Pachi: un excelso profesor

Rafael A. Martín Escalona
Rafael A. Martín Escalona

Arbitro Nacional de Ajedrez y profesor de profesores.

Rafael Antonio Martín Escalona (Pachi) nació el 11 de abril de 1945 en Puerto Padre, Las Tunas, Cuba. Practicó volleyball, baseball y ciclismo. En 1965 comenzó a mover las piezas de ajedrez en la calle Cuba (Puerto Padre) donde radicaba la Dirección de Deportes y existían mesas con juegos. En esa época jugaban Parladorio, José R. Bosch, Rafael Martínez, Luis Almaguer, Rubén Padrón, Luis Altuna. En 1966 cuando se publicaron las partidas de la Olimpíada no sabía reproducirlas y le enseñaron. Un tío de Velazco que se preocupaba por él le regaló unos libros de ajedrez y así fue superándose. Considera a Fischer y Capablanca grandes jugadores, aunque cada uno en su época.

Recuerda la Barbería de Juanito Ochoa sita en calle 24 de Febrero entre Maceo y Ave. Libertad donde se jugaba ajedrez. Acudían Parladorio, Altuna, Luis Almaguer, Mario González, Enrique Puente. La Barbería databa de antes de 1959.

A finales de los 60 Pachi se integró a la familia ajedrecística. Como jugador participó en numerosos eventos provinciales (Oriente primero y luego Las Tunas) y nacionales como los Torneos Radio Rebelde y la Copa 26 de Julio con el equipo Mineros. Recuerda a sus coterráneos Alexis Álvarez, Jorge Arango, Escalante, Domenech, Carlos Díaz, Rigoberto Velázquez, Pedro López, Miguel Ramón Suárez (Bebito). Pero sus méritos fundamentales serían como entrenador, profesor y, sobre todo, como un EDUCADOR.

En 1968 comenzó su labor como profesor tres veces a la semana en un local ubicado en la Avenida Libertad, entre Ángel Ameijeiras y 24 de Febrero, frente a la Iglesia Católica. También impartió clases de ajedrez tres días semanales en Delicias. Aproximadamente en 1971 la Academia se trasladó para el Liceo (1).

De acuerdo a la opinión de Jorge Camilo Hastier Leyva, en el ajedrez puertopadrense existe un antes y un después de Pachi. Este defendía el juego contra viento y marea; lo recuerda como un maestro exigente; impartía clases dinámicas, motivadas, preparaba a los alumnos en las aperturas, imponía disciplina, el cuidado de la base material de estudio, era un buen preparador y ponía amor a su trabajo; las derrotas de sus alumnos las debatía y estudiaba con ellos para corregir los errores; contaba con buenos libros como el de Táctica y Estrategia de Pachman, los tomos de Grau y el de Finales Básicos de Reuben Fine. La Academia del Liceo era un lugar vivo, por las noches se llenaba de personas; Juanito, el responsable del local, debía cerrar a las 11.00 de la noche, sin embargo, se continuaba jugando hasta las 12.00 PM (2).

Pachi impartiendo clases. Década del 80 del siglo XX.
Pachi impartiendo clases. Década del 80 del siglo XX.

Entre sus alumnos se relacionan: Mariela y María Antonia Carralero, Yamilis González, Teresa González, Guillermo De la Rosa, Miguel Echenique, Pedro Velázquez, Guzmán Marrero, Rafael Concepción, Abelardo Rodríguez, Dennis Cruz, José Orestes Llarena, Reynaldo Pérez Pérez, Víctor Garcés, María Julia Martínez, Leonardo Martínez, Alejandro Santiesteban, Alcides Más, Rafael Bruzón. Varios de ellos alcanzaron medallas en Juegos Nacionales Escolares y otros eventos de importancia.

En los años 70 fue a Manatí a organizar el ajedrez. Se jugaba en una biblioteca cerca del parque. Enseñó arbitraje. Jugaban Alfonso Folgueiras, Frank Folgueiras, Emiliano, Orestes Alfonso. Ofreció simultáneas en Manatí. Iban equipos de Puerto Padre a Manatí y viceversa.

