Torneo de Candidatos. Orígenes

Hasta 1946 los campeones mundiales en ejercicio escogían a sus retadores (también el momento y las condiciones para celebrar el encuentro), pero en ese año sucedió un hecho sin precedentes: Alexander Alekhine falleció repentinamente durante su reinado y el trono quedó vacío. La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, por sus siglas en francés), constituída en 1924, asumió entonces por primera vez la organización de los campeonatos mundiales. Fue así que a partir de 1947 comenzaron a disputarse los torneos zonales, interzonales y candidatos. El primer Torneo de Candidatos tuvo lugar en Budapest, 1950. Los soviéticos David Bronstein e Isaac Boleslavsky empataron en el primer lugar con 12 puntos de 18 por delante de Vasily Smyslov (10) y mediante reñido match de desempate, Bronstein se convirtió en el retador del campeón Mijaíl Botvinnik. En lo delante también se ha utilizado la modalidad de matches para definir al retador.

Alexander Alekhine
Alexander Alekhine

El torneo de Londres 1922, primera aparición de Capablanca como campeón mundial, marcó un hito importante. En Mis Geniales Predecesores (Volumen I, páginas 306, 307) Kasparov explica: “…este torneo (Londres 1922-E. Ferreiro) también resultó memorable por otra razón. Por primera vez en la historia el campeón invitó a un grupo de destacados Grandes Maestros a adoptar las reglas que serían aplicables en futuros encuentros por el campeonato del mundo”. Las Reglas de Londres contenían entre otros aspectos que el triunfador debía ganar seis partidas sin contar las tablas, el campeón debía defender su título en el plazo de un año luego de recibir un reto, aunque no tenía la obligación de jugar si el fondo de premios no sobrepasaba los 10 000 dólares en oro. Este fue un paso positivo en la futura organización de las disputas por la corona, a pesar de no estar en Londres jugadores importantes como Lasker y Nimzowich.

Miguel Angel Sánchez (Capablanca, Leyenda y Realidad, 2016) expone: “Al menos era la tercera vez que Capablanca usaba su influencia para proponer una manera metódica de organizar el campeonato del mundo, pues antes lo hizo en 1913 durante el torneo de La Habana, y en 1914, cuando la congregación de San Petersburgo. Capablanca las presentó en una reunión en la que acudieron los participantes en el torneo, quienes al firmarlas se comprometieron a seguirlas en el caso de que ganaran la corona suprema del ajedrez. Los que firmaron el documento fueron: Alekhine, Bogoljubov, Maroczy, Rubinstein, Tatakower y Vidmar…” (página 209). “Aunque Lasker, Nimzowitch, Marshall y Spielmann no estuvieron en el torneo de Londres, las reglas invitaban a todos a que se adhirieran a ellas…” (página 210).

José Raúl Capablanca
José Raúl Capablanca

Pero el primer torneo de candidatos, aunque sin esa denominación, fue el torneo de Nueva York, 1927. En el libro Mis Geniales Predecesores (Volumen I, página 315) Kasparov afirma: “Inicialmente estaba previsto que el ganador del primer premio en el match-torneo (o el segundo si Capablanca era el primero) sería declarado aspirante oficial al Campeonato del Mundo. Sin embargo, por entonces Capablanca y Alekhine ya se habían puesto de acuerdo para disputar un encuentro por el título y la cláusula mencionada se retiró a petición del aspirante”. El evento reunió a los mejores jugadores del mundo a excepción de Bogoljubov y Lasker. Este último, aunque mantenía su gran clase, ya rondaba los 60 años y en cuanto a Bogoljubov, veamos lo que dice Kasparov: “…como resulta evidente por la partida anterior (Torneo de Moscú 1925, 19na ronda – E. Ferreiro) entre Capablanca y Bogoljubov, la diferencia de clase en su juego era sorprendente. Bogoljubov era un fuerte jugador práctico de talento, pero en cuanto su nivel de comprensión posicional seguía siendo un aficionado…también era notablemente inferior a Alekhine….” (Página 315). Rubinstein, otrora fuerte aspirante al máximo título, en la década de los veinte estaba en pleno declive, de acuerdo con Kasparov (página 349). Capablanca (invicto) ocupó el primer lugar con 14 puntos de 20, segundo Alekhine, 11,5, y tercero Nimzowitch, 10,5.

