¡Permiso para nombrarla OPOSICIÓN ASISTIDA!

Propuesta pedagógica en la enseñanza del final y búsqueda de una mejor economía en la realización de la ventaja (E. Ferreiro).

Por: Ing. Detroy H. Arjona Escalona. Gibara, Cuba 2018

detroyarjona@gmail.com

El venidero 12 de diciembre se habrá cumplido exactamente un año desde que un grupo de ajedrecistas (casi todos Profesores y Licenciados en Cultura Física y Deportes), hemos coincidido mes a mes en el Fajardo (1) de Holguín, sabiéndonos matrícula de uno de los cursos postgrado de esa prestigiosa Facultad Universitaria; en específico el Diplomado “Fundamentos Científicos y Metodológicos del Ajedrez”.

Las clases de ajedrez per se contribuyen notablemente al fomento o desarrollo de cualquier ambiente ajedrecístico. El diplomado en cuestión no se ha quedado atrás y entre conversatorios, debates, la impartición y el aprendizaje de nuevos contenidos, los diferentes ejercicios, sus talleres y tareas extraclase; podría aseverarse que mucho nos hemos beneficiado con la calidad de todo ese conocimiento recibido, recapitulado, transferido y retroalimentado.

Entre las disímiles materias ajedrecísticas abordadas, el tema de la oposición de reyes despertó en mí gran interés. Como era de suponer, su planteamiento teórico se mantuvo dentro del marco de la coincidente y numerosa bibliografía especializada.

Por ejemplo, tanto profesores como diplomantes situaron los aportes de Capablanca como el punto de partida para el estudio de la oposición de reyes; resultando que el Tercer Campeón Mundial enfatizó en dos grandes grupos de clasificaciones, cada uno con tres derivaciones similares:

  1. Oposición verdadera o cercana.
    1. Simple, frontal o directa.
    2. Lateral
    3. Diagonal

 

  1. Oposición distante (los reyes están alejados entre sí en la misma línea).
  1. Simple, frontal o directa.
  2. Lateral
  3. Diagonal

 

Pensé que el tema sencillamente transcurriría, pero volví a encontrarme con él durante las clases relativas a los mates sencillos, simples o elementales, pertenecientes a otro de los módulos que integran el diplomado.

En las consideraciones del mate con pareja de alfiles o con alfil y caballo, se insiste en el papel que deben jugar las tres piezas (rey y dos alfiles o rey, alfil y caballo), para que de manera integrada puedan acorralar al rey enemigo en alguna de las esquinas del tablero.

Con frecuencia en cualquiera de estos dos tipos de finales se pueden manifestar alguna de las posiciones siguientes (obsérvense los diagrama A y B).

Diagrama A Diagrama B
Juegan las blancas Juegan las blancas

 

¿Cuál será la jugada? 1. __________

 

 

Inténtelo nuevamente 1. __________

Pero antes veamos otro par de diagramas necesarios.

Diagrama C (Juegan las blancas)

  1. Rc3 Ra5 2.Tb4!? Ra6 3.Rc4 Ra5 4.Rc5 Ra6 5.Tb5 Ra7 6.Tb6 Ra8 7.Rc6 Ra7 8.Rc7 Ra8 9.Ta6#
  2. Rc3 Ra5 2.Rc4! Ra4 3.Tc3 Ra5 4.Rc5 Ra6! 5.Tb3 Ra7 6.Rc6 Ra8 7.Rc7 Ra7 8.Ta3#
  3. Ra2!! Ra5 2.Ra3 Ra6 3.Ra4 Ra7 4.Ra5 Ra8 5.Rb6 Rb8 6.Tc3 Ra8 7.Tc8#

 

Está claro que con la variante III se logra el menor número de jugadas en función del mate. Sin embargo, hallo lo sobresaliente en el hecho de que la oposición simple cercana ha resultado en extremo eficaz con la ayuda de la torre que restringe al rey negro en esa columna, la más extrema del lateral izquierdo del tablero.

Diagrama D (Juegan las blancas)

En este archiconocido diagrama la jugada de las blancas 1.Re4 obliga al rey adversario a retroceder irremediablemente. Categórica contribución del peón blanco en e5, que ha hecho posible esta expresión tan agresiva de la oposición simple cercana.

