Francisco J. Pérez: artista del tablero

Francisco J. Pérez Pérez

Francisco J. Pérez Pérez

Recordista de ajedrez a la ciega, derrotó de forma brillante al gran Alekhine.

Presento el testimonio de  alguien que lo conoció personalmente.

Español por nacimiento y cubano por adopción, Francisco José Pérez Pérez (1920-1999) fue pianista, amante del fútbol como buen ibérico, periodista, apasionado de la lectura, y sobre todo, batallador incansable frente al tablero escaqueado, siempre en busca del triunfo. Excepto el rey, sacrificó todo tipo de material y dio colorido, con sus bellas ejecuciones, al panorama ajedrecístico.

Tuvo el honor de jugar contra grandes figuras como Alekhine y Botvinnik, frente a quienes logró memorables tablas y al 4to Campeón Mundial lo derrotó de forma brillante en una partida rápida. Fue tres veces campeón de España e integrante del equipo olímpico de ese país en las Olimpíadas Mundiales de 1958 en Múnich y 1960 en Leipzig. Está reconocido como el mejor jugador a la ciega español, poseedor de una memoria excepcional. En su tierra natal implantó varias marcas en exhibiciones a la ciega y en su extensa carrera ganó innumerables torneos. Consiguió el título de Maestro Internacional en 1959. No alcanzó el de Gran Maestro, pero superó a muchos excelsos jugadores.

F. J. Pérez en sus años mozos

F. J. Pérez en sus años mozos

En los campeonatos nacionales cubanos de los años 60 obtuvo buenas ubicaciones; conformó el equipo olímpico cubano a la cita de Tel Aviv en 1964 (jugó como segundo tablero e hizo 9 puntos de 17) y en ese propio año se clasificó para el Torneo Interzonal de Ámsterdam. Contribuyó a la difusión y desarrollo del ajedrez cubano.

Portada del libro de Francisco J. Pérez

Portada del libro de Francisco J. Pérez

Ejerció el periodismo ajedrecístico en distintas publicaciones, incluida la prestigiosa revista cubana “Jaque Mate”. Escribió los libros Ajedrez Hipermoderno I y II en colaboración con Ricardo Aguilera y bajo la dirección de Alekhine.

Persona culta, circunspecta, de trato afable, pero amante del total silencio y tranquilidad a la hora de sentarse a jugar. Confesó al Maestro Internacional Humberto Pecorelli que en cierta ocasión, en su partida con Botvinnik, la conducta de éste le resultaba molesta y se lo hizo saber al gran campeón quien, en gesto caballeroso, cesó su actuar.

El escritor y ajedrecista puertopadrense Javier Castro Cruz estableció una relación estrecha con el Maestro Pérez a mediados de los años 90 del siglo pasado. Su vínculo comenzó a raíz del Torneo Internacional Abierto del Instituto Superior Latinoamericano de Ajedrez (ISLA) en La Habana en 1992 donde ambos participaron. Castro visitó varias veces la humilde morada del Maestro en la barriada del cerro capitalino y quedó impresionado por todo el caudal de conocimientos que poseía en diversas materias. En la casa sobresalía el piano y libros por doquier, pues ya no se podían ubicar en estantes y paredes. Pérez se mostró atento y amistoso con el joven a quien impartió clases improvisadas de alto valor. Así era el Maestro, solidario, colaborativo con los jóvenes e inmenso cuando de batalla ajedrecística se trataba.

Javier nos relata: “Pérez era un ser humano extraordinario, su forma de mirar la vida era la de un joven, no la de un anciano de más de 70 años. Le interesaba aprender computación porque veía en ésta el futuro, tenía afán de conocimientos, deseos de vivir, conversaba mucho sobre el juego ciencia y esas eran las mejores clases. Con él mis conocimientos del ajedrez crecieron y mejoró mi visión de cómo ver el mundo de las 64 casillas. Siempre ejemplificaba con las partidas de los grandes jugadores. Me habló de Alekhine y su ejemplaridad en muchos aspectos, como por ejemplo, su dedicación y el hecho de poder crear obras imperecederas”.

