Hombre-Máquina: ¿triunfador?

Komodo vs Nakamura

Komodo vs Nakamura

Los humanos siempre soñaron con la creación de una máquina que jugara al ajedrez para, entre otras cosas, enfrentarse a ella. A la vuelta del siglo XX, con los avances tecnológicos, tales máquinas adquirieron un alto grado de perfección y no muchos ajedrecistas han asumido el reto de luchar contra los “artefactos de silicio”. Mencionaré sólo tres de los encuentros más connotados.

Garry Kasparov (número 1 del mundo) asumió tal reto en 1996 cuando enfrentó al programa Deep Blue de la IBM, desarrollado con el fin de derrotar al entonces Campeón Mundial. Se enfrentaron en un match a seis partidas y Kasparov salió victorioso con marcador de 4-2. En la revancha de 1997, Deep Blue derrotó a Garry por la mínima 3,5-2,5 con victoria en la sexta y última partida en la que un desconocido Kasparov fue superado en la apertura luego de pocas jugadas. Puede decirse que éste fue el fin de la historia porque la IBM retiró al programa de la competición. La máquina demostró los progresos de la ciencia informática aplicada al ajedrez.

El ruso Vladimir Kramnik se coronó Campeón Mundial absoluto en 2006 tras derrotar en un controvertido match al búlgaro Veselin Topalov y acto seguido disputó un duelo a seis partidas con el programa Deep Fritz. La máquina se impuso con marcador de 4-2, producto de 2 victorias y cuatro empates. En la segunda partida Kramnik recibió un mate tonto en una posición igualada, demostrando la imperfección humana.

Los días 6 y 7 de enero del 2016 se enfrentaron el programa Komodo (Elo estimado 3368), Campeón informático, y el Gran Maestro norteamericano Hikaru Nakamura (2787 y 5to del mundo en ese momento) en un match a 4 partidas. Los encuentros se desarrollaron en el sitio www.chess.com a un ritmo de 45 minutos por partida más 15 segundos de incremento por jugada.

La novedad consistió, además de estar ambos contendientes en diferentes lugares del globo terráqueo, en que la máquina jugó con hándicap en su contra: calidad de menos, peón de menos y 4 tiempos de ventaja para el ser humano. El equipo de trabajo de Komodo consideró que éste, por su gran fuerza de juego, ya estaba en condiciones de ofrecer esas ventajas. Al final Komodo salió airoso con marcador 2,5-1,5 producto de 3 tablas y victoria de la máquina en la cuarta partida.

Es indudable que los programas informáticos progresan a pasos agigantados y cada vez más van reduciendo el margen de error, cuestión que no debe verse con pesimismo: ¿Cuál es el ingenio que crea la máquina sino el propio ser humano? Corresponde por tanto aplaudir a nuestra civilizada especie por esa maravillosa creación, en busca siempre de la perfección ajedrecística.

Adjunto puede descargarse el archivo en pgn con las partidas de los cuatro matches mencionados (excepto la primera partida Komodo-Nakamura), dos de ellas comentadas por el Gran Maestro Larry Kaufman, del equipo de Komodo.

Fuentes:

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.