Lo triste es que la fuerza del movimiento 1.Re4 combinado con el peón e5 históricamente ha quedado eclipsada por el resultado de un final que, bien conducido, siempre culminará en tablas aún sin importar a quién le corresponda jugar primero.

Regresando a las respuestas de los diagramas A y B; usted de seguro ya habrá respondido correctamente:

¿Cuál será la jugada? ___1.Ae5___

 

Inténtelo nuevamente ___1.Ad5___

Con lo que nuevamente se ha logrado empujar hacia atrás al rey del bando en desventaja, el cual ha tenido que aceptar irresolublemente su indeseado destino. Esta vez han sido los alfiles los artífices de que la oposición simple cercana se haya presentado en su más clara definición como ventaja.

El estudio de estos ejemplos, unido a mis años de experiencia en el juego ciencia, me han animado a proponer el concepto que dio título al artículo:

Oposición asistida:   Es la versión más agresiva de la oposición simple cercana, distinguiéndose por contar con la asistencia -apoyo o participación- de alguna figura del bando propio (fundamentalmente alfil, torre y peón). Y, al igual que su progenitora, siempre se manifestará en la fase final de la partida.

Con ella se alcanza la maximización de la ventaja por concepto de oposición de reyes, porque su impacto tendrá contundente repercusión en el obligado desplazamiento “hacia atrás” del rey oponente, el cual no podrá ni siquiera intentar escapar hacia los lados.

Alguien podrá decir que esto no es nada nuevo. Incluso sustentará su opinión en el hecho de que los desplazamientos con alfiles efectuados en los diagramas A y B, no son más que jugadas con ganancia de un tiempo… ¡Probablemente le asista gran parte de la razón!

A pesar de ello insisto ratificar la idea de una oposición de tipo asistida (valga la redundancia), puesto que tengo la certeza de que para fines didácticos su comprensión, explicación y práctica resultará muy beneficiosa en el aprendizaje de los mates -no tan elementales- de rey versus rey con pareja de alfiles, o de rey versus rey junto alfil y caballo.

He leído otras obras en que los autores reflexionan sobre los diferentes pasos que deben ejecutarse para llevar a cabo cualquiera de esos mates con pareja de alfiles o con alfil y caballo.

  • Centralización de las tres piezas del bando en ventaja para iniciar maniobras.
  • Tener claridad de en cuáles esquinas puede realizarse el mate y en cuáles no.
  • Dar “caza” al rey contrario con la acción mancomunada de las tres piezas.
  • Etc, etc., etc.

 

Pero no he tenido evidencias de que se recomiende tener en cuenta el empleo de la oposición asistida, como herramienta determinante en aras de arrinconar al rey opuesto lo más rápidamente.

He aquí su importancia; y en base a ello persevero en solicitar: ¡Permiso para nombrarla OPOSICIÓN ASISTIDA!

PARTIDAS REPRESENTATIVAS

(Descargar en pgn)

Cheparinov,Ivan (2625) – Navara,David (2660)

Apertura Española [C88]

Corus-B Wijk aan Zee, 2006

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Cf6 5.0–0 Ae7 6.Te1 b5 7.Ab3 0–0 8.h3 Ab7 9.d3 d6 10.a3 Ca5 11.Aa2 c5 12.Cbd2 Ac8 13.c3 Cc6 14.d4 cxd4 15.cxd4 exd4 16.Cb3 d3 17.Af4 Ab7 18.Dxd3 Ce5 19.Cxe5 dxe5 20.Dxd8 Taxd8 21.Axe5 Cxe4 22.Te2 Tfe8 23.Tae1 Ah4 24.Ca5 Aa8 25.Txe4 Axe4 26.Txe4 Td1+ 27.Rh2 Axf2 28.Cc6 Ag1+ 29.Rg3 Td3+ 30.Rg4 Ah2 31.Td4 h5+ 32.Rh4 Txd4+ 33.Axd4 g6 34.g4 Te4 35.Ad5 Tf4 36.Ae3 Tf1 37.gxh5 gxh5 38.Rxh5 Ae5 39.b4 Ab2 40.Rg4 Rg7 41.h4 Axa3 42.h5 f5+ 43.Rg5 Ac1 44.Axc1 Txc1 45.Rxf5 Te1 46.Af3 Rh6 47.Rf4 Tc1 48.Re5 Tc3 49.Ad5 Rxh5 50.Rd4 Tc1 51.Ca5 Rg5 52.Ab7 Rf6 53.Axa6 Tb1 54.Rc5 Txb4 55.Rxb4 Re5 56.Axb5 Rd4 57.Ac4 Re5 58.Rc5 Re4 59.Cb3 Re5 60.Ad5 Rf4 61.Rd4 Rf5 62.Cc5 Rf6 63.Re4 Rg5 64.Re5 Rg6 65.Ce4 Rg7 66.Rf5 Rh6 67.Cg5 Rg7 68.Cf7 Rg8 69.Rf6 Rh7 70.Ae4+ Rg8 71.Ad3 Rf8 72.Ah7 Re8 73.Ce5 Rd8 74.Re6 Rc7 75.Cd7 1–0