Dentro de sus grandes obras traigo en ésta ocasión dos partidas poco conocidas (descargar en pgn). La primera frente a un Gran Maestro de la élite mundial que le valió el Premio de Belleza con toda justeza, y la segunda, contra uno de los mejores jugadores cubanos de ese momento a quien castiga por su voracidad en la apertura, convirtiendo su juego en modelo a seguir ante la poco convencional 5ta jugada negra.

 Ulf Andersson (2585) – Francisco José Pérez Pérez (2325)

Apertura Inglesa [A13]

Güines, La Habana, 1976

Premio de Belleza

1.Cf3 e6 2.c4 b6 3.e3 Ab7 4.Ae2 f5 5.b3 Cf6 6.Ab2 Ad6 7.d3 0–0 8.Cbd2 Cc6 9.0–0 Ce7 10.Ce5 Axe5 11.Axe5 Cg6 12.Ab2 e5 13.d4 d6 14.Te1 De7 15.Dc2 c5 16.dxe5 dxe5 17.Tad1 Ch4! [Pérez introduce una mejora a lo conocido en ésta posición. 17…Tad8 18.f3 e4 19.f4 Ch420.Cf1 Td3 21.Td2 Txd2 22.Cxd2 Cg4 23.Dc3 Df7 24.h3 Cf6 25.Rf2 Td8 26.Td1 h5 27.g3 Cg6 28.Cf1 Txd1 29.Axd1 h4 30.Dd2 hxg3+ 31.Cxg3 con ventaja blanca se jugó en U. Andersson- B. Larsen, Match (2da Partida), Estocolmo, 1975] 18.f3? [Error que permite a las negras lanzar un ataque devastador al rey blanco.18.g3! Ce4! (18…Cg6) 19.Cxe4 Axe4 20.Dd2 Cf3+ 21.Axf3 Axf3 22.Dd6 (22.Dd7) 22…Rf7 23.Td2 Dxd6 24.Txd6 Tad8 25.Txd8 Txd8 26.Axe5 Td2 27.Ta1; 18.g3 Cg4 19.Axg4+– fxg4 20.gxh4 Dxh4 (20…Txf2 21.Rxf2 Dxh4+ 22.Rg1 g3 23.Cf1+–) 21.Cf1 (21.Tf1 Txf2 22.Txf2 g3 23.Cf3 gxf2+ 24.Dxf2 Dg4+) 21…Af3 22.e4 (H. Pecorelli)] El siguiente golpe táctico no lo dejará pasar por alto el agresivo maestro. Diagrama: 

18…Cxg2! [La secuencia que sigue es más o menos forzada] 19.Rxg2 Cg4 20.Cf1 Dh4! 21.Td7 [21.Td5 Df2+ 22.Rh1 Dxe1–+; 21.Rh1 Tf6 22.Axe5 Cxe5–+] 21…Dxe1 22.Txb7 Dxf1+! 23.Rxf1 Cxe3+ 24.Rf2 Cxc2 25.Axe5 Tf7 26.Txf7 Rxf7 27.Ad3 Cd4 28.Axd4 Td8! 0–1

 Francisco José Pérez Pérez–Joaquín Carlos Díaz

Defensa Siciliana [B52]

