotó a su odiado rival Tarrasch.  En 1910 Schlechter fue derrotado por escaso margen e igual suerte corrió para Janawski. Fue entonces que el cubano José Raúl Capablanca lo retó, pero Lasker puso muchas condiciones que el cubano no aceptó. No fue hasta 1921 que se sentó frente a frente al cubano y fue entonces que terminó su reinado. No obstante, hay que reconocer que fue uno de los grandes ajedrecistas de todos los tiempos.

Otro dotado fue Mikhail Moiséyevich Botvinnik, hombre nacido en Leningrado el 17 de agosto de 1911, el cual ya en 1925 logró ganarle a Capablanca en una simultánea del cubano contra varios jugadores.  Botvinnik logró ganar seis campeonatos de la Unión Soviética y se coronó campeón por primera vez en La Haya (1948), título que defendió exitosamente en 1951 y 1954. En 1957 fue derrotado por su compatriota judío-moscovita Vasili Smyslov, pero Botvinnik volvió a recuperar el título. En 1960 fue derrotado por el judío-letón Mikhail Tahl, e igualmente recuperó el título. En 1964 fue derrotado por el armenio Tigrán Petrosián, y fue hasta ahí que duró el reinado de Botvinnik. Posteriormente se dedicó a enseñar en este deporte y entre sus discípulos tuvo grandes ajedrecistas como Anatoly Karpov, Garry Kasparov y Vladimir Kramnik.

Vasili Vasílievich Smyslov, nacido en Moscú el 24 de marzo de 1921, fue, como ya se dijo, campeón mundial. A pesar de ser posteriormente derrotado por su eterno rival, Botvinnik, según él mismo lo definiera, se mantuvo por largo tiempo en este deporte, al extremo que en 1984 le disputó el título al joven Garry Kasparov, donde cayó derrotado.

Mikhail Nejémievich Tahl, nacido el 9 de noviembre de 1936 en Riga, Letonia, fue otro grande del deporte ciencia. En 1954 logró el segundo puesto de ajedrez en Letonia y a la vez lograba el título de Maestro de la URSS. Luego tuvo otros triunfos en la arena internacional hasta que se enfrentó a Botvinnik en 1960, duelo en el que salió victorioso y se convirtió en el campeón mundial de ajedrez más joven de todos los tiempos. El mago de Riga perdió el título con el mismo Botvinnik en 1961, nunca más llegó a coronarse campeón, pero si mantuvo rachas impresionantes de victorias, llegó a vencer 83 veces consecutivamente en el período de 1972-1973.

Borís Vasílievich Spasski, nacido el 30 de enero de 1937 en Leningrado, logró el título de campeón mundial en 1969 al derrotar a su compatriota Tigrán Petrosián. Ganarle al armenio fue toda una hazaña, ya que era un jugador muy dotado y rival nada fácil. El problema de Spasski fue el de tener que defender su título ante el superdotado Robert James Fischer, hombre que se había preparado para este duelo y que realizó jugadas realmente impresionantes que dejaron a Spasski fuera de sí. El norteamericano ganó con resultado de 12.5 a 8.5. Spasski más tarde se fue a residir a Francia, se hizo ciudadano de este país en 1984. Previamente, en 1974, había sido eliminado por el futuro campeón del mundo, Anatoli Karpov, y en 1978 caía igualmente vencido por Víctor Korchnoi. En 1992 volvió a enfrentarse a Fischer en Montenegro, donde nuevamente fue derrotado.

Otro jugador de origen judío y uno de los mejores de todos los tiempos fue el ya mencionado Bobby Fischer, nacido el 9 de marzo de 1943 en Chicago, hombre que renegaba de todo lo que pareciera judío. En su familia, su padre era alemán y su madre judía, pero a ésta última él la llamaba zorra. Para demostrar que no era judío, decía que no le habían hecho la circuncisión. Tan complicado era este ajedrecista en su vida personal, que tuvo arranques deplorables, como casi alegrarse de la muerte de sus compatriotas en el ataque miserable del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York. En materia de ajedrez, Fischer comenzó a ganar campeonatos nacionales en su país a partir de los 14 años de edad, en total ganó ocho campeonatos nacionales, y a la edad de 15 años ya era Gran Maestro y el más joven retador del campeón mundial.  En 1972 logró vencer a todos los adversarios para retar a Boris Spasski y, como ya se indicó, logró la corona de manera convincente. Luego comenzó a discrepar con la Federación Internacional, y en 1975 no defendió el título, por lo cual tuvo que retirarse y dejar la corona vacante. En 1992 volvió a jugar contra Spasski, donde estaba en juego una bolsa de 5 millones de dólares. Al final hubo una orden de detención dictada desde su país, Fischer renunció a su ciudadanía, al final adoptó la ciudadanía islandesa.