E. Bogoljubov
E. Bogoljubov

Según Kasparov en la obra citada (página 338), tras el match de Buenos Aires 1927, una agotadora prueba para ambos contendientes, Capablanca sugirió a la FIDE fijar un número limitado de partidas (16) y si ninguno de los dos arribase a seis victorias, entonces se declararía vencedor quien tuviera la mayor cantidad de puntos; si hubiere empate, el campeón conservaba el título. La proposición no fue tomada en cuenta ni por la FIDE ni por el campeón Alekhine.

La Wikipedia en español se refiere a los orígenes de la FIDE: El primer evento organizado por la entidad fue la Olimpíada de Ajedrez, ganada por el equipo húngaro, y el Campeonato Mundial Femenino de Ajedrez ganado por Vera Menchik, celebrados en Londres en el año 1927.

Los congresos de la FIDE de 1925 y 1926 ya manifestaban el interés de organizar también el mundial masculino, pero el fondo de galardones de $ 10,000 requeridos por Capablanca era impracticable por la entidad, que decidió crear un título en paralelo de “Campeón de la FIDE” en 1928. Bogoljubov venció contra Euwe (con marcador 5,5-4,5-E.Ferreiro), pero fue olvidado después de su derrota en el próximo mundial de 1929 contra Alekhine, el entonces campeón mundial después de derrotar a Capablanca en el año 1927. Alekhine concordaba en disputar el título organizado por la FIDE, excepto contra Capablanca, donde exija las mismas condiciones de partida realizada en 1927.

Max Euwe
Max Euwe

Ese match Bogoljubov-Euwe tuvo lugar entre abril y mayo de 1928 con carácter de “candidatos” pues el triunfador, como aspirante oficial al trono, debía enfrentar al campeón mundial Alekhine. En el propio año 1928 la FIDE organizó un Campeonato Mundial Amateur en La Haya, Holanda, ganado por Euwe con 12 puntos de 15, segundo D. Przepiorka (Polonia), 11, y H. Mattison de Estonia en tercero con 10. En este torneo, por supuesto, no estaban los mejores jugadores del mundo y Euwe se tituló campeón del mundo “amateur”. En realidad el holandés lo era; como escribe Kasparov, “La profesión elegida por Euwe sólo le permitía jugar al ajedrez durante las vacaciones escolares” (Mis Geniales Predecesores, Volumen II, página 26).

En el libro mencionado Kasparov señala que el 10 de enero de 1937 en Izvestia Capablanca “…admitió que había cometido un grave error al promover las Reglas de Londres (1922). No tomé en consideración el hecho de que el campeón mundial, si lo desea, puede retrasar el momento de enfrentarse a un oponente que considere peligroso. Qué había que hacer. Capa sugirió concederle a la FIDE el derecho a organizar encuentros por la corona. Euwe también estaba inclinado a pensar así. Pero seis meses más tarde, cuando la FIDE designó aspirante número uno a ¡Flohr!, vieron que la idea era prematura” (página 347). Antes del match revancha de Euwe-Alekhine, durante el Congreso de la FIDE y en el marco de la Olimpíada de Estocolmo 1937, se eligió mediante votación a Salo Flohr como retador para un match que se celebraría en 1940. Sobre este aspecto la Wikipedia en español expresa: “Para 1937, la FIDE lo había propuesto para ser el candidato oficial a enfrentar a Alekhine por el campeonato del mundo. Sin embargo, la segunda Guerra Mundial se interpuso y fue imposible para Flohr reunir en Checoslovaquia el dinero requerido, por lo que los planes se anularon. En el momento de la invasión nazi a su país en 1938, Flohr, como judío polaco, enfrentó un serio peligro personal y junto con su familia tuvo que huir primero a Suecia y luego -con la ayuda de su amigo Botvínnik- a Moscú. Estas trágicas vicisitudes afectaron su nivel ajedrecístico: cuando participó en el gran Torneo AVRO de noviembre de 1938, su juego se había deteriorado hasta tal punto que resultó último de ocho”.

