Padres que marcaron la diferencia (continuación)

Ver artículo relacionado

Revista AVIDREZ No 1 del 2018

Autor: MF Adalberto Gómez Segura

En el artículo anterior comentamos las experiencias de los Polgar en la educación de sus hijas, reproduzco a continuación algunas declaraciones emitidas por Laszlo en relación con este hecho:

“Es ridículo pensar que yo he tratado a mis hijas como si fueran ratones. Nadie cree que cuando un niño aprende a leer eso sea un experimento. Nosotros hemos aplicado un método que desarrolla la mente mucho más de lo normal y el riesgo es mínimo porque en realidad no hacemos nada nuevo. Muchos genios se han educado así, pero temen reconocerlo públicamente. No hay que olvidar que estoy especializado en psicopedagogía y filosofía y que mi esposa es maestra”.

Al responder a la pregunta ¿Si el experimento no viola las libertades individuales de sus hijas? Respondió:

“Si, pero al revés ¿Es ético que un padre no intente aprovechar al máximo las posibilidades de sus hijos? El 95% no lo hacen. El ajedrez es una faceta importante, pero secundaria, de mi método. Mis hijas hablan entre 5 y 7 idiomas, practican el tenis de mesa, el kárate y la natación, han visitado unos 40 países, son muy famosas y ganan mucho dinero. La felicidad completa no existe, pero se acercan bastante a ella.”

Las tres hermanas comparten esa opinión.

Ustedes, como padres, pudieran estar pensando “este ejemplo es bonito y bastante interesante, pero yo no estoy especializado en psicopedagogía y mi esposa no es maestra, además tengo que proveer recursos para mi familia” … Creo (y cada cual puede hacer una lectura propia de esa experiencia) como elementos a destacar, los siguientes: Ellos estaban dispuestos a potenciar lo máximo posible el desarrollo de sus hijas y ofrecieron de su tiempo para hacer la diferencia.

Con relativa facilidad los padres estamos dispuestos a trabajar en función de proveer economía y lo priorizamos por encima de cualquier otra consideración, sin considerar que en todo debe existir un equilibrio.

Se cuenta que en una ocasión “había un padre muy ocupado en trabajar y en hacer negocio y llegaba tarde y cansado a la casa. En una ocasión se encontró con su pequeño niño de siete años que le estaba esperando y éste al verlo, le preguntó: ¿Papá, cuánto dinero ganas por hora? Ante tan repentina pregunta el padre se enfadó y pensó: Ahora si está bueno que éste me quiera controlar; y ordenó al niño que se fuera castigado para su cuarto.

Momento después conectó la televisión y se dispuso a ver las noticias. La información versaba sobre la violencia en el mundo y el padre recapacitando, sintió lástima de su hijo por lo brusco que había sido con él, entonces arrepentido apagó la televisión y se dirigió al cuarto del pequeño.

Al verle entrar, el niño se puso contento y el padre, acariciando su cabecita, le respondió: Hijo, yo gano 15 pesos por hora, ¿Para qué quieres saberlo?

Al oír esto, el niño le dijo: Papá, por favor, préstame 3 pesos.

El padre generoso sacó la suma solicitada y se la dio y virando la espalda se dirigió hacia la salida, entonces oyó la voz del niño que le dijo: ¡Papá no te marches!

Y al virar la cabeza hacia atrás atinó a ver a su pequeño que había sacado de debajo de su colchón unos arrugados billetes y se lo estaba extendiendo hacia él a la vez que le decía: Papá aquí hay 15 pesos, dedícame una hora de tu tiempo, ¡por favor!

El escritor Rick Warren refiere:

“Cuanto más tiempo le dedicamos a algo, más evidente resulta la relevancia y el valor que tiene para nosotros. Si quieres conocer las prioridades de una persona, fíjate en cómo usa su tiempo.

El tiempo es el regalo más preciado que tenemos porque es limitado. Podemos producir más dinero, pero no más tiempo. Cuando le dedicamos tiempo a una persona le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar…el mejor regalo que le puedes dar a alguien es tu tiempo”

Uno de los objetivos fundamentales de estos materiales es proveer información actualizada y útil para que usted pueda accionar positivamente en la educación de sus hijos, y use el ajedrez como una herramienta educativa.

Ver además:

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.