Otro genio fue Garry Kasparov, quien nació el 13 de abril de 1963 en Baku, Azerbaiyán. Su nombre real es Garri Kímovich Veinshtéin, hijo de madre armenia Clara Shaguénovna Kasparián y padre ruso-judío Kimo Moiséyevich Veinshtéin. El niño Kasparov comenzó a practicar ajedrez a la edad de 7 años. En 1976 logró el título juvenil de la URSS en campeonato efectuado en Tbilisi, capital de Georgia, título que repitió al año siguiente.  Su carrera iba en rápido ascenso y en 1981 se convirtió en campeón mundial juvenil en Dortmund, Alemania. En 1982 logró el título de Gran Maestro e integró el equipo de la URSS, como suplente, al campeonato mundial en Malta. En 1984 se enfrentó al campeón mundial, Anatoly Karpov, en un prolongado enfrentamiento, que terminó 5-3 a favor de Karpov. A decir verdad, fue el presidente de la FIDE el que decidió dar por terminado ese duelo. En 1985 se volvió a efectuar un nuevo encuentro de ambos jugadores en Moscú, 24 partidas, el primero que llegara a 12.5 sería el campeón. Esta vez Kasparov se llevó la victoria 13-11. Kasparov así se convertía en el campeón mundial más joven de todos los tiempos, 22 años de edad. Al año siguiente vino la revancha y volvió a salir vencedor.  Sin llegar a ser un Fischer, Kasparov tenía su forma de pensar y en 1993 rompió con la FIDE y creó su propia federación. Eso le despojó de su título, pero la mayoría consideraba que como él no había otro igual, pero en 2000 se enfrentó a Vladímir Borísovich Krámnik, con quien perdió el título.

Ha habido otros grandes ajedrecistas de origen judío, entre los más destacados están:

Akiba Kiwelowicz Rubinstein, nacido el 1 de diciembre de 1880 en Stawiski, Polonia, fue un hombre que inicialmente pensó en convertirse en rabino, pero sus dotes en el ajedrez le hicieron cambiar de rumbo. Entre 1907 y 1912 ganó varios eventos internacionales, aunque en ellos no participaron ajedrecistas como Lasker o Capablanca. Realmente sus registros en esa época superaban bien a los del campeón mundial, Emmanuel Lasker.

Savielly Grigorievich Tartakower nació el 21 de febrero de 1887 en Rostov entonces Polonia y bajo el dominio zarista. Sus padres eran judíos y él no hablaba polaco sino ruso y yidish, así y todo, fue bautizado como católico. En su adolescencia se trasladó a Suiza y en 1904 a Viena, donde inició estudios de leyes. Fue en la capital austriaca donde se inició en el ajedrez y alcanzó alto nivel en distintos torneos. Tartakower concluyó estudios, traducía poemas del ruso al alemán y escribía guiones para películas.

Gyula Breyer, nacido el 3 de abril de 1893 en Budapest, hombre que fuera campeón en su país por espacio de 18 años. Igualmente ganó otros eventos internacionales. Se destacó de sobremanera en simultáneas. Murió a los 27 años debido a un ataque cardiaco.

Mojsze Mendel Najdorf, más conocido mundialmente como Miguel Najdorf, era nacido el 15 de abril de 1910 en Varsovia, jugaba ajedrez desde que tenía 14 años y a los 20 lograba el título de Maestro Internacional. En 1936 integró el equipo polaco a las Olimpiadas del deporte ciencia en Munich, membresía que repitió en 1939 a igual evento en Argentina. El estallido de la II Guerra Mundial y su condición de judío le aconsejaron permanecer en Argentina, pero dejaba toda su familia atrás, la que finalmente pereció en los campos de concentración. Najdorf perdió a su esposa, su hija de 3 años y a sus padres. Su carrera como ajedrecista la desarrolló a la par de sus operaciones en pólizas de seguro. Fue un ajedrecista muy destacado en simultáneas y fue quien desarrolló la llamada defensa siciliana.

