Anécdota: peón que resucita

Por Nilo Noel González Cabrera

Del Campeonato Nacional de la ACLIFIM 2001.

En el 2001 el evento se efectuó en Santiago de Cuba a finales de agosto, si mal no recuerdo. El día de mi cumpleaños, 23 de julio, había tenido un accidente en mi triciclo manual. Me sellaron la boca con unos alambres por una fractura de quijada y no podía abrir la boca. Llevé como entrenadora a una ex alumna llamada Beatriz Martín, campeona nacional universitaria. Para poder comer y beber utilizaba un absorbente grueso que colocaba dentro de la boca por una muela ausente. En mi casa me molían la comida, pero en Santiago solo podía tomar caldo, llevé bastante leche y espirulina. Cuando llegaba la hora del almuerzo le cambiaba a Beatriz la carne por chícharo.

El caso es que jugué bastante bien y terminé en tercero. Por equipos alcanzamos el primer lugar por provincias gracias a que confundí al Campeón Guillermo Camacho con la puntuación y logré sacar media unidad sin jugar. Ocurrió en ese torneo algo increíble: el otro integrante de La Habana, Alberto Castro, en una partida importante hizo una captura al paso y después de poner su peón en la casilla correspondiente, olvidó retirar el peón rival del tablero; al final ese peón promovió. Tanto se disgustó consigo mismo que no esperó la clausura y regresó a La Habana en avión con lo caros que son.

El día 11 de septiembre me quité los alambres que sellaban mi boca. Cuando salí del hospital me enteré del derribo de las Torres Gemelas.

Fuentes:

Ver además:

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Noel en 9 marzo, 2018 a las 5:15 pm
    • Responder

    Saludos Enrique, aunque tarde al fin puedo entrar en internet y leer tus trabajos. Buena tu respuesta sobre el peón al paso.

    1. Gracias por el comentario. Espero por otras colaboraciones tuyas.
      Un cordial saludo
      Ferreiro

    2. Gracias por el comentario. Espero por nuevas colaboraciones tuyas.
      Un cordial saludo
      Ferreiro

    • anonimo en 8 octubre, 2017 a las 12:00 am
    • Responder

    si esa es una anectoda interesante es para ganar relieve pero esta llena de trampa no se se se lo q el autor quiso dcir con eso
    si q criticar q lo haga con logro de categoria no con todas lasvisicitudes q le han pasado al igual q lennin q al rectificarle los logros d aronian m cuestiono y dpues rectifico diciendome q m cabia todo el derecho cuando en realidad m asistia pero yo no tengo acceeso a internet esa es mi memoria por lo cual todos los derechos e izquierdo por ser el tutor de la seccion ajedrez .cu le caben enteramente a el .

    1. Gracias por el comentario.
      Es cierto que al tomar al paso y dejar con vida el peón capturado, el jugador beneficiado debió advertirlo, como corresponde a los principios éticos, pues suponemos que él se percató, pero pudiera ser que tampoco se haya percatado (como el afectado); pero hay más: el árbitro no se dió cuenta tampoco. Parece algo de ciencia ficción. Hay un refrán que dice: la realidad supera la ficción, y quizás sea el caso. Los ajedrecistas muchas veces aplican las reglas (o se aprovechan de ellas) de forma estricta, toda vez que el ajedrez es un deporte y significa competencia; en estos casos el actuar correcto o ético queda a un lado.
      Respeto su opinión y espero otros comentarios en el futuro.
      Saludos Cordiales
      Ferreiro

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.