Mariela Carralero se inició en la Academia del Liceo en 1971, la motivó su hermana María Antonia, quien ya practicaba el ajedrez. Considera a Pachi como el mejor profesor de todos los que ha tenido: le enseñó el respeto y cuidado a los medios de estudio, a comportarse éticamente dentro y fuera del tablero, acompañaba a sus alumnos en las competencias, tenía un ojo clínico para captar a los alumnos, sabía dilucidar quién tenía perspectivas y quién no; lo vio como una persona consagrada que disfrutaba lo que hacía y por ello le tiene gran admiración. Defendía con pasión a sus pupilos; una muestra de esto fue en los años 70 cuando a Mariela le correspondió jugar en Santiago de Cuba y enfrentar a una jugadora local: los organizadores ubicaron su mesa de juego bien cerca de la soga que delimitaba a los espectadores; ante esta acción Pachi protestó enérgicamente y accedieron a su petición de ubicar la mesa en un lugar más apartado donde no hubiere acceso de los entrenadores ni el público. El avezado profesor evitó una posible transmisión de jugadas a la rival de su alumna, quien salió victoriosa al final (3).

Mientras estudiaba en el Seminternado “Manuel Ascunce” (en la Avenida Libertad, frente al Parque de la Independencia), a mediados de los 70, Horacio Cordoví Rodríguez participó en simultáneas impartidas por los profesores Pachi y Parladorio. Al ver su interés, Pachi lo convocó a la Academia de Ajedrez ubicada en el Liceo y aunque estuvo poco tiempo allí, recuerda su estancia: había muchas mesas de madera y patas de hierro con juegos y tableros, relojes de madera y plástico y un tablero mural gigante con piezas de madera que se fijaban con pequeños clavos; los alumnos asistían 3 veces por semana aproximadamente. Pachi era muy puntual para impartir las clases, todos los días estaba en su puesto de trabajo; a veces tenía que “halarle la patilla” a algún alumno por comportamiento inadecuado pero lograba encaminarlo y la sanción surtía efecto positivo; entablaba conversaciones de cualquier tema con sus alumnos y a ellos les resultaba ameno. Rememora Cordoví que en aquellos años los alumnos asistían a la Academia de Ajedrez con interés y pasión, prácticamente a tiempo completo, existía preocupación; Pachi, gran profesor, inculcaba a los jugadores el espíritu combativo, los educaba en su conducta dentro y fuera del tablero, en el sentimiento de equipo; era pausado pero inspiraba respeto; en aquella etapa los padres se preocupaban por las clases de sus hijos y asistían a las competencias con estos para darles ánimo; los eventos se divulgaban antes de comenzar con pancartas públicas y por la radio; se impartían simultáneas con frecuencia, incluso de noche en el Parque de la Independencia, y esto atraía la atención de los practicantes (4).

El Ingeniero Hidráulico Frank Batista Reyes, alumno de Pachi, recuerda a su profesor como muy exigente en la disciplina y puntualidad; si se ausentaba algún alumno, acudía inmediatamente a la escuela para conocer las causas; era riguroso en la impartición de las clases y no permitía la retirada de los alumnos del aula hasta tanto se cumpliera con el objetivo trazado (5). En 1983 y 1984 Batista Reyes tomó parte en los torneos municipales y provinciales escolares, categoría 13-14 (6).

El profesor Pachi observa a las nuevas generaciones. Puerto Padre, 2016.
El profesor Pachi observa a las nuevas generaciones. Puerto Padre, 2016.

Pachi jugó un rol importante como corresponsal del Periódico 26 de Las Tunas, donde reportó diferentes actividades ajedrecísticas; fue promotor de los Torneos “Liberación de Puerto Padre”, que se iniciaron en 1984, y han tenido en su nómina a jugadores destacados del país. Aunque no practicó el Ajedrez Postal, coadyuvó a la preparación de los ajedrecistas postales del municipio con sus consejos y ayuda técnica.