Samuel Herman Reshevsky, era nacido el 26 de noviembre de 1911 en Polonia. Luego su familia emigró a EE.UU., donde se convirtió en uno de los grandes maestros norteamericanos. Fue parte varias veces del equipo norteamericano a eventos internacionales de ajedrez, y siete veces fue campeón de su país.

Isaac Yefremovich Boleslavsky, nacido el 9 de junio de 1919 en Zolotonosha, Ucrania, quien fuera un ajedrecista sobresaliente y escritor de libros sobre este deporte. En 1936 fue campeón juvenil en la URSS y en 1938 se coronó campeón de Ucrania, reinado que mantuvo por tres ocasiones. Boleslavski se graduó de filólogo y fue parte de equipos soviéticos a eventos internacionales.

Julio Bolbochán, nacido el 20 de marzo de 1920 en Buenos Aires, fue un destacado maestro internacional de ajedrez. Su hermano menor, Jacobo, fue también Maestro Internacional de este deporte.

Isaac Boleslavsky, Julio Bolbochán, David Bronstein y Leonid Stein

David Iónovich Bronstein, nacido el 19 de febrero de 1924 en Bila Tserkva, Ucrania, fue un notable Gran Maestro, que ganó los Campeonatos de la URSS de 1948  y 1949, igualmente triunfó en seis campeonatos de Moscú, fue miembro del equipo de la URSS a las Olimpiadas de Ajedrez de 1952, 1954, 1956 y 1958, donde obtuvo medallas. En 1951 fue derrotado por Botvinnik en opción al campeonato del mundo.

Leonid Zakharovich Stein, nacido el 12 de noviembre de 1934 en Kamenets-Podolsky, Ucrania, destacado como ajedrecista en el ejército de su país, donde logró los campeonatos en 1955 y 1956, luego compitió en el campeonato de la URSS en 1959 y se convirtió en campeón de Ucrania en 1962 y un año después se coronó campeón de la URSS. En 1965 y 1966 repitió el título en la URSS. A la vez ganó y se destacó en varios eventos internacionales de este deporte.

Julio Kaplan Pera es un ajedrecista nacido el 25 de julio de 1950 en Argentina, luego asentado en Puerto Rico, país al cual llegó en 1964. Kaplan llegó a ser campeón mundial juvenil en Jerusalén (1967), y luego se dedicó a elaborar programas de ajedrez computarizados.

Víctor Lvóvich Korchnói, nacido el 23 de marzo de 1931 en Leningrado e hijo de madre judía pianista y padre polaco católico e ingeniero, ha sido un jugador fuera de serie, pero nunca pudo ganar el título mundial  Llegó a ser campeón juvenil en la URSS en 1947 y obtuvo el título de Gran Maestro en 1950. En 1976 abandonó la URSS estando en Holanda y se nacionalizó en Suiza en 1994, donde ahora funge como escritor. Korchnoi llegó a enfrentarse tres veces con Anatoli Karpov. En 1974 perdió, y nuevamente se vieron las caras en 1978 y 1981, donde Karpov resultó triunfador. Korchnoi fue candidato al título supremo en 10 ocasiones desde 1962 a 1991. Previamente en la URSS, fue campeón nacional cuatro veces e integró el equipo soviético cinco veces.

Dentro de las damas judías, los aplausos son para Judit Polgar, nacida el 23 de julio de 1976 en Hungría, Gran Maestra en 1991, vencedora en los Campeonatos de Hungría (1991), Hastings (1992-1993), Torneo Mundial de Madrid (1994), en Stornowsky (1995) y Medalla de Oro en la Olimpiada de Novi Sad, Yugoslavia). Judit se retiró de este deporte en 2014.

