Noticias de ajedrez: una reflexión

Yordanis Rodríguez Vega

Yordanis Rodríguez Vega

En sentido general, la divulgación ajedrecística en Cuba no goza de buena salud, pero ¿Quién le pone el cascabel al gato?

La noticia en tiempo real es prácticamente una regla en el mundo moderno. En Cuba, buena parte de los sucesos ajedrecísticos no se divulgan, otros se divulgan de forma parcial, algunos con excesiva demora, convirtiéndolos así en historia más que en noticia, y en otros casos no se les da seguimiento informativo, por ejemplo, se reporta el inicio del torneo y luego no se habla más del asunto. Quiero resaltar algo importante: con todas las facilidades tecnológicas, existe una tendencia a no publicar las partidas de los torneos. Las partidas son el pollo del arroz con pollo en ajedrez y el destinatario de la información, más que pedirlas, las exige. Ellas son como un video de lo sucedido y al reproducirlas es como si estuviéramos presenciando el encuentro en vivo, una facilidad de la cual carecen los demás deportes.

Me inicié en el ajedrez allá por el año 1987 cuando se disputaba el match Kasparov-Karpov por el campeonato mundial en Sevilla. La información ajedrecística corría a cargo entonces de la radio, la televisión y la prensa escrita. Todavía no había llegado la época de los celulares, las cámaras digitales, las laptops y la internet…, sin embargo, en mi opinión, la divulgación ajedrecística era buena si tenemos en cuenta los medios y recursos disponibles. Se publicaban libros y revistas sobre temas de ajedrez con cierta frecuencia; las revistas Sputnik, El Deporte en la URSS y los medios de difusión nacionales como Granma, Juventud Rebelde o Trabajadores, e incluso, los locales como el periódico 26 de Las Tunas, dedicaban espacios al noble juego y se plasmaban, además de noticias y comentarios, partidas de los principales eventos. Todas las partidas de los matches Kasparov-Karpov pueden encontrarse en la prensa cubana, muchas de ellas con comentarios especializados de Maestros. Conservo todavía como reliquia innumerables recortes de prensa de aquellos años.

Hoy día tenemos la magia de la internet, un recurso donde no existe limitación de espacio para publicar, con herramientas efectivas como las imágenes, los gráficos, videos, etc., que permiten abordar cualquier tema de la mejor manera posible en cuanto a calidad informativa, pero sobre todo la distingue su INMEDIATEZ: en fracciones de segundos llega ese caudal informativo a todos los rincones del planeta tierra y tal vez más allá… A ello se suma el factor humano: los periodistas y demás personas comprometidas con la divulgación pueden hacer uso de todas esas tecnologías en función de una información rápida, oportuna y con calidad.

El ajedrez, como deporte, está adscripto al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y en mi opinión, le corresponde a éste organismo parte de la responsabilidad informativa sobre el juego ciencia, además, por supuesto, de los periodistas por razón de su profesión. Debe participar, ya sea ejecutando directamente, supervisando o, en última instancia, estando cuando menos al tanto de lo que se divulga.

Tanto en el INDER como en el ámbito periodístico se requiere de personas especializadas en el tema para poder llevar a cabo una divulgación con calidad, como sucede en muchos países. En Cuba existe un gran ejército de periodistas preparados, con todas las herramientas tecnológicas a su disposición; en el INDER se cuenta también con personal muy capacitado y buena parte de ellos ostenta grados científicos como de Master y Doctor en Ciencias. Es decir, tenemos lo fundamental: el factor humano y los recursos materiales, éstos al menos, a nivel institucional. Tal vez nos falte todavía divulgadores que se dediquen con más pasión al ajedrez y tengan mejor domino en este campo. Si tenemos el componente humano y el material a disposición, entonces, ¿Por qué no los utilizamos?

Del otro lado del escenario están los destinatarios de la información: millones de personas en Cuba y todo el mundo que esperan con ansia las noticias sobre determinado evento o acontecimiento ajedrecístico, esos que seguimos con entusiasmo a Leinier, Bruzón o Maritza cuando toman parte en algún torneo tanto dentro como fuera del país. Queremos una noticia certera, inmediata y con la calidad que demanda el momento.

Luego… ¿Se explotan todas nuestras potencialidades en el campo informativo? Afirmo que no. En ocasiones obtengo mejor y más rápida información de un torneo en Australia que uno desarrollado en mi propia provincia. Puedo citar excepciones, por ejemplo, el excelente trabajo desplegado por Lenin Delgado Urra (www.caissadigital1921.cubava.cu) quien, con un blog personal y con dedicación, sacrificio y sobre todo, amor por el ajedrez, mantiene bien informados y actualizados a los cubanos y mucho más allá. Sin embargo, Lenin realiza todo ese trabajo de forma voluntaria con el regocijo de servir a los demás.

Otro ejemplo lo tengo en mi municipio, Puerto Padre: al periodista de Radio Libertad y el Canal Azul, Yordanis Rodríguez Vega, no se le escapa un acontecimiento ajedrecístico en el territorio; siempre está al tanto de todos los deportes y vinculado a la Dirección Municipal de Deportes y a los ajedrecistas. Para realizar un buen reporte es necesario estar presente en el lugar de los hechos y en ese sentido juegan un papel importante los medios y periodistas locales. Sé que existen otros casos de buenos divulgadores; sólo relaciono dos conocidos.

Pienso que en este tema debemos ir ganando un poco más de cultura y en la medida que lo hagamos, el deporte y la sociedad caminará mejor. Considero que, aunque existen personas e instituciones con responsabilidad informativa, el asunto es tarea de todos. Actualmente tenemos algunas páginas o blogs con divulgación permanente y no son institucionales, sino producto de la iniciativa y el esfuerzo de amantes del ajedrez. Esto demuestra que con voluntad se puede todo.

Ver además:

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.