Salo Flohr
Salo Flohr

De igual forma, el Torneo AVRO de Holanda en 1938 puede calificarse como de candidatos. En él tomaron parte los ocho mejores ajedrecistas del momento. Triunfaron Paul Keres y Reuben Fine con 8,5 puntos de 14 con Botvinnik en tercero (7,5). Luego se ubicaron Max Euwe, Reshevsky, Alekhine, Capablanca y Salo Flohr. Graham Burgess afirma (Chess Highlights of the 20th Century): “La idea del torneo AVRO es reunir a los ocho mejores jugadores del mundo con el ganador (o el segundo si Alekhine gana) obteniendo el derecho a retar a Alekhine por el Campeonato Mundial. El formato del torneo, con cada ronda en una ciudad holandesa diferente, no favorece a los jugadores más viejos” (página 80). Por su parte, Miguel A. Sánchez (Capablanca, Leyenda y Realidad, Ciudad de La Habana 1978) coincide con lo expuesto anteriormente: “El torneo fue organizado con grandes pretensiones y se anunció oficialmente que el vencedor sería proclamado retador oficial a la corona. No obstante que Alekhine señaló a las claras que no aceptaría una imposición de este tipo, según lo refiere Samuel Reshevsky en su obra Reshevsky Frente al Tablero” (Tomo II, Página 357).

Este hecho demostró que ya la FIDE, como máxima entidad ajedrecística en el mundo, debía dirigir los destinos del ajedrez, incluyendo un proceso justo y democrático de selección al Campeonato Mundial. En el libro “The World Great Chess Games” (Dover Publications Inc., New York, 1976) Reuben Fine expone: “…sobre la base de ésta victoria (Keres y Fine ocuparon el primer lugar en AVRO) y en vistas de las circunstancias del ajedrez internacional en la etapa de guerra, Keres y yo debimos haber sido declarados co-campeones para el período 1946-1948, entre la muerte de Alekhine y el torneo de 1948”. Más adelante señala: “Cualquiera que sea el propósito técnico de AVRO, éste fue, en efecto, un torneo por el Campeonato Mundial ya que por acuerdo universal los ocho participantes fueron cabeza y hombro sobre todos los demás de ese momento. Keres empató por el primer premio con Fine. Alekhine naturalmente evitó un match con Keres”. A Keres, quien terminó invicto, lo favoreció el sistema de desempate Sonnenberg Berger y al parecer Fine se refiere a que debió ser aquel el retador en 1938.

Paul Keres
Paul Keres

A causa de la Segunda Guerra Mundial, la actividad ajedrecística internacional disminuyó considerablemente en el período comprendido desde la Olimpíada de Buenos Aires 1939 hasta fines de 1945.

Entre 1939 y 1940 Euwe y Keres disputaron un match a 14 partidas ganado por éste último con el score 7,5-6.5 (¡11 decisiones y sólo 3 tablas!). Los dos poseían un buen aval en cuanto a resultados internacionales se refiere; el primero, excampeón mundial, con más edad, aunque con intenciones de recuperar el trono; Keres, un joven en pleno ascenso, también con aspiraciones al máximo título. En opinión de Kasparov el encuentro “tiene un cierto significado histórico” y al respecto cita a Keres: “ Aunque formalmente se trataba de un match amistoso, puede afirmarse que el vencedor obtendría el derecho moral a lanzar un desafío al campeón del mundo. Pero ese derecho había que ganarlo. Mis intenciones de presentar batalla a Alekhine, con ayuda de los organizadores del AVRO, no pudieron llevarse a cabo. En respuesta al desafío lanzado al campeón después del torneo, éste, lamentablemente, impuso condiciones que yo no pude satisfacer, y las negociaciones tuvieron que interrumpirse. Había que buscar otras vías” (Mis Geniales Predecesores Volumen 2, páginas 76 y 77).

