¿Cómo obtener mejores resultados en el ajedrez?

Camilo E. Gómez Garrido
Camilo E. Gómez Garrido

Colaboración especial del GM Camilo Ernesto Gómez Garrido.

Revista AVIDREZ No 1 del 2018

Ante todo, debo decir que este material no trata sobre el entrenamiento deportivo sino sobre cómo puedes revolucionar tu forma de pensar en ajedrez; quizá es un poco pretensioso pero el objetivo no es que resultes en una persona “autosuficiente”; aunque ese es uno de los temas que quiero tratar en esta conferencia. Ahora te haré una pregunta que quiero que respondas de la manera más sincera posible: Cuando estás en una partida de ajedrez, ¿quieres ganar siempre?

Lo lógico es que si jugamos una partida tengamos la intención de ganar, pero si pensamos un poco realmente no es así, por ejemplo cuando jugamos con un jugador que nos lleva una diferencia de Elo muy notable salimos a jugar con la intención de tener un resultado “decoroso”, que sería jugar una buena partida, hacerle la tarea más difícil a nuestro poderoso rival o a lo mejor pensamos que cuando más podemos “arrancarle” una tabla, y permíteme decirte que esto es dolorosamente cierto aunque nos dé un poco de pena admitirlo.

Imaginemos otra situación, pongamos que vamos de tiburón y jugamos con un rival al que le sacamos gran cantidad de puntos en el Elo, ¿Cómo jugamos? Yo creo que esta pregunta no hay ni que contestarla, podemos resumir la respuesta diciendo que vamos a aplastarle la cabeza desde la primera jugada.  

Consideremos una tercera situación, y es cuando jugamos contra un rival más o menos parejo, entonces sabemos que cualquier cosa puede pasar y tal vez, en una situación equilibrada, no forzamos los acontecimientos y nos contentamos con una feliz tabla… pero entonces valdría la pena preguntarnos qué cambia en nosotros cuando nos encontramos en una de estas situaciones, y ese es el tema de mi conferencia.

Durante mi carrera ajedrecística me he encontrado en todo tipo de situaciones y créanme, no siempre he quedado satisfecho con los resultados obtenidos, y puedo decirles que todo se basa en la predisposición que tengamos antes de la partida; sobre todo en los deseos de ganar.

Es cierto que en las partidas en que quedamos inferiores en la apertura, pensar en ganar ya pasa a un segundo plano (ya tenemos a qué echarle la culpa del mal resultado) pero realmente las cosas pasan a estar grises cuando abandonamos los deseos de ganar.

No quiero que me mal interpreten cuando utilizo el término de deseo de ganar, no me refiero a enviar a todo el mundo “pa llá” sin estar creadas las condiciones idóneas para atacar, lo que quiero decir es que mientras tengamos “pensamientos positivos siempre vamos a buscar recursos defensivos, vamos a tratar de encontrar las jugadas que puedan causarles más problemas a nuestros rivales o hacerle la tarea lo más difícil posible, y sobre todo que absolutamente nada está perdido, que siempre hay esperanza, y si logramos mantener ese estado durante la partida, he aquí que increíblemente sucede el milagreo y la gente nos acusa de tener una suerte que parece de otro mundo. Precisamente en base a estos “pensamientos positivos” que yo le llamo “mente asesina” se basa mi estudio.

Vale aclarar que solo con deseos y guapería no se logran resultados positivos, hay que dedicarle mucho tiempo al entrenamiento deportivo, hay que tener un buen sistema de aperturas, hay que estudiar a los clásicos, tener conocimientos sobre finales, táctica, estrategia, estar en la mejor forma física posible, etc.

¿Cuál es la diferencia entre los ajedrecistas élite y el resto de los mortales?

Aparte del talento y de haberse comido un cable estudiando muchísimo, yo creo que la diferencia está en los DESEOS de ganar, esa sangre fría de jugar hasta el último momento, de poder controlar los nervios y, sobre todo ser muy, pero muy autosuficiente en el ajedrez.

El ajedrez es un deporte extremadamente fuerte, que desarrolla una personalidad egoísta, autosuficiente, prepotente, autoritaria, pero son cualidades que deberíamos mantener siempre en el plano deportivo y no llevarlo a nuestra vida social.

Ejemplo de personalidades con estas características encontramos al genial Bobby Fischer, un inadaptado social que por su egoísmo nos privó de ver sus partidas una vez que conquistó el título mundial.

