Ajedrez y salud: una historia conmovedora

Jorge Ávila, teleajedrecista de Jesús Menéndez.

Jorge Ávila, teleajedrecista de Jesús Menéndez.

De cómo el ajedrez puede ser una terapia beneficiosa para la salud humana

El ajedrez tiene la magia de hacer que las personas gocen de una mejor vida personal y social. El gran ajedrecista alemán, Dr. Siegbert Tarrasch afirmó: “El ajedrez, como el amor, como la música, tiene la virtud de hacer feliz al hombre”.

Jorge Ávila Hechavarría, gran aficionado al ajedrez y jugador entusiasta de Jesús Menéndez, en Las Tunas, se jubiló prematuramente debido a una enfermedad nerviosa: esquizofrenia paranoica. Pero ello no lo apartó del deporte ciencia, al contrario, a pesar de su discapacidad, continuó vinculado al mundo de las 64 casillas e incrementó su participación en torneos de ajedrez por correspondencia. Sin dudas, el juego le hace mantener un buen estado de ánimo, motivado, con deseos de continuar integrado a la sociedad y de aportarle lo mejor de sí. Cuando habla de ajedrez, sus ojos se avivan y su rostro se ilumina: todo en él es felicidad, como un bálsamo maravilloso.

Recuerdo las participaciones de Ávila en torneos de ajedrez en Chaparra desde los años 90 del siglo pasado; sus visitas al Club de Beto Pérez en la Calle 6 de Pueblo Viejo donde acudían también, entre otros jugadores, Luis Enrique Pérez, Osmany Montero, Miguel Pupo, Roby Velázquez, Luis Felipe Bastaille, Pedro Sánchez, Pedro González, Rider, Hirson Pérez y Alberto Santos. Sus matches maratónicos contra Alberto en la casa de éste en El Canal eran bien conocidos en el poblado, así como su amor por el ajedrez, siempre dispuesto a disputar una partida con cualquier rival, y sobre todo su predilección por el juego de ataque.

El 16 de noviembre del 2017 tuve un encuentro casual con este ajedrecista chaparrero en la Avenida Libertad de la Villa Azul. Fue gratificante para ambos luego de varios años sin vernos; mantiene su sonrisa y el carácter afable que siempre le ha distinguido. Presento a continuación una síntesis de la entrevista concedida gustosamente por Jorge Ávila a este autor en un banco de la Avenida Libertad de Puerto Padre. Resultan notables la precisión y los detalles en los hechos y fechas aportados por el entrevistado.

Jorge Ávila Hechavarría

Nació el primero de diciembre de 1965 en El Retiro, Jesús Menéndez, Las Tunas. Con 11 años de edad se inició en el ajedrez; le enseñó un primo hermano. Ha competido en numerosos torneos municipales y provinciales en vivo, incluyendo los eventos “Hermanos Ameijeiras” en Chaparra.

En 1986 se graduó como Especialista en Higiene y Epidemiología en el Politécnico “Mario Muñoz Monroy” de Las Tunas. Laboró durante 18 años en Las Tunas y Jesús Menéndez y se jubiló por una enfermedad nerviosa, la esquizofrenia paranoica.

Desde hace 15 años más o menos participa en eventos de Ajedrez Postal. Le gusta porque es una manera de hacer amigos y un pasatiempo entretenido. Ostenta el título de Experto Provincial de la FECAP, del cual se siente muy orgulloso, y aspira a la obtención del título de Experto Nacional. En los análisis de sus partidas no utiliza los medios informáticos modernos ni consulta con otros jugadores; sólo cuenta con el libro “Garry Kasparov” de Mijaíl Yudovich como bibliografía de referencia.

Actualmente juega alrededor de 26 partidas por correspondencia. Le gusta el juego de ataque y los finales; conserva sus partidas postales y algunas del ajedrez “en vivo”. En el Listado de Rating FECAP octubre-diciembre del 2017 aparece con un Elo de 1840 en el séptimo puesto entre los teleajedrecistas tuneros.

Fuentes: 

Deja un comentario

Your email address will not be published.