Padres que marcaron la diferencia

Acerca de las hermanas Polgar

Revista AVIDREZ No 1 del 2017

Autor: MF Adalberto Gómez Segura

Si yo mencionara los nombres de la pareja Clara y Lazslo casi nadie los reconocería, pero si le añadiera: los padres de las hermanas Polgar, casi el 100% de los seguidores del ajedrez hubieran exclamado: ¡Claro que sí, hubieras empezado por ahí!

A continuación, veremos por qué ellos son “Padres que marcaron la diferencia” en la vida de sus hijas.

Laszlo Polgar (wikipedia)
Laszlo Polgar (wikipedia)

Tanto Clara como Lazslo son pedagogos y se refiere que durante el noviazgo compartían muchas cosas en común, entre ellas sostenían opiniones afines, tales como el criterio de que los genios no nacen, sino que se hacen y también estaban convencidos que el sistema tradicional de educación debía de ser mejorado.

Al ser ambos amantes del ajedrez, conocían que el mismo ofrece un gran potencial para la educación y el desarrollo psíquico y como tal puede ser una herramienta eficaz en la preparación de las personas para enfrentar los retos de la vida y el desarrollo profesional.

Por esta razón, solicitaron permiso para llevar adelante una experiencia pedagógica propia que consistió en encargarse personalmente de la educación de sus hijas; las mismas no irían al colegio, salvo para realizar los exámenes de grado. Ellas estudiarían en casa bajo la dirección pedagógica de sus padres, y el ajedrez sería una asignatura muy importante dentro del plan de estudio.

El experimento tuvo una fuerte oposición por parte de vecinos y de autoridades pedagógicas que dudaban de los beneficios de esas ideas. Pero ellos se mantuvieron firmes porque estaban convencidos de que: “Un niño normal puede ser un genio si crece en un ambiente adecuado”.

“Una parte de su método consistió en que Lazslo se encerraba en una habitación con Susan, la hija mayor, lo que provocaba celos positivos en las pequeñas. “Si quieren entrar ahí tienen que aprender a jugar al ajedrez”, le decía Clara.

Los padres previendo que el aislamiento de las niñas las convirtiera en personas pocos sociables, invitaban a los ajedrecistas de la ciudad para que visitaran su casa y jugaran con sus hijas. Esa actitud permitió que el experimento se fortaleciera y que el balance final resultara muy positivo.

“Años después, cuando las húngaras saltaron a la fama…las personas podían apreciar en el trato con ellas que eran normales, amables, sonrientes y bromistas y altamente sociables”.

Lazslo explicó que el ajedrez lo motivó a llevar esa experiencia educativa con las niñas porque es una amalgama perfecta de arte, ciencia y deporte.

Un hecho muy importante en el recuento ocurrió en el año 1988, en las Olimpiadas de Ajedrez de Salónica (Grecia) cuando los tres primeros tableros del equipo femenino húngaro estaban ocupados por las tres hermanas que en ese momento contaban con 19, 14 y 12 años respectivamente. Debido al peso de las actuaciones de las Polgar, las húngaras ganaron las olimpiadas, incluso por encima del fuerte equipo soviético. La calidad de las partidas de las hermanas reflejaba un gran nivel deportivo, y la hazaña se repitió en las Olimpiadas de Novi Sad, 1990.

Otro hecho bastante trascendente ocurrió cuando Sofía, que nunca se había dedicado profesionalmente al ajedrez ganó de forma aplastante (8.5 de 9 posibles), en el torneo de Roma 1989, que contaba con la presencia de muchos grandes maestros masculinos.

Por su parte Susan, en contra de las costumbres de las hermanas, disputó el Campeonato Mundial Femenino en el año 1996 contra la china Xie Jun, venciéndola por un amplio margen de 8.5-4.5.

Judith, la menor de las hermanas, es la que más altos resultados ha alcanzado en el ajedrez mundial absoluto llegando a estar entre los 10 mejores ajedrecistas del mundo (ocupó el 8vo lugar).

El mismo Kasparov tuvo que reconocer como un gran éxito el experimento educativo de Laszlo y Clara y por supuesto el resto de la comunidad internacional.

Ver además:

 

 

Sobre Enrique Ferreiro García 462 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.