Hay otros dos jugadores, cuyos apellidos sugieren ser de descendencia judía. Uno fue el destacadísimo Aaron Nimzowitch, quien nació el 6 de Noviembre de 1886 en Riga, Letonia. Se dice que su padre era un mercader, pero nada de sus raíces judías. Aaron comenzó a despuntar como ajedrecista cuando tenía 17 años y participó en eventos donde jugaba la crema y nata del ajedrez mundial. Durante varias décadas en el siglo XX se ubicó entre los primeros lugares de distintos eventos internacionales de ajedrez.

El otro es Alexander Valeryevich Khalifman, nacido el 18 de enero de 1966 en Leningrado, y de quién se afirma tiene igualmente raíces judías. Realmente su apellido lo sugiere fuertemente. Khalifman fue campéon juvenile en la URSS en 1982, luego ganó el sub-20 europeo de Groningen en 1985, los campeonatos nacionales en Moscú en 1985 y 1987, luego alcanzó el título de Gran Maestro en 1990, y ganó otros torneos  más hasta el año 2000, aunque previamente se convertía en campeón mundial en 1999, título que mantuvo hasta el siguiente año.  Actualmente Khalifman es el entrenador del equipo de ajedrez de Azerbaiyán y posee su propia escuela para enseñar el deporte ciencia

Pueden haber más ajedrecistas destacados judíos, no lo dudo, si Ud. conoce alguno, nos lo puede hacer saber con su útil comentario.

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 775 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

8 comentarios

  1. Me encantaria hacerle llegar las publicaciones de mi abuelo Medardo Lafuente, pero aunque estuve en Camaguey varias veces en los ultimos aNos, no se cuando podre volver. Si Ud. tiene la direccion de alguien en los Estados Unidos que se los pueda hacer llegar yo tendre mucho gusto en enviar los libros y la grabacion de los poemas del libro Jornadas liricas, donde aparece el poema Al ajedrez. Muchisimas gracias por recordar y honrar al hombre extraordinario que fue Medardo Lafuente Rubio. Felicitaciones por su blog y todos mis mejores deseos. Alma Flor Ada Lafuente.

  2. Estiamdo Sr. Ferreiro: Me ha conmovido mucho que al publicar el poema Al Ajedrez, creado por mi abuelo materno Medardo Lafuente Rubio se haya referido Ud. a el como su mentor espiritual. A pesar de que murio siendo muy yo muy nina, su recuerdo y su palabra ha sido siempre inspiracion y sosten para mi. He reimpreso su libro de poemas Jornadas liricas, y he publicado aquellos de sus articulos periodisticos que he podido encontrar en el libro Paginas rescatadas.

  3. creo que eso del rey salomon es una propaganda de los judios. El ajedrez se invento en la india. En cuanto al poder judio no significa nada en comparacion con el Ruso…creo yo…

    un abrazo

  4. Prólogo al libro de Berdichevsky por el GM Boris Gulko

    Los hebreos y el ajedrez

    Existe una leyenda de que la primera versión del ajedrez se inventó por el rey Salomón. Si es así, esto nos puede explicar por qué el ajedrez generalmente se desarrolló rápidamente en países con una presencia hebrea significativa.

    Los hebreos vivían en la Península Ibérica desde tiempos inmemoriales, y después de que los árabes la conquistaron, en el apogeo de su comunidad, formaban un tercio de la población de España. Fue precisamente a través de España que el ajedrez llegó a Europa. Durante siglos, España fue el país más ajedrecístico del mundo.

    Claro que esto terminó después de la expulsión de los hebreos en 1492. Por desgracia, desde entonces, España no le ha dado al mundo un solo ajedrecista notable.

    Pero el ajedrez ha ganado popularidad en diferentes países de Europa donde los hebreos encontraron asilo. Esa fue la época de los manuscritos de ajedrez. Si en algún lugar aparecía un fuerte ajedrecista, todavía no podía tener rivales dignos, y tenía que limitarse a los análisis y publicarlos. El primer libro de ajedrez impreso en Italia fue la composición del mayor rabino veneciano Leone da Modena “Ma’adanne melech” (Libro de teoría del juego de ajedrez) (principios del siglo XVII), editado en el centro de la tipografía europea, en Venecia.

    Después de la repartición de Polonia en la segunda mitad del siglo XVIII, la mayoría de los hebreos europeos se vieron como súbditos del imperio ruso. Por lo tanto, no es casual que surgiera precisamente en Rusia una escuela ajedrecística que durante un siglo dominó en el mundo.

