Max Euwe

Max Euwe

CCM José Guillermo de la Rosa Solórzano

Machgielis (Max) Euwe (20 de mayo de 1901 – 26 de noviembre de 1981) fue un ajedrecista holandés, quinto campeón del mundo de ajedrez entre 1935 y 1937. Un reinado tan efímero como injustamente despreciado por gran parte de los aficionados al noble juego.

Hombre culto, Doctor en Matemáticas y Profesor Universitario. Euwe es considerado el primer aficionado en coronarse campeón del mundo, ya que no estaba dedicado por entero al ajedrez. Gracias a su enorme diplomacia y encanto personal, conquistó la presidencia de la FIDE, cargo que ocupó desde 1970 a 1978.

Creo que Euwe ha sido menospreciado por muchos que no lo han estudiado a profundidad, pero por ejemplo Mijail Botvinnik le tenía mucho respeto y era elogioso en cuanto a su fuerza de juego.

En 1926 Euwe perdió un match por la mínima con Alexander Alekhine 5,5 por 4,5, mejor resultado que el alcanzado por nuestro José Raúl Capablanca en el match por el campeonato mundial de Buenos Aires 1927. En los años 30 Euwe jugó de maravillas, y para cuando se enfrenta con Alekhine en 1935 era el justo candidato del momento. Le ganó a Alekhine, y eso de por sí, es un gran aval. 

El estilo de Euwe era claro, lógico, técnico, sencillo. Pasar las partidas de Euwe causa una agradable sensación estética, su juego es coherente y armónico. Él estaba muy bien preparado en las aperturas y era buen finalista, en realidad no había lagunas en su juego. Max Euwe dejó una rica herencia en los excelentes libros de ajedrez escritos por él. Es un lujo leer sus libros.

Aquí les dejo una partida comentada por Max Euwe, en su estilo claro, sencillo y didáctico (Descargar en pgn).  

Max Euwe – Alexander Alekhine

Apertura Irregular [A09]

Alekhine – Euwe, Training Match The Hague NED (8), 06.01.1927

[Comentarios de Max Euwe]