Como justo reconocimiento a su brillante trayectoria, el profesor Pachi recibió en 1986 un Diploma (en fecha 9 de octubre) emitido por la Dirección provincial de Deportes de Las Tunas al tener “el mejor expediente en el deporte de ajedrez (7).

Muchos de sus alumnos alcanzaron medallas y reconocimientos de todo tipo en eventos provinciales, nacionales, e incluso, internacionales, pero el mayor logro es el cariño, respeto y admiración del gremio ajedrecístico hacia su persona.

En 2008 Pachi se jubiló, no obstante, continúa siendo un referente para el ajedrez en Puerto Padre y Las Tunas. Profesores como él se extrañan.

Fuentes:

  1. Entrevista del autor a Rafael Antonio Martín Escalona. Puerto Padre, Las Tunas, Cuba, 13 de enero del 2014.
  2. Entrevista del autor a Jorge Camilo Hastier Leyva. Puerto Padre, Las Tunas, Cuba, 27 de octubre del 2015. Nació en 1959, es Licenciado en Lengua Inglesa y confiesa que, por una recomendación a su mamá, ingresó al mundo del ajedrez para mejorar sus resultados académicos pues era un poco distraído y había repetido el segundo grado.
  3. Entrevista del autor a Mariela Carralero Carralero. Puerto Padre, Las Tunas, Cuba, 2 de noviembre del 2015.
  4. Entrevista del autor con Horacio Cordoví Rodríguez. Puerto Padre, Las Tunas, Cuba. 21 de octubre del 2015. Ingeniero Mecánico, Especialista en Soldadura. Nació en Puerto Padre en 1966. Participó en competencias de ajedrez a nivel provincial y nacional.
  5. Testimonio de Frank Batista Reyes. El Itabo, Puerto Padre, Las Tunas, Cuba, 18 de octubre del 2015. Casa del escritor y ajedrecista Javier Castro Cruz.
  6. MARTIN ESCALONA, Rafael Antonio: Fichero de los Alumnos de Ajedrez. Biblioteca del Autor.
  7. Cuyo original obra en el archivo del autor.
  8. FERREIRO GARCIA, Enrique: Ajedrez en la Villa Azul: Travesía por el Tiempo. Obra inédita.

 

Sobre Enrique Ferreiro García 462 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

6 Comentarios

  1. Ferreiro, espero me recuerdes. De verdad que sentí nostalgia. Te admiro por no dejar inadvertida la existencia de tamaña persona como es Pachi, por siempre mi profesor y amigo. De verdad que es indescreptible el placer mezclado con batido de alegría. Dale saludos a todos por allá, siempre los llevaré en mi corazón.

    • Gracias Alexander. Por supuesto que te recuerdo y te deseo lo mejor. En el caso de Pachi, es uno de los grandes profesores y educadores del país.
      Me gustaría saber cómo te va.
      Espero tenerte por acá en otra ocasión
      Un abrazo
      Kike Ferreiro

  2. Pachi, mi gran profesor, amó al ajedrez y siempre se preocupó por sus alumnos. Daba excelentes clases. Es cierto lo que Camilo Hastier cita, el ajedrez portopadrense tuvo un antes y un después en Pachi. Le deseo lo mejor, Dios lo bendiga.

    • Amigo Guille: Gracias por tu comentario sobre Pachi. He entrevistado a innumerables jugadores de Puerto Padre y TODOS me hablan bien de Pachi. Tantas personas no pueden estar equivocadas. Él está jubilado pero visita la Academia de vez en cuando y da consejos a las nuevas generaciones.
      Un abrazo
      Kike

    • En el Menu Instrucción hay materiales que pueden servir para el entrenamiento, así como en las Categorías Medio Juego, Finles y Partidas Comentadas. Próximamente publicaré sobre Métodos de Entrenamiento, algo no muy común en la literatura de ajedrez. Es un tema que debiera divulgarse más.
      Saludos
      Ferreiro

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.