    A principios del siglo XX, la mitad de los hebreos del imperio ruso se marcharon a los Estados Unidos. Los emigrantes hebreos o sus hijos fueron los más grandes ajedrecistas estadounidenses de mediados del siglo XX, Sammy Reshevsky, Ruben Fine, Bobby Fisher.

    Hasta comienzos del siglo XIX, antes de la época de las guerras napoleónicas, el ajedrez era un juego de azar, una competencia de inventiva y destreza. Después de la emancipación de los hebreos, iniciada por Napoleón, se abrieron las puertas de muchas ocupaciones cerradas hasta entonces para los hebreos. Comenzó la expansión hebrea en la ciencia, literatura, arte. Fue entonces que se creó el ajedrez moderno.

    El ajedrez moderno debe su nacimiento a una sola persona: Wilhelm Steinitz, quien en su infancia, en el gueto de Praga, se llamaba Wolfe Schaynitz. Steinitz creó la teoría del ajedrez, que lo elevó de un juego de azar al nivel de una ciencia y arte superior. La teoría de Steinitz debe sus claras formulaciones y sistematización a su popularizador, el hebreo de Núremberg, Zigbert Tarrasch.

    Si hablamos de un evento que transformó el ajedrez de un juego de cafetines y clubes privados en un tema de prestigio nacional y fenómeno de alta cultura, este es el establecimiento del título de “campeón mundial”.

    Este evento significativo ocurrió en 1886 y se asocia con el nombre del primer titular, el propio Wilhelm Steinitz.

    El segundo campeón del mundo, el hijo del cantor Emanuel (Emanuil) Lasker, introdujo elementos de la psicología en la lucha ajedrecística. Su contemporáneo Akiba Rubinstein de Lodz, con su profunda creatividad, reveló al mundo el componente estratégico del ajedrez. En ese tiempo, esto es el final del siglo XIX y comienzos del XX, una parte significativa de los participantes de todos los torneos ajedrecísticos eran hebreos.

    Aaron Nimzowitsch dio a este fenómeno una explicación interesante. Después de abandonar el gueto y unirse a las actividades del mundo circundante, muchos hebreos descubrieron un juego cercano a su tradicional “intelectualismo sagrado”, como llamó al estudio del Talmud el destacado rabino moderno Adin Steinsaltz. En el juego de ajedrez, como en el estudio de la Guemará, ocurre la búsqueda de la idea, el hallazgo de argumentos que la confirman y la refutación de los argumentos del oponente. Entrenados en el estudio del Talmud, los hebreos rápidamente comenzaron a tener éxito también en el ajedrez.

    Las etapas principales del desarrollo del ajedrez en el siglo XX también se asociaron con los nombres hebreos. Nuevas corrientes estratégicas trajeron los creadores del “hipermodernismo” Richard Reti, Aaron Nimzowitsch, Savielly Tartakower. El enfoque científico del planteamiento de la partida, así como del proceso de lucha, lo desarrolló Mijaíl Botvínnik. Él también creó un sistema claro y justo para el campeonato mundial, que aseguró el florecimiento del ajedrez en la segunda mitad del siglo XX.

    Los rivales de Botvínnik, David Bronstein y Mijaíl Tal elevaron el lado estético del ajedrez a una nueva altura. Finalmente, Robert Fischer y Garry Kasparov alcanzaron los logros más altos del intelecto humano en nuestro juego, combinando todos los elementos más importantes del ajedrez en su obra.

    La etapa moderna se caracteriza por la invasión de las computadoras en el ajedrez. El rápido desarrollo de los programas ajedrecísticos computarizados comenzó después de la conferencia de Botvínnik “Los hombres y las máquinas tras el tablero de ajedrez”, en la Universidad Humboldt de Berlín en noviembre de 1960, dedicada a las posibilidades de programar el juego de ajedrez y publicada en muchos países del mundo. Por supuesto, la simbiosis de las computadoras con el ajedrez debe su origen a los fundadores de la cibernética, los grandes científicos hebreos Norbert Wiener y John von Neumann. Ambos eran adictos al ajedrez, aunque no eran ajedrecistas notables.