Garry Kasparov, en mi consideración, el mejor ajedrecista de todos los tiempos, llamado el Ogro de Bakú, no solo por su gran nivel sino por su carácter dentro y fuera del ajedrez, él era capaz de desarrollar una energía tan fuerte a través de gestos y expresiones durante la partida viva que sus rivales consideraban una pesadilla jugar contra él e iban indispuestos antes de la partida.

Víctor Korchnoi, llamado “Víctor el Terrible” que trataba de humillar a sus rivales dentro y fuera del tablero de ajedrez. Bogoljubow, decía que con blancas ganaba porque iba con blancas; y cuando iba con negras ganaba porque decía que era Bogoljubow. Y la lista se haría interminable, pero no es mi objetivo aprobar este comportamiento fuera del plano ajedrecístico.

Creo que esas cualidades son necesarias para llegar a un buen nivel, pero hay que mantenerlas solo cuando se está dentro del mundo de las 64 casillas, ejemplo de sencillez en la vida encontramos a Vishy Anand, pero en el tablero le llaman “el Tigre de Madrás” y no creo que es porque le pide permiso al rival para comerle una pieza o darle mate en el tablero. El tigre es el mayor de los felinos que ataca sin piedad y normalmente no suele fallar.

Anand lleva un equilibrio perfecto entre el mundo del ajedrez y la vida real, y si no queremos ir tan lejos, en nuestro propio patio tenemos a los GM Bruzón y Leinier, que son ejemplos a imitar en cuanto a humildad en la vida, pero en el ajedrez tienen el instinto asesino bien desarrollado.

Ahora quisiera entrar más en el tema fundamental, si analizamos los ejemplos anteriores nos damos cuenta que todos ellos tienen algo en común y es el pensamiento ganador, y este es uno de los mayores secretos que tiene el ajedrez.

Hay un refrán que dice “El fútbol es un deporte 11 contra 11 que siempre ganan los alemanes”, y esto lo podemos aplicar al ajedrez, “El ajedrez es un deporte 1 contra 1 donde siempre voy a ganar yo” pero esto hay que creérselo de verdad, no decirlo por decirlo, hay que interiorizarlo y estar convencido de que sí se puede, no estoy hablando de perder la objetividad ni de quitar los pies sobre la tierra, sino de que podemos mentalizarnos y dar lo mejor de sí en todo momento, no dejarse caer, luchar, luchar y luchar.

Desde que somos pequeños y empezamos a jugar ajedrez nuestros padres y entrenadores nos dicen que siempre debemos llevar 2 jabas, una para ganar y otra para perder, pero déjenme decirles que este es un pensamiento derrotista que debemos eliminar si queremos aspirar a los mejores resultados, en el ajedrez tienes que llevar 2 javas, una bien grande para ganar, y la otra java para no perder, pase lo que pase evita la derrota a toda costa, no rendirse ni desmayar antes los problemas.

Quiero decirles que no siempre van a salir las cosas bien, pero hay que estar preparados para aceptar las derrotas que vamos a sufrir por tener estas ansias de victoria, pero no es el fin, mañana va a haber otra partida y vamos a salir con la misma mentalidad de ganar, no con ira, porque no es buena compañera de lucha, sino completamente relajado, dejar el pasado atrás, sé que es difícil porque tras una derrota nuestra autoestima baja mucho y nos volvemos inestables y queremos llevar a la partida por caminos completamente seguros y tratamos de no correr riesgos para recuperar la confianza perdida.

Reafirmemos el mensaje principal: No se pueden perder, bajo ningún concepto, los deseos de ganar, puesto que generalmente los resultados van a ser positivos.

Bueno, nos reencontraremos pronto, ahora a luchar y vencer.

Continuará…  

Ver además:

 

 

Sobre Enrique Ferreiro García 462 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

2 Comentarios

  1. El ajedrez es un deporte extremadamente fuerte, que desarrolla una personalidad egoísta, autosuficiente, prepotente, autoritaria, pero son cualidades que deberíamos mantener siempre en el plano deportivo y no llevarlo a nuestra vida social, conozco varios jugadores de ajedrez que poseen estas cualidades, y me caen super mal y la verdad que casi siempre pierdo contra ellos más por sus cualidades que por su nivel ajedresístico…..de momento me vino muy este artículo del GM Camilo Ernesto Gómez Garrido, sobre como obtener mejores resultados.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.