Reuben Fine
Reuben Fine

Resulta interesante el relato de Fine sobre el tema en el propio libro (“The World Great Chess Games”): “Cuando la guerra concluyó en 1945 Alekhine era todavía, técnicamente, el campeón. Sin embargo, había pocas dudas acerca de que alguno de sus rivales más jóvenes, Botvinnik, Keres o Fine, podían derrotarlo. Durante la guerra las inestables circunstancias le permitieron poner a un lado el match. Pero ¿Qué pasaría ahora con el regreso a la normalidad? A pesar de su extraordinario genio ajedrecístico, Alekhine no era un ser humano admirable. Durante la guerra incluso se sometió a escribir una serie de artículos antisemitas para los nazis (había optado por permanecer en la europa nazi) planteando que sólo el espíritu ario podía salvar el ajedrez. Cuando la actividad ajedrecística internacional continuó con el torneo de Hastings a finales de 1945, fue boicoteado por los demás maestros. En ésta situación propuse que los restantes seis participantes del torneo AVRO de 1938 jugaran un torneo para decidir el título. Mientras los demás aceptaron, Botvinnik objetó sobre la base que la política no podía interferir con el ajedrez (un noble principio en caso de adoptarse). En vez de ello Botvinnik, en una astuta maniobra política, retó a un match a Alekhine, quien aceptó de inmediato. Se pactó para Londres en el verano de 1946. Poco antes de que el match tuviera lugar, Alekhine falleció repentinamente… nuevamente surgía una solución natural en sí misma con un torneo compuesto por el contingente sobreviviente de AVRO. Inesperadamente Smyslov reemplazó a Flohr, quien en ese tiempo se había convertido en un ciudadano soviético y por tanto no era libre de hablar por sí mismo”. En mi criterio, el reemplazo estuvo correcto pues ya para esta fecha los resultados de Smyslov sbrepasaban a los de Flohr.

En “Chess Highlights of the 20th Century”, página 97 respecto al año 1946, Graham Burgess expresa: “Alekhine (nacido en 1892) muere en Estoril, Portugal. Esto hecha por tierra un match planeado contra Botvinnik y hace surgir la pregunta de cómo debe ser decidido el Campeonato Mundial”. Alekhine falleció en marzo y en el verano (entre agosto y septiembre) se disputó el torneo de Groningen o Memorial Staunton donde jugó buena parte de la élite mundial a excepción de Keres, Reshevsky y Fine. El evento escenificó una dura porfía por el primer lugar entre Botvinnik (35 años) y Euwe (45), ambos muy interesados en ganar para ratificar la condición de candidatos a la corona. Euwe por el hecho de ser el subcampeón mundial y Botvinnik por ser el rival elegido por Alekhine antes de su muerte. La última ronda resultó dramática; ambos perdieron sus partidas; Botvinnik frente a Najdorf y Euwe al cometer un grave error contra Kotov en clara posición de tablas. Así Botvinnik ganó en solitario con 14,5 de 19, Euwe segundo con 14, Smyslov fue tercero con 12,5 y Najdorf cuarto con 11,5.

Mijaíl Botvinnik
Mijaíl Botvinnik

En la propia obra de Burgess (página 100) leemos: “…el torneo (Match Torneo de 1948 por el Campeonato Mundial en el que Botvinnik resultó campeón-E.Ferreiro) se previó con seis jugadores, pero Fine rehusó, aparentemente no satisfecho con la organización del evento y, en particular, el hecho que la mitad del torneo se jugaría en la URSS”. Al no aceptar Fine, y según la opinión de muchos especialistas, debió incluirse al argentino Miguel Najdorf, con excelentes resultados durante la década del 40. De lo que sí no cabe dudas es que Botvinnik fue un digno sucesor de Alekhine y puso muy en alto el ajedrez mundial.

Fuentes:

  • KASPAROV, Garry: Mis Geniales Predecesores. Volumen I De Steinitz a Alekhine. Ediciones Meran.
  • KASPAROV, Garry: Mis Geniales Predecesores. Volumen II De Euwe a Tal. Ediciones Meran.
  • SANCHEZ, Miguel A.: “Capablanca, Leyenda y Realidad” (Ediciones Unión, Ciudad de La Habana 2016). Versión ampliada y revisada del volumen con el mismo título de 1978. Basada en José Raúl Capablanca: A Chess Biography. Editorial Mc Farland Jefferson., EE.UU, 2015.
  • SANCHEZ, Miguel A.: “Capablanca, Leyenda y Realidad” (Ediciones Unión, Ciudad de La Habana 1978).
  • FINE, Reuben: “The World Great Chess Games” (Dover Publications Inc., New York, 1976)
  • BURGESS, Graham: “Chess Highlights of the 20th Century”. Gambit Publications Ltd. Londres
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_ajedrez
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Salomon_Flohr
  • https://www.chesshistory.com 
  • https://caissadigital1921.cubava.cu
  • Megadatabase 2017
  • Archivo de Enrique Ferreiro García
Sobre Enrique Ferreiro García 462 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.