Mohammad,Nubairshah Shaikh (2415) – Antonio,Viani D’Cunha (2305)

Apertura Inglesa [A29]

Pardubice Czech op, 2016

1.c4 e5 2.g3 Cf6 3.Ag2 d5 4.cxd5 Cxd5 5.Cc3 Cb6 6.d3 Ae7 7.a4 a5 8.Ae3 0–0 9.Cf3 Cc6 10.0–0 Te8 11.Tc1 Af8 12.Cb5 h6 13.Cd2 Ag4 14.Te1 Tc8 15.Axc6 bxc6 16.Ca7 Ta8 17.Cxc6 Dd5 18.Axb6 cxb6 19.Db3 Dxb3 20.Cxb3 Ae6 21.Cd2 Ad7 22.Cf3 f6 23.d4 exd4 24.Ccxd4 Axa4 25.Tc7 Tad8 26.Tec1 Ac5 27.e3 Td7 28.Txd7 Axd7 29.Cb3 Ab4 30.Tc7 Ah3 31.Cfd4 Tc8 32.Txc8+ Axc8 33.f3 a4 34.Cc2 Af8 35.Cbd4 Ad7 36.Ca3 Rf7 37.Rf2 Re7 38.Re2 Rd6 39.Rd3 Rc5 40.Rc3 b5 41.Cac2 h5 42.b4+ axb3 43.Cxb3+ Rb6 44.e4 Ad6 45.f4 Ae6 46.Cbd4 Ag8 47.Cf5 Af8 48.Cfd4 Ra5 49.Cc6+ Ra4 50.C2b4 Ac5 51.Cd3 Ag1 52.h3 Ae6 53.f5 Ac8 54.Cb2+ Ra3 55.Cb4 Ab7 56.Cc2+ Ra2 57.Cd3 Axe4 58.Cdb4+ Rb1 59.Ca3+ Rc1 60.g4 hxg4 61.hxg4 Af3 62.Cxb5 Axg4 63.Cd6 Ae3 64.Cd5 Ac5 65.Ce8 Af8 66.Ce3 Ae2 67.Cd5 Ag4 68.Ce3 Ah5 69.Cc7 Ac5 70.Rd3 Ad6 71.Ce6 g5 72.fxg6 Axg6+ 73.Re2 Ab8 74.Cd4 Rb2 75.Rf3 Rc3 76.Cc6 Ad6 77.Cd5+ Rc4 78.Cxf6 Af5 79.Ce4 Ac7 80.Ce7 Ad7 81.Cg6 Rd4 82.Cf4 Ab8 83.Ce2+ Re5 84.C2c3 Aa7 85.Rg3 Rd4 86.Rf4 Ab8+ 87.Rf3 Ac6 88.Re2 Ae8 89.Rd2 Af4+ 90.Rc2 Ah6 91.Cd2 Ag6+ 92.Cde4 Rc4 93.Rb2 Ag7 94.Ra3 Af8+ 95.Ra4 Ab4 96.Cb5 Ae8 97.Ced6+ Axd6 98.Ra5 Axb5 99.Rb6 Rb4 100.Rb7 Rc5 101.Rc8 Ac6 102.Rd8 Rb6 103.Rc8 Ae7 104.Rb8 Ad7 105.Ra8 Af6 0–1

(1) En sus inicios se conoció como Instituto Superior de Educación Física Manuel Fajardo. Posteriormente se transformó en Universidad de la Ciencia de la Cultura Física y el Deporte. Sin embargo, luego del proceso de fusión universitaria se incorporó a la Universidad de Holguín quedando como Facultad de Cultura Física y Deportes.

Ver además:

Sobre Enrique Ferreiro García 462 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.