El ajedrez, un asunto de enfoque

Temas de la actualidad.

Revista AVIDREZ No 1 del 2017

Autor: MF Adalberto Gómez Segura

La motivación es un poderoso instrumento en la realización de cualquier propósito humano…

El querer enseñarle ajedrez a su hijo puede deberse a diferentes motivos, por ello es oportuno reflexionar, antes de llevar a cabo esta acción, el tipo de enfoque que lo ha guiado. No basta con tomar una decisión que a primera vista parezca positiva, la esencia radica en lo que se mueve detrás de esa decisión, y esto es más importante de lo que usted pueda imaginar para el éxito de lo venidero.

La motivación es un poderoso instrumento en la realización de cualquier propósito humano, por favor recuerde esta máxima: “Decisiones correctas con un enfoque o motivación inadecuada es igual a fracaso”.

Existe una ilustración que narra lo siguiente: “Había un gran maestro arquero que tenía un discípulo destacado; después del retiro de su antiguo maestro el joven se esforzó durante muchos años por superar los records establecidos por éste, pero nunca lo logró.

En una visita que realizó al maestro, le dijo: ¿Por qué, pese a que me he esforzado durante toda mi vida en mejorar sus récords, no lo logré?

El anciano, mirándole fijamente le respondió: porque en tu caso, tu flecha buscaba el blanco, y en mi caso, el blanco buscaba mi flecha”.

Analizando la ilustración podemos realizar la siguiente aplicación: En el caso del discípulo, la motivación estaba orientada al ego (ser mejor que su maestro). En el caso del maestro, su motivación estaba orientada a perfeccionar su técnica (tarea), con lo cual los resultados venían a consecuencia del mejoramiento de su maestría.

Le resultaría de gran utilidad que amplíe la información que posee acerca de la motivación y establezca claramente qué le mueve en la decisión de iniciar a su hijo en la enseñanza del ajedrez y en su práctica posterior.

Como hemos visto, la motivación puede estar orientada hacia el ego (es decir; resaltarse así mismo, sus logros, su importancia, etc.) o sencillamente puede estar orientada a la tarea, en este caso se prioriza la atención y el esfuerzo en la propia actividad y el desarrollo que se va obteniendo durante el proceso.

Cuando nos orientamos a la tarea desarrollamos la maestría de los practicantes y estimulamos el esfuerzo de estos por mejorar sus resultados, en cambio, cuando nos orientamos al ego tratamos de superar a otros en busca de recompensas y en ser los mejores (autoafirmación).

¿Cuál orientación será la mejor?

La orientada al ego genera mucha tensión psíquica pues la actividad en sí se convierte solo en un medio para obtener un objetivo final, aunque hay momentos específicos en el que es necesario usar la motivación orientada al ego.

Puedo precisar que en el proceso de enseñanza la motivación debe estar orientada, fundamentalmente, a la tarea, y en el proceso de la competencia se deben equilibrar las dos formas de motivación.

Pero antes de entrar en el terreno personal permítanme aportarles algunos elementos relacionados con la naturaleza o enfoque con el cual se puede apreciar el ajedrez y después volveremos al punto inicial, estoy convencido que, llegado ese momento, usted estará mejor capacitado para hallar la solución correcta.

Hablando de la naturaleza del ajedrez éste se enfoca como: arte, ciencia o deporte, veamos:

Arte: Una vez dominado los elementos del juego podremos apreciar las bellezas de las combinaciones o el virtuosismo técnico de una partida bien conducida hasta la materialización incluso de pequeña ventaja.

Despierta sensaciones estéticas en el practicante. Ejemplo de jugadores que priorizaron el sentido estético por encima de las otras dos facetas podemos señalar a Alexander Alekhine y a Vassily Smyslov.

Ciencia: El ajedrez necesita de estudio, investigación y de la aplicación del pensamiento científico con su riqueza de métodos (análisis, deducción, síntesis, observación, pensamiento lógico y conceptual). En este caso el más representativo fue Mijaíl Botvinnik.

Deporte: Por tener enfrentamiento, rivalidad y competencia a la hora de obtener un resultado. Sin objeción podemos señalar como uno de los más altos representantes de esa visión a Víctor Korchnoi.

“Hay dos grandes enfoques en relación con la enseñanza del ajedrez: uno se centra en la formación competitiva (construir campeones), el otro, al cual me sumo como entrenador, el que se centra en el uso del ajedrez como un instrumento de educación para la vida. Lógicamente ambos elementos se pueden conjugar, pero siempre tiende a prevalecer uno de estos enfoques.

Sé que solo unos pocos llegarán a campeones, pero todos tendrán el reto de enfrentar la vida y mi deber fundamental es ayudarlos a convertirse en personas exitosas, para el bien de ellos, de sus familias y de la sociedad.

La historia del ajedrez recoge varios ejemplos de personas sobresalientes en el deporte y desgraciados en su vida personal.

Continuará…  

Ver además:

 

 

Sobre Enrique Ferreiro García 462 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.