I Torneo Revista Jaque Mate, La Habana, 1974

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.Ab5+ Ad7 4.Axd7+ Dxd7 5.c4 Dg4 [A todas luces un lance en contra de los principios del ajedrez; la dama se moverá varias veces en la apertura en detrimento del desarrollo y su rey permanecerá inseguro por largo rato. En la Megadatabase 2016 aparecen 137 partidas con esta jugada (con sólo el 65.7 % de victorias para las blancas), la gran mayoría posteriores al encuentro Pérez-Díaz. Llama la atención que muchos de sus cultores son Maestros y trebejistas de alto ELO] 6.0–0 Dxe4 7.d4! cxd4 [7…Dc6 8.dxc5 (Mejor era 8.Cc3 Cf6 9.Te1 con fuerte presión) 8…Dxc5 9.Ca3 Cf6 10.Te1 e6 11.Ae3 con compensación por el peón M. Fuller(2280)-A. Bachtiar (2400), Hong Kong, 1972; 7…Cf6 8.Cc3 Df5 9.Db3 b6 10.dxc5 Dxc5 11.Ae3 Dc8 12.Tfe1 con buen juego a cambio del material Ostoijc-Quinteros, Torremolinos, 1974; 7…Cc6? 8.Cc3 Dg4 9.Cb5! Dd7 10.dxc5 dxc5 11.Af4 0–0–0 12.Da4 Df5 13.Ag3 a6 14.Tad1 Txd1 15.Txd1 Cf6 16.Da5!Ce8 17.Dd8+ Cxd8 18.Ca7# 1–0 N. Karaklajic-S. Nikolic, Pristina, 1973] 8.Cxd4 Cc6 [8…Cf6 9.Cc3 Dg4 10.Da4+ Dd7 11.Cdb5 Cc6 12.Cd5 Tc8 13.Ag5 Ce4 14.Ae3 e6 15.Tac1 Cc5 16.Axc5 dxc5 17.Tfe1 Ae7 18.Tcd1 exd5 19.Txd5 Dg4 20.h3 Dg6 21.Cd6+ Rd7 22.Cf5+ Rc7 23.Cxe7 Cxe7 24.Txe7+ Rb8 25.Db5 Dc6 26.Tdd7 b6 27.Da6 1–0 P. Meinsohn-J. Rodgaard, Hamburgo, 1974] 9.Cb5 0–0–0 [9…Tc8? 10.Te1+– Z. Basagic-M. Bertok, Sarajevo, 1973] 10.Ae3 [Lo más efectivo: el blanco se desarrolla a la vez que ataca. 10.Da4 a6 11.C5c3 Dh4 12.Ae3 Cf6 13.Cd2 d5 14.Ab6 Td7 15.b4 d4 16.Cf3 Dh5 17.b5 Cb8 18.Axd4 e6 19.Tfe1 Ad6 20.c5 axb5 21.Cxb5 Ac7 22.Ae5 Ca6 23.c6 1–0 M. Blau-P. MuellerBreil, Arlesheim, 1961] 10…Rb8 [De los males, el mejor. 10…a6 11.C1c3 Dxc4 12.Ca7+ Rb8 (12…Cxa7? 13.Axa7 Rd7 14.Cd5 De4 15.Te1 Df5 16.g4 Dg5 17.f4 Dh4 18.Cb6+ Re8 19.Da4+ Td7 20.Dxd7# 1–0 A. Szieberth (2355)-M. Juhasz (2142), Eger, 2004) 13.Tc1! Cxa7 14.Cd5 con posición ganadora] 11.Da4! a6 [11…b6 12.Cxa7! Cxa7 13.Axb6 con ventaja decisiva] 12.C5c3 Dh4 13.Cd2 e6 14.Cf3 Dg4 15.a3 [Al parecer, la única jugada imprecisa del Maestro Pérez en toda la partida. Lo indicado era 15.h3! para expulsar a la dama de la cuarta horizontal y continuar con b2–b4. El ataque sería entonces imparable] 15…Df5? [Las negras no toman su oportunidad con 15…d5] 16.b4 Ce5 [16…Cf6 17.b5 axb5 18.cxb5 con ataque decisivo] 17.Cxe5 Dxe5 18.Tfc1 [18.b5! también decidía] 18…d5 [La reacción central llega demasiado tarde] 19.Da5! Td7 20.cxd5 Ad6 [20…exd5 21.Cb5+–]21.Db6 Tc7 Diagrama: 

22.Ce4! Dxh2+ 23.Rf1 Af4 24.d6 Txc1+ 25.Txc1 Axe3 26.Tc8+! Le coup de grace 1–0

Fuentes:

  • http://es.wikipedia.org
  • Revista Jaque Mate.
  • BARRERAS MERINO, José Luis: El Ajedrez en Cuba. Editorial Deportes, La Habana
  • Testimonios de Humberto F. Pecorelli García de fecha 1 de enero del 2017 y de Javier Castro Cruz del 2 de enero del 2017.

