Luis Altuna González: acercamiento a su trayectoria

Luis Altuna González
Luis Altuna González

A propósito de la celebración en Puerto Padre del primer Torneo Nacional de Ajedrez “Luis Altuna González in Memóriam”.

Figura destacada del ajedrez en la provincia Oriente, Cuba. Experto Nacional, profesor, organizador de eventos, árbitro, difusor del ajedrez y educador de varias generaciones de ajedrecistas. Caballero dentro y fuera del tablero; apasionado del béisbol.

Nació el 28 de marzo de 1923. Laboró como operario de la Planta Eléctrica del Central Delicias; ejerció como responsable del ajedrez municipal luego de 1959 y como profesor de la disciplina en la Academia Municipal de Puerto Padre y en las Escuelas de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) de Holguín y Santiago de Cuba, en ésta última como Jefe de Cátedra. Residió en Delicias, Holguín y en La Habana, donde falleció el 8 de marzo de 1994.

Jugó ajedrez a mediados de los 40 frente al Parque de la Independencia de Puerto Padre junto a Ricardo Ramón Parladorio y los barberos Rafael Martínez y Juanito Ochoa. En los 50 jugó en la casa del fotógrafo Betancourt, frente al Parque de la Independencia, donde acudían Rubén Padrón Oliver, Rafael Martínez, Juan Ochoa, Luis Almaguer, los hijos de Padrón (Rubén y Renesito) y el Dr. José Ramón Bosch. Los más fuertes eran Padrón, Altuna y Bosch.

En los años 50 participó en competiciones sin reloj en los salones del Colegio Médico de Puerto Padre y junto a otros ajedrecistas como José R. Bosch, Miguel Ramón Suárez Pérez (Bebito) y Ramón García, viajaba a jugar a Santiago de Cuba. Tomó parte activa en los tradicionales encuentros entre Puerto Padre y Las Tunas.

Luego de 1959 impartió, junto a Bosch y Parladorio, simultáneas frente al Banco de la calle 24 de Febrero y en el Liceo. En los años 60 los ajedrecistas puertopadrenses efectuaron encuentros con jugadores de Holguín, Gibara, Tunas y Santiago de Cuba. Participaban, entre otros, Luis Altuna, Juanito Ochoa, Rafael Martínez y Pedro López. Viajaban en un automóvil y ellos mismos sufragaban los gastos; existía mucho entusiasmo; se impartían simultáneas en la Cámara de Comercio, la Colonia Española, el Liceo y el Parque de la Independencia. Fue Responsable de Deportes del Sindicato Azucarero en Delicias y organizó festivales de los centrales de la zona norte.

En el portal de la casa de Luis (Chicho) Altuna en Delicias se jugaba ajedrez, así como en las barberías de Fico, de Romelio Ramírez y en la vivienda de Armando Díaz. Chicho impartía simultáneas en el Círculo Social, hoy Casa de Cultura, y en otros escenarios. Era muy entusiasta en la organización de los eventos. Tenía algunos libros de ajedrez y competía en torneos nacionales. Enseñaba normas de conducta a los jugadores, como la cortesía, hacer silencio cuando correspondía y evitar las discusiones desagradables. Jugó béisbol en su juventud. Fue un apasionado del deporte nacional cubano, de sus resultados y estadísticas.

Visitaba el Club de Armandito Díaz. Este Club surgió en Delicias en los años 50. Tenía dos mesas de juego, pero se colocaba una sola para jugar. Quien perdía debía ceder el asiento al próximo jugador y si resultaba tablas debían levantarse ambos. Armandito establecía las normas de juego, imponía la disciplina.

Altuna ostentó los títulos de Experto Nacional y Árbitro Nacional. Participó en 12 torneos de la fase semifinal del Campeonato Nacional y en otros eventos nacionales representando a la provincia Oriente; fue Fiscal en la Olimpíada Mundial de Ajedrez celebrada en La Habana en 1966. Se destacó no sólo como jugador sino como organizador de eventos ajedrecísticos, en la función de árbitro, la enseñanza de las nuevas generaciones y en la divulgación, siendo notables sus reportajes en las revistas cubanas “Ajedrez” y “Jaque Mate”.

Luis Altuna tuvo el honor de participar como simultaneísta en la simultánea gigante celebrada en el Coliseo de la Ciudad Deportiva el 24 de agosto de 1964 en la que intervinieron los maestros participantes del III Torneo Internacional “Capablanca in Memoriam”. Acumuló 26 puntos de 32 posibles, producto de 25 victorias, 5 derrotas y 2 tablas.

En los años 70 marchó a Holguín, luego a Santiago de Cuba y después a La Habana, donde falleció en la década del 90. Desde que se radicó en la capital fue árbitro del Torneo Capablanca en Holguín, árbitro principal de varios campeonatos nacionales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), así como de Juegos Escolares Nacionales.

Su hijo José Luis Altuna Peña y el sobrino Enrique Altuna Salvadó continuaron la tradición ajedrecística familiar con excelentes resultados competitivos, en el arbitraje, el entrenamiento y la docencia.

Fuentes:

  • FERREIRO GARCÍA, Enrique: “Ajedrez en la Villa Azul, Travesía por el Tiempo”, obra inédita.

Ver además:

 

Sobre Enrique Ferreiro García 488 Artículos
Tiene más de 30 años de experiencia en el Ajedrez por Correspondencia, donde además de jugador, ha fungido como árbitro y directivo. Es Presidente de la Delegación Provincial de Ajedrez Postal en la provincia Las Tunas, Cuba. Ostenta los títulos de Experto Provincial de Ajedrez en Vivo y Maestro Nacional Senior, máximo título que confiere la Federación Cubana de Ajedrez Postal (FECAP). Se proclamó decimocuarto Campeón Cubano de Ajedrez Postal en 2005. Artículos, comentarios y partidas suyas han aparecido en el prestigioso Informador Yugoslavo de Ajedrez y en otras publicaciones como el Correspondence Chess Review ucraniano y Telejaque, órgano oficial de la FECAP. Se dedica a la investigación histórica del ajedrez y tiene varios libros inéditos sobre el tema. Aparece en un artículo de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured en el sitio: http://www.ecured.cu/index.php/Enrique_Ferreiro

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.