1.Nf3 d5 2.c4 d4 3.b4 g6 4.e3 a5 5.b5 c5 6.exd4 Bg7 7.d3 cxd4 [El blanco tiene ahora una clara mayoría en el flanco dama; peones en a2, b5 y c4 contra peones negros en a5 y b7. Dos de los peones blancos están muy avanzados. Es ahora de gran importancia la cuestión de si el negro puede impedir el avance del peón a c5; si no lo consigue entonces el avance será fatal. En caso contrario la mayoría será inofensiva. Como compensación por esta desventaja en el flanco dama, el negro posee un peón más en el flanco rey; éste por el momento es una especie de flanco rey alargado, ya que incluye la columna de dama (peones negros en d4, e7, f7, g6 y h7 contra peones blancos en d3, f2, g2 y h2). En general una mayoría del flanco rey es tanto más valiosa cuantos más peones existen en este flanco; por lo menos se requieren dos peones para forzar un peón pasado y como mínimo deben permanecer dos peones en su sitio para proteger al rey. En consecuencia, para justificar un avance de peones en este flanco deben existir por lo menos cuatro peones. Con tres peones contra dos (por ejemplo, peones blancos en g2 y h2) raramente es posible tomar la ofensiva, pues si dos peones avanzan solo queda un número inadecuado para escudar al rey. Por ello, en nuestro caso, el negro de ningún modo está sin chances; pero el peón de c4 blanco no puede ser detenido así que pronto aquéllas se verán frente a peligrosas amenazas.] 8.g3 Nd7 9.Nbd2 Nc5 10.Nb3 [La batalla se concentra en torno a la casilla c5. Si el negro protegiera ahora su caballo con 10.Nb3 b6 el blanco obtendría en seguida su primer objetivo, un peón pasado, con 11.Nxc5 bxc5 . No será fácil utilizar este peón pasado, pues su avance puede ser prevenido. El plan correcto del blanco, en tal situación, sería buscar objetivos de ataque cercanos al peón pasando; atacando el PTD, el PAD, y posiblemente presionando a lo largo de la columna de rey abierta. El negro será obligado a mantener la vigilancia del peón libre y sus piezas perderán, en consecuencia, algo de su movilidad. El avance del peón pasado será posible cuando todas las piezas negras se encuentren comprometidas momentáneamente en otra tarea.] 10…Qd6 11.Nxc5 Qxc5 [La ventaja del blanco ha aumentado, pues su PAD está bloqueado, no por una pieza “ligera”, sino por una pieza “pesada”, que deberá retirarse cuando sea atacada por un alfil o un caballo permitiendo avanzar al peón.] 12.Bg2 Nh6 13.0–0 0–0 14.a4 [El blanco cautelosamente completa su desarrollo antes de continuar sus operaciones en el flanco dama. Ahora amenaza 15. Aa3 seguido de 16. c5, lo cual es inevitable, pues si 14….,b6, el blanco dispone (además de varias movidas de caballo descubriendo el ataque sobre la TD negra) de la simple línea 14.a4 b6 15.Ba3 Qc7 16.Rc1 seguido de 17. c5, con un juego casi ganado.] 14…Re8 15.Re1 [No hay apuro para presionar en el flanco dama, pues el negro nada puede hacer para evitar el avance.] 15…Bf5 16.Ba3 Qc7 17.c5 [Las blancas se hallan muy superiores; su mayoría del flanco dama está muy avanzada, mientras que el negro nada ha podido hacer, entre tanto, con su mayoría del flanco rey. El PCD y PAD blancos, los cuales van en camino de producir un peón pasado, ocupan la posición horizontal ideal, uno al lado del otro, de manera que el blanco puede avanzar cualquiera cuando lo desee. En cambio si estuvieran en otra situación, en b5 y c4, ellos podían ser bloqueados por piezas.] 17…Rad8 18.Ng5 Bf6 19.Ne4 Bg7 [El negro ya no tiene movidas buenas.] 20.Qd2 [Desarrollando con una amenaza: 21.b6 seguido de Dxh5.] 20…Ng4 [La defensa pasiva, 20….,Ta8 es fea e inútil. El negro abandona el PTD esperando obtener algún contra-juego en el flanco rey.] 21.b6 Qc8 22.c6 [Más fuerte que 22. Dxh5 inmediatamente, lo cual permitiría a las negras impedir por algún tiempo la formación de un peón pasado.] 22…bxc6 [Naturalmente, el negro debe capturar. Por otro lado, si 22…Qxc6 23.Nd6 Qxb6 24.Nxe8 ; sin dificultad por la ventaja material.] 23.Qxa5 [Ahora se percibe la clave de 22. c6. El blanco tiene peones pasados unidos en el flanco dama, con lo cual gana rápidamente.] 23…Ne5 24.Qd2 Qa6 25.a5 Nxd3 26.Nc5 Nxc5 27.Bxc5 Qb5 28.Bxe7 Rc8 29.Bf1 [29.Bf1 Para provocar 29… 29…d3 30.Rab1 Qa6 (30…Qc4 31.b7) 31.b7 Rb8 32.Bd6] 29…Qb3 30.Ra3 Qd5 31.b7 Rb8 32.a6 [Y el blanco ganó, pues la amenaza de a7 decide el juego. Hemos visto cómo la mayoría del flanco dama ha conducido al triunfo.] 32…Bc8 33.bxc8Q Rbxc8 34.Bg2 Qd7 35.Bc5 Rxe1+ 36.Qxe1 h5 37.a7 Ra8 38.Qe4 d3 39.Rxd3 Qb7 40.Qxc6 Qb1+ 41.Bf1 Rxa7 42.Bxa7 1–0

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 803 artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.