 

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Orlando Hernandez-Meilan on 19 mayo, 2018 at 5:31 am
    • Responder

    Yo jugué con el MI Francisco J. Pérez en la Primera Liga de la Semifinal Nacional de 1982, en la sede de Ciego de Avila, jugamos en la última ronda, el llegó a la sala del torneo 15 minutos luego de comenzada la ronda (algo que era costumbre en él) yo llevaba negras y planteé una Siciliana, la partida al selle estaba pareja y podria haber sido tablas; pero varias jugadas después del selle, por una omisión mía el maestro me sorprendió con una electrizante jugada y finalmente perdí. Pérez terminó invicto; pero, en aras de la verdad, tuvo que hacer malabares para salvar varias partidas dudosas. El torneo lo ganó el Mi Reynaldo Vera y ambos clasificaron para la Final Nacional. Yo me sentí complacido de conversar con Pérez cuando nos sentábamos a comer en el hotel (el maestro tenía especial predilección por las papas lionesas), me contó de que Aliojin (Alekhine), me habló de sus partidas con él, diciéndome que Aliojin no era muy efectivo en blitz, como lo era en las partidas clásicas de torneos. Pérez fué muy agradable y amistoso conmigo durante esas dos semanas que duró el torneo. Luego, años después, en 1987, coincidimos en la Moderna Poesía, donde vendían libros en ruso, sobre todo de ajedrez y gentilmente me pagó un libro (y me lo firmó a petición mía)) que yo estaba comprando del GM Aleksei Suetin. A mediados de los 1990s inesperadamente me fué a ver al Instituto de Neurología y Neurocirugía donde yo trabajaba y la conversación versó sobre su curiosidad acerca de los neurotransplantes. En esa etapa se veía físicamente deteriorado, fué la última vez que ví a Pérez. En todos estos años he lamentado de no haber tenido la oportunidad de cultivar más la relación con el maestro y deleitarme con sus anécdotas personales con los grandes del ajedrez mundial y de los torneos prestigiosos en que participó, sobre todo el Interzonal de Amsterdam de 1964. Dr.Orlando Hernández-Meilán

    1. Gracias por el comentario. Estoy tratando de recuperar las partidas, tablas de posiciones, etc, de los torneos cubanos de los años 90 hacia atrás. Sería muy bueno si ud conservara algo de ese torneo. En los años 60 jugó Alejando Meylán, no sé si es pariente suyo. Queda invitado a aportar sus historias y anécdotas. Puede ver: http://ferreiro01.cubava.cu/2016/12/21/sobre-el-rescate-de-documentos-como-fuente-de-la-historia-del-ajedrez/
      Un cordial saludo
      Ferreiro

      • Alexis Marrero on 21 mayo, 2018 at 8:34 pm
      • Responder

      Le agradezco por la historia que gentilmente nos cuenta. son estas las que uno guarda con especial aprecio.
      Un saludos cordial, Alexis

    • Daylin Magarino C on 6 marzo, 2018 at 4:07 pm
    • Responder

    Saludos Enrique, muy bueno su artículo, me alrgra mucho que escriba de historia para conocer sobre los ajedrecistas del pasado..

    1. Gracias, Maestra. Te deseo muchos éxitos en tu carrera.
      Un cordial saludo
      Ferreiro

Deja un comentario

Your email address will not be published.