    Hoy los hebreos no dominan en el ajedrez como dominaban desde finales del siglo XIX durante casi un siglo. Probablemente, el ajedrez moderno de alto nivel, en el que cada vez crece más el papel de memorizar los análisis computadorizados, ya no atrae tanto a las mentes hebreas que aspiran a descubrir nuevas ideas. Sin embargo, todavía hay no pocos hebreos entre los principales ajedrecistas del mundo.

    Boris Gulko,
    Gran Maestro Internacional,
    Campeón de la URSS (1977), campeón de EE. UU. (1994 y 1999)

  5. En un libro ruso publicado en 2016 con el título de Enciclopedia ajedrecística hebrea (autor Igor Berdichesvky) de 322 páginas copié rápidamente algunos nombres de ajedrecistas de origen hebreo, hay más,
    Boris Avrukh
    Szymon Winawer
    Lev Osípovich Alburt
    Boris Valereevich Alterman
    Levon Grigorevich Aronian
    Alexandr Genrihovich Beliavsky
    Hans Berliner
    Osip Samoilovich Bernstein
    Artur Bisgaier
    Isaac Efremovich Boleslavsky
    Giula Breyer
    David Ionovich Bronstein
    Efim Petrovich Geller
    Boris Abramovich Gelfand
    Boris Frantsevich Gulko
    Isidor Artur Gunsberg
    Mijail Naumovhc Gurevich
    Lev Gutman
    Edward Efímovich Gufeld
    Mark Israelovich Dvoretsky
    Arnold Denker
    Roman yakovlevich Dzindzichashvili
    Maxim Dlugy
    Iossif Davídovich Dorfman
    Daniil Dmitrievich Dubov (nacido en 1996)
    Vladímir Viktoróvich Epishin
    Alex Yermolinsky
    Tatiana Yakovlevna Zatulovskaya
    Grigori Zinovievich Kaidanov
    Albert Zinovievich Kapengut
    Julio Kaplan Pera
    Fabiano Luidgi Caruana
    Raymond Dennis Keene
    Alexandr Naftalevich Koblentz
    Viktor Lvovich Kortchnoi
    Mijail Vladímirovich Krasenkov
    Irina Borisóvna Krush
    Alla Shulimovna Kushnir
    Salo Landau
    Edward Lasker
    Emanuel Lasker
    Grigori Yakovlevich Levenfish
    Irina Solomónovna Levitina
    Anatoly Lein
    Konstantin Zaivelievich Lerner
    Andor Lilienthal
    Vadim Milov
    Evgueny yurévich Najer
    Arkadij Mijáilovich Naiditsch
    Miguel Najdorf (Mieczyslaw Mendel)
    Daniel Naroditsky
    Igor Alexandre Nataf
    Yan Aleándrovich Nepomniachtchi
    Aaron Isaevich Nimzowitch
    Jorge Pelikan
    Herman Pilnik
    Zsuzsa Polgar
    Sofia Polgar
    Judit Polgar
    Lev Abrámovich Polugaevsky
    Lev Borísovich Psakhis o Psajis
    Teimour Borísovich Radjabov
    Richard Reti
    Eduardas Rozentalis
    Peter Veníamovich Svidler
    Ilya Smirin
    Genna Sosonko
    Jonathan Simon Speelman
    Wilhelm Steinitz
    Emil Davídovich Sutovsky
    Mark Evguénievich Taimanov
    Mijail Nejemievich Tal
    James Tarjan
    Siegbert Tarrasch
    Savielly Tartakower
    Vladímkir Borísovich Tukmakov
    Anna Yurevna Ushénina
    Reuben Fine
    Ivan Farago
    Elena Abramovna Fatalibekova (Rubsova)
    Robert James Fischer
    Salomon Mijáilovich Flohr
    Semyon Abrámovich Furman
    Alexandr Valérievich Khalifman
    Johannes Hermann Zukertort
    Oscar Chajes
    Alexandr Mijáilovich Chernin
    Leonid Alexandrovich Shamkovich
    Jennifer Shahade
    Rudolf Spielmann
    Leonid Zajarovich Stein
    Larry Evans
    Viacheslav Semenovich Eingorn
    Pavel Vladímirovich Elianov
    Yakov Borósovich Estrin
    Leonid Grigórievich Yudasin
    David Markélovich Janovski